Si buscas algo divertido que ver este fin de semana, Stuber es tu película, si no déjala ir (igual la historia ya te la sabes).


Ya vimos Stuber, que en México recibió el subtítulo de Locos Al Volante, lo cual es una mentira porque no hay ningún loco detrás de un volante, mucho menos varios locos. El hecho de que esta sea una película en la que aparece un conductor de Uber es el pretexto para contar, por si te lo estabas preguntado, una historia que has visto muchas, muchas veces, pero que se salva por la forma en la que se cuenta y por el esfuerzo titánico que hace Dave Bautista por tratar de actuar y por las buenas bromas que le escribieron a Kumail Nanjiani.

Es una película con la que te lo vas a pasar muy bien, porque va broma tras broma, nada más y nada menos. A continuación, vamos a hablar de ella sin mucho spoiler, porque no les queremos arruinar nada.

(Fox)

Stuber

La película cuenta la historia de un dependiente de un supermercado llamado Stu (Kumail Nanjiani), que tiene como segundo trabajo la conducción de un Uber. Stu tiene como meta en la vida subir su calificación como conductor (a cinco estrellas) y no importa lo amable que sea, parece ser imposible de conseguir.

Por otro lado, tenemos al detective Vic Manning, quien se encuentra temporalmente ciego y en persecución de un peligroso traficante y asesino asiático con el que tiene cuentas pendientes. En la persecución se ve obligado a pedir la asistencia de un Uber, que casualmente es conducido por Stu, y a partir de ese momento la vida del conductor entra en un caos del que intenta zafarse desesperadamente.

(Fox)

Locos al volante

Cuando la gente que lleva 20th Century Fox me invitó a ver Stuber, la verdad es que mis expectativas estaban muy por debajo del cero. Cuando llegué a la función y la encargada de la agencia salió frente a las filas y grito “espero que vengan de simples para que se rían mucho” me dio miedo, pero afortunadamente no fue la porquería que imaginaba.

Sí, Stuber es una película que hemos visto muchas veces con muchas parejas que funcionan a veces y otras no. En este caso la película funciona por lo opuesto de sus protagonistas y lo diferente que reaccionan hacia las mismas situaciones de violencia.

Es, en cierto sentido, una historia sobre dos lados de la masculinidad toxica. Por un lado, está el detective Vic y su manejo de la hiperviolencia, su carencia de tacto y nula capacidad para tener una relación profunda con su hija (al parecer era un padre muy cariñoso, pero algo lo traumó). Todo en su vida se rige por el deseo de venganza contra Tedjo, un criminal que lleva años buscando y quien le arrebató algo “muy preciado”.

Por el otro lado esta Stu y su exceso de sentimentalismo, idealizando la relación que tiene con Becca, una amiga de la que está enamorada, poniendo pretexto tras pretexto para no lograr sus objetivos y culpando a los demás por las desgracias que él mismo se genera. Trata de poner la solución de sus problemas en una posible relación sin hacer realmente nada concreto para que esa relación fructifique.

Sí, detrás del bombardeo de chiste tras chiste la película tiene algo que decir. No me mal interpreten, no es un drama regañón, por el contrario, es una gran comedia sobre ciegos, llena de bromas sobre el mal uso de la tecnología, racismo y todo lo que nos han hecho creer las películas de acción.

Los personajes secundarios son sólidos y los únicos coherentes, le dan cuero a una historia simplona. Incluso el personaje de Karen Gillian (Avengers: Endgame), que sólo aparece al inicio de la película, está justificado y es un detonante creíble a todo lo que pasa después de su aparición. Y digo que la historia es simple porque el villano está cantado, la trama es predecible y las escenas de acción que no incluyen la ceguera como motivo las hemos visto una y otra vez. El conflicto de los personajes es interno. Eso es lo verdaderamente interesante de esta comedia, que también funciona como una parodia de las películas del género policiaco.



Lo bueno
  • No se aleja de los clichés, los hace suyos de una forma diferente.
  • Toma una historia que hemos visto mil veces y parte de allí hacia otro rumbo.
  • Se arriesgan a hacer una comedia sobre ciegos en esta década donde burlarse de cualquier cosa esta mal.
  • Bautista y Nanjiani tienen una buena dinámica.
  • Hay sangre y violencia explícita en una película que igual no la ameritaba.
  • Trata de explorar una faceta sobre la masculinidad que no tratan muy seguido las películas de policías.
  • Vic ama a los perros.
Lo malo
  • La trama es extremadamente simple.
  • Tiene el peor título que le hayan puesto a una película en México.
  • No hay un solo loco al volante.
  • La historia de Stu no cierra su ciclo, solo vemos que se solucionó su vida, pero no vemos realmente el proceso que llevo.
(Fox)

Veredicto

Sí, esta es la clásica historia de policía rudo y arriesgado que recluta a un civil débil y cobarde, que en el proceso ambos terminan cambiando su vida al sentido contrario, pero tiene giros interesantes que la alejan de sus cientos de predecesoras. La verdad es que si buscas pasarla bien durante casi dos horas esta película es para ti, además tiene mucha sangre y violencia explícita, lo cual, a mi parecer es un plus.

Dave Bautista es un actor que se quiere alejar de lo que están haciendo otros actores que vienen de la lucha libre, como Dwayne Johnson y John Cena. Eso se nota y en cierto punto hasta se agradece. No se ve que le tenga miedo al ridículo de parecer un Jesús Ochoa ultra musculoso y feo. El guion ayuda a que Bautista y Nanjiani tengan una buena dinámica, no sé si con otra historia hubieran tenido el mismo click entre ellos o con el público.


Ver más
Otras reseñas