Sonos ofrece productos que prometen mejorar el audio de tus series, películas y conciertos favoritos.

La Sonos One y la Sonos Beam nos sorprendieron gratamente como una buena alternativa para un nuevo estilo de altavoces, pero el equipo de sonido completo de Sonos no solo es bueno, sino que es la gran puerta al futuro de los sistemas de sonido.

Código Espagueti

Set up

Para probar este sistema, nos armamos con dos Sonos One, un Sonos Beam y un Sonos SUB. Con estos cuatro elementos es posible obtener un rango de frecuencias completo y completamente apto para reproducir cualquier tipo de contenido, ya sean audiovisuales o simplemente música.

Sin embargo, aun a pesar de contar con todos estos equipos (cuyo costo es individual) conectados entre sí, la posibilidad espacial de obtener sonido a 5.1 canales es limitada.

Antes de conectar los cuatro dispositivos, solo habíamos probado la Sonos One y la Beam de manera independiente y no fue hasta que pudimos ponerle las manos encima al Sonos SUB, que descubrimos la potencia auditiva de la que este cuarteto es capaz.

El Sonos SUB potente con dos altavoces encontrados entre sí, de membranas sensibles y de gran tamaño. Así mismo, cuenta con dos amplificadores clase D y es, realmente, la joya de todo este set.

Instalación

Al igual que Sonos One y Sonos Beam, el sistema completo tiene que instalarse mediante la interfaz propia del fabricante, que incluye un manual e instructivo paso a paso para construir el propio sistema de sonido con los elementos que tenemos a la mano. Esto incluye también los demás altavoces de Sonos (en caso de tenerlos), como el Play, que es igual que Beam: un pequeño sistema de audio de rango completo.

El software de Sonos, apoyado por Beam como el cerebro de todo, realizará un análisis del espacio donde se encuentra y, con ayuda de una pruebas del sonido que el usuario tendrá que llevar a cabo con su smartphone, define cómo estará enfocada la potencia, la dirección y la difusión del sonido.

Una vez instalado, todos las partes tienen la posibilidad de seguir funcionando mediante Wi-Fi (que aunque sean solo archivos de sonido digital y señales por medio de entrada óptica o ARC, necesita una conexión bastante estable para trabajar correctamente) o conectarse usando un cable Ethernet. Recomendamos, en todo caso, conectar Beam a Ethernet y dejar que los demás equipos funcionen mediante Wi-Fi.

Código Espagueti

La magia del balance

Posiblemente lo más complejo a la hora de instalar un sistema de sonido es balancear todas sus partes. No solo se trata de mejorar la posición de cada una para calibrarla a las condiciones de la habitación, sino también ecualizar y definir la potencia de cada bocina dependiendo de sus características. Esto se hace siempre desde un recibidor, elemento del que carece este sistema pero que, finalmente, no necesita.

Sonos utiliza su propio software para identificar cuál es la combinación más óptima para que el rango de frecuencias y su potencia sean definidos, claros y con el volumen necesario para llenar cualquier habitación.

Así, aunque anteriormente habíamos hablado del Beam y de Sonos One como dos partes independientes con potencia que en momentos llegaban a saturarse y perder definición al llegar a su límite, con la ayuda del SUB y su integración, tenemos un equipo que no solo evade la saturación, sino que encuentra el rango completo con total claridad, incluso en la mayor potencia posible.

En total, el sistema cuenta con once amplificadores Clase D, que ya nos aseguran un rango claro y amplio, pero que al juntarse no trabajan por separado, sino que cada uno balancea al resto.

Sería bastante lógico pensar que el SUB se saturaría en algún momento, sobre todo por la capacidad de sus membranas, sin embargo, el cuerpo del Beam (con su impresionante sistema de ventilas) y los medios de ambos One, son un perfecto colchón para que el audio del SUB se mantenga claro y vibrante sin entregar un sonido pastoso y saturado.

Por otro lado, los rango más altos son claros en todo momento. Los tweeters del One hacen un excelente trabajo al acompañar al Beam para que el brillo poco agradable que tienen por separado sea siempre rico, definido y en todo momento perfecto en balance.

El cuerpo completo de frecuencias medias es respetado por todos los altavoces, pero es el único aspecto que no podemos manipular desde la app de Sonos. Esta depende completamente de lo que el software infiera. El resultado es, por momentos, tonalidades opacas y graves; y por momentos lo contrario (en ambos casos controlados por sus amplificadores).

Código Espagueti

Audio en 5.1*

Para contenidos audiovisuales no hay casi nada qué objetarle a este sistema de sonido de Sonos. Aunque le falta un elemento para ser 5.1 canales de sonido, el Beam completa el rango espacial desde el frente, a la vez que el SUB entrega las frecuencias más bajas y los One recubren el sonido desde la parte trasera (en la configuración recomendada, pero dicho acomodo es a criterio del usuario).

Las mezclas de las películas optimizadas para este tipo de reproducción son sencillamente increíbles. No estamos frente a un sistema desbalanceado o arbitrario para su funcionamiento, sino uno que permite al usuario ahorrarse pasos, mientras que lo único que exige es posicionarse y definir qué le parece mejor.

Tanto diálogos como mezclas de sonido y bandas sonoras tienen un resalte importante y, dependiendo del contenido, la separación de canales es bastante precisa y agradable. Así mismo, se puede priorizar o resaltar algún elemento específico (como los diálogos en la película de ciencia ficción The Matrix) para también compensar los desajustes de la mezcla original (que ninguno está pensado para ser reproducido, por ahora, en un dispositivo de este tipo).

*Para las pruebas se utilizó como muestra Roma (Cuarón, 2018), Whiplash (Chazelle, 2014), The Matrix (Wachowski, 1999) y Shingeki no Kiojin S3 (Araki, 2019)

Música en rango completo*

Quiero dejar claro este detalle desde el principio: no es posible reproducir música más allá de las mezclas estéreo. Esto no es culpa de Sonos, en realidad, sino de la forma en que opera su sistema de sonido, a través de servicios de streaming.

Hasta el momento, no hay servicio digital de música que provea de música en 5.1 canales o más. Por lo que álbumes como A Trick Of The Tail o Pet Sounds suenan en sus mezclas estéreo como un par de bocinas, no como el sistema de cinco vías que tenemos armado.

Por otro lado, en cuanto a mezclas estéreo, el tener un grupo de cuatro altavoces diferentes nos da un espectro completo de todas las frecuencias que hay en cada track que se intente reproducir desde Spotify, Tidal, Deezer o cualquiera que tenga interacción con Sonos.

Las dinámicas altas y marcadas, sobre todo de álbumes con más de dos décadas de antigüedad, se compensan inteligentemente con cada amplificador que integra el sistema. En cuanto a las mezclas potentes y con mucha compresión, la definición nunca se pierde y es posible identificar las frecuencias saturadas hasta en los volúmenes más intensos.

Aunque no es una característica propia de lo reproducido, el acomodo de las bocinas en forma “ambient” (como el manual de la serie Ambient de Brian Eno marca), da una sensación superior a la de un par estéreo simétrico, a pesar de que sigamos escuchando solo dos canales.

En su forma de sistema de sonido, Sonos supera a cualquier tipo de altavoces Bluetooth o de algún sistema de asistencia en el hogar con creces, pero sigue padeciendo ser específicamente utilizable de una sola forma.

Para poder hacer de este grupo de parlantes un sistema no exclusivo para streaming tenemos que utilizar dos productos más: Conect y AMP. El primero permite introducir señales análogas mediante cables RCA, coaxiales y de entrada óptica; mientras que el segundo es, simple y sencillamente, un amplificador para dispositivos análogos, como tornamesas que no cuenten con uno para la reproducción de dinámicas poco comprimidas y de baja potencia.

Esto, aunque puede ser culpa de la falta de competencia y de desarrollo de este nuevo estilo de sistemas de sonido, sí es una falencia grave, porque cualquier agregado significa un producto nuevo por el que hay que desembolsar una cantidad adicional de presupuesto.

*Para las pruebas se utilizó como muestra Dedicated (Carly Rae Jepsen, 2019), Melodrama (Lorde, 2017), A Trick Of The Tail (Genesis, 1976), Blonde (Frank Ocean, 2016), Enemigos Íntimos (Fito Páez, 1998) y Pet Sounds (The Beach Boys, 1966).

Código Espagueti

Lo Bueno
  • En conjunto es un sistema de sonido de altura
  • Rango completo de frecuencias con gran potencia
  • Sistema de 5.1 para contenidos audiovisuales
  • Definición y claridad hasta en la más alta potencia
  • Diseño moderno e impecable
  • Sistema de amplificadores casi sin fallas
Lo Malo
  • Ligeramente sobrepagado
  • No hay posibilidad de usarlo de forma análoga
  • Los rangos medios fallan por momentos
Veredicto

“Un paso al futuro”

Código Espagueti

Sonos está a la cabeza de lo que, sin lugar a dudas, es el futuro de los equipos y sistemas de sonidos. Por el momento, solo compite con Bower & Wilkins y JBL, aunque sí está encima de ellos en plataforma y calidad de construcción.

Es, ciertamente, un momento interesante para el mercado de audio de alta calidad (y también para el de calidad media o para el sector amateur) ahora que los desarrolladores entienden que el mercado de consumo análogo está mutando hacia su desaparición o, posiblemente, su etapa más pequeña.

Sonos es capaz de armar un sistema de sonido completo sin la necesidad de un recibidor y de cables regados por toda la sala de estar. Así mismo, resuelve la incompetencia del Bluetooth y su transmisión lenta y poco fiel de los archivos de sonido con una conexión Wi-Fi o Ethernet, lo cual también da la posibilidad de hacer los espacios de imágenes de sonido más accesibles con ayuda de software.

Por ahora, la mayor calidad sigue en lo análogo, porque el Wi-Fi continúa sin ofrecer la estabilidad y la calidad de los cables de cobre, pero si algo demostró Sonos es que el desarrollo de un sistema rápido y de calidad en audio es posible. En este momento, aunque siga siendo un esfuerzo nuevo y poco concreto, con fallas simples y otras más fundamentales, un sistema de sonido de esta marca es estar más cerca del futuro del audio.

Por: Freddy Campos

Sistema Sonos

Componentes: Dos equipos Sonos One, un Beam y un SUB.

Amplificadores: Once Class-D digital.

Conectividad: 802.11 b/g 2.4GHz Wi-Fi, puerto único 10/100 Mbps Ethernet.

Formatos: MP3, WMA, AAC, OGG, FLAC, ALAC, AIFF, WAV.

Sistema operativo: iOS, Android, Mac, Windows.

Ver más
Otras reseñas