Reseña: Doom Eternal The Ancient Gods Part One – Más de lo mismo (¡y nos encanta!)

| 26 de octubre de 2020
Doomguy regresa a la acción justo a tiempo para cerrar con broche de oro la octava generación de videojuegos que lo vio renacer.

En una época de DLCs y expansiones tan dedicados a la experiencia online y competitiva, resulta agradable la llegada de una continuación para la campaña individual de un juego tan refinado y divertido como Doom Eternal (2020). Doom Eternal The Ancient Gods Part One retoma la historia de Eternal justo donde la dejamos, a la vez que agrega nuevos elementos al lore establecido desde el Doom en 2016.

Tan pronto comenzamos la aventura, Doomguy salta a la acción para enfrentar a la gran mayoría de los enemigos que Eternal presentó hace más de medio año.

La acción de la primera porción del juego sirve como un tutorial intensivo para desempolvar nuestras habilidades como el double dash, el doble salto, el agarre vertical, la cadena de la Súper Escopeta, el lanzallamas y los tres tipos de granadas con los que debes despachar a tus enemigos.

The Ancient Gods Part One arranca con todas las habilidades, armas, accesorios, modificadores y perks desbloqueados, así que los primeros minutos de este DLC no se sienten ni lentos ni tediosos, sino como la intensa reanudación de uno de los mejores gatilleros en primera persona que hemos podido jugar en la octava generación de videojuegos.

Desde el principio el reto no perdona, en especial en las dificultades más elevadas. A los primeros minutos del juego, ya tienes una gran variedad de enemigos haciéndote la vida imposible, con poco espacio para maniobrar, pero muchas armas disponibles para responder a las hostilidades infernales.

La misma fórmula de Doom Eternal sigue aquí, así que poco ha cambiado a nivel de jugabilidad y presentación.

The Ancient Gods: Part One brinda la oportunidad de explorar las consecuencias de todo el desastre que se armó en el juego principal, así como la solución a la que Doomguy deberá llegar para desafiar al mal mayor que se liberó luego de los acontecimientos de la batalla contra el Icon of Sin y la muerte de Khan Maykr.

Este DLC, que promete ser solo la primera parte de una historia mucho más grande, también propone un par de enemigos nuevos, como una molesta Torreta que hay que destruir con tiros de precisión, un Espíritu increíblemente molesto, el Whiplash Spectre y los letales y rápidos Blood Maykrs.

Si creíste que te habías salvado de los Marauders de Doom Eternal, te equivocas, porque también hacen aparición en The Ancient Gods, lo cual es una maldición y un retorno esperado, a decir verdad.

Este DLC también propone nuevos personajes como el Seraphim, otro ser divino que ayudará a la Humanidad a arreglar sus errores, el Señor Oscuro cuya presencia solo eleva el lore de Doom a niveles nunca antes vistos en los cuales nuestro Marine Espacial favorito se ve obligado a lidiar con seres cada vez más arriba en la escala celestial y a The Father, un tipo de dios que crea dimensiones enteras de la nada y que es el origen de todo lo bueno y lo malo dentro del universo de este juego.

En The Ancient Gods ya se habla de terrores antediluvianos y extremadamente antiguos que recuerdan mucho a los horrores propuestos por H.P. Lovecraft en sus cuentos sobre poderosos seres que habitaban la Tierra o dimensiones profanas antes de que los primeros humanos pudieran imaginarlas.

Pero no todo es seriedad en este juego, ya que el Becario es uno de los personajes más terrenal dentro del argumento cada vez más complejo que Id y Bethesda proponen con este DLC.

El Becario, además de ser el alivio cómico de este shooter, nos representa a todos nosotros: los fans incondicionales de Doomguy, de sus aventuras, su manejo de las armas y su increíble capacidad de lograr sus objetivos con extrema simpleza y agresividad animal.

Lo bueno
  • Nivel de dificultad alto, pero justo
  • Tal vez más puzzles que en el título principal
  • Expansión completa del lore de Doom
  • Nuevos retos y enemigos cada vez más difíciles de vencer
  • Increíbles escenarios atascados de detalles
Lo malo
  • Si no dominaste todas las habilidades en Eternal, estarás perdido aquí
  • La banda sonora es buena, pero nada tan memorable como la de Doom Eternal
Veredicto

A lo largo de cuatro niveles llenos de retos, puzzles y acción al más puro estilo del revival de Doom, The Ancient Gods Part One, propone armas, enemigos y habilidades nuevas que enriquecen un argumento sencillo, pero interesante que le da más valor a las acciones del jugador desde el primer Doom de 1993 hasta Doom 64, que Bethesda relanzó junto a Doom Eternal a principios de 2020.

Esta expansión termina en un cliffhanger que promete una resolución total a la saga de Doom (porque no imaginamos qué más podría pasar una vez que derrotemos al mismísimo líder del plano infernal) en The Ancient Gods Part Two, el segundo DLC planeado para Doom Eternal.

Si no acabaste la campaña individual el título principal, te recomendamos hacerlo, porque si bien el argumento de esta expansión es relativamente fácil de seguir, el jugador lo disfrutará más si tiene el contexto de lo que sucedió con el Doomguy al final de Eternal y su batalla con el Icon of Sin.

¿Recomendaríamos este DLC? Sin rodeos yo diría que sí, ya que ofrece una campaña breve pero intensa que será increíblemente reconfortante en estos tiempos tan aciagos de crisis sanitaria, recesiones y el resto de estas cosas de adulto.

Más reseñas