Reseña: ¡Scooby! – Más espectáculo que misterio

| 6 de agosto de 2020
Si tienes ganas de ver una divertida historia de misterio y horror con Scooby Doo y sus amigos... mejor ve Scooby-Doo en la isla de los zombis.

Scooby-Doo es uno de los personajes animados más populares y explotados de Hanna-Barbera. Aunque muchos adultos de hoy lo identifican por la serie original Scooby-Doo, ¿Dónde estás?, en estas cinco décadas Scooby ha tenido múltiples versiones y películas, algunas clásicas y otras… no tan buenas.

Todas esas versiones y esfuerzos, algunos exitosos y otros, más bien, decepcionantes, son para mantener vigente a la marca. Al mismo tiempo son evidencia de que Scooby alcanza sus mejores momentos cuando está acompañado por Shaggy, Dafne, Fred y Vilma.

Uno de los episodios de la época dorada de Scooby Doo: Bravo Dooby-Doo. (Imagen: Hana-Barbera / Cartoon Network)

En 2020 llega una nueva película animada: ¡Scooby!, que intenta cautivar a las generaciones más jóvenes y, de la misma forma, complacer a niñas y niños de los años 70, 80 y 90 con elementos que solo sus generaciones podrían identificar.

¿Deberías ver esta película con tu familia? ¿O es mejor dejar este caso sin resolver?

Un cachorro llamado Scooby Doo

Las primeras secuencias de la película, además de introducirnos a la hermosa animación y el diseño de los personajes que hemos visto en sus distintas versiones a través de los años, se concentran en contar el origen de la pandilla cuando eran niños, con especial atención en el origen de la amistad entre Shaggy y Scooby.

Para apelar a las nuevas generaciones, la historia se plantea en tiempos actuales: los personajes viven en una era con smartphones y referencias a la cultura pop actual, algo que no ha sido ajeno a Scooby desde sus inicios. Y de una vida tranquila en Venice Beach, la película da un giro repentino hacia la ciencia ficción. Queda atrás la propuesta de una aventura clásica de Scooby-Doo con formato cinematográfico y nos quedamos con una historia de persecución y McGuffins que le tira más al espectáculo que al misterio.

Scooby Doo, ¿dónde quedaste?

¡Scooby! hace creer a la audiencia que busca recuperar la esencia de la serie original de 1969, cuando lo que hace es arrojar fanservice a diestra y siniestra, aunque no haya suficiente motivación para cubrir un argumento que flaquea.

El guion parece repartido por pedazos. Como si los primeros 20 minutos, que son brillantes y emotivos, se los hubieran encargado a alguien que nada tuvo que ver con la siguiente hora. La amistad de Scooby y Shaggy es lo que más o menos sostiene el interés del público y hace parecer que hay un argumento interesante, pero se queda corto. Vilma, Dafne y Fred están ahí para no hartarnos del villano y, como siempre, ayudar a Vilma a lucir su inteligencia y resolver el misterio ella sola.

Hay presencia de personajes olvidados de Hanna-Barbera que no gozaron la misma suerte que Los Picapiedra o Los Supersónicos, pero es una de tantas oportunidades desaprovechadas. Las niñas y niños que no conocen a estos personajes los olvidarán al terminar la película… y los adultos que sí los reconocen, recordarán por qué los olvidaron.

No voy a negar que me reí hasta las lágrimas, literalmente, con un par de chistes random desperdigados por ahí. ¡Scooby! es una aventura con muchos elementos de nostalgia para quienes crecieron con Scooby-Doo, pero suficientemente divertida para los más pequeños. Sin embargo, no termina de decidir a quién quiere complacer y termina por no hacerlo completamente con ninguno de los dos.

¡Ponte en onda, Scooby Doo!

¡Scooby! tenía potencial para enaltecer la marca de Scooby-Doo entre las distintas generaciones que han disfrutado de sus aventuras. Al final se queda como una película más para entretener a niñas y niños un rato, pero difícilmente se convertirá en una de sus favoritas.

Lo bueno
  • La animación. Excelente servicio.
  • Los primeros 20 minutos de la película.
Lo malo
  • El regreso de personajes clásicos de Hanna-Barbera está desaprovechado.
  • ¡Scooby! dejó pasar la oportunidad de contar una gran historia de misterio para niñas y niños.
Veredicto

Si quieres disfrutar de grandes historias Scooby-Doo con tu familia, puedes empezar por ver Scooby-Doo ¿Dónde estás? o Scooby-Doo: Misterios S.A. O bien, si quieres ver una gran película de Scooby-Doo, una que incluso es una gran película de terror para niñas y niños, checa Scooby-Doo en la isla de los zombis.


Más reseñas