Reseña- M.O.D.O.K, una serie de Marvel sin superhéroes y sobre lo patético de vivir

| 22 de noviembre de 2021
La vida también es un Organismo Móvil/Mecanizado Diseñado Solo para Matar.

Alguna vez George Costanza, el personaje calvo de la serie Seinfeld, creyó que podría ser un escritor de sitcoms y entonces se planteó una gran idea: ¿qué pasaría si existiera una serie de televisión “sobre nada”? La vida, como las comedias de situación y la nueva serie de Marvel M.O.D.O.K., es justamente eso, sobre nada. Y está bien. 

Antes de que Marvel Studios tomara el control de Marvel Television, en un último respiro de la compañía sobrevivió una serie basada en el icónico villano de cómics M.O.D.O.K., también conocido como Organismo Móvil/Mecanizado Diseñado Solo para Matar. Alejada de los líos multiversales, las escenas post créditos y de toda la histeria provocada por el MCU,  M.O.D.O.K. se centra en algo mucho más simple y mundano que eso: un villano venido a menos que atraviesa una crisis de mediana edad.  

Marvel

George Tarleton es el alter ego de MODOK, un científico que, a partir de un experimento, consigue mutar su propio cuerpo y termina adoptando una apariencia mórbida y que sin su silla flotante sería incapaz de dar un solo paso. El personaje fue creado por Stan Lee y Jack Kirby en 1967, pero para esta serie de televisión sus creadores son Jordan Blum y Patton Oswalt (voz de MODOK), quienes aprovecharon para reconfigurar el origen del personaje

En la serie, MODOK es un niño bulleado que al inicio del primer capítulo es consolado por su dulce madre, que le promete que algún día hará algo tan grande con su vida como su cabeza. “Un día, esa cabeza tuya grande, hermosa y demoledora va a cambiar el mundo”, le promete. Lo que su mamá no sabía es que algún día su pequeño MODOK se convertiría en un imbécil. 

La historia avanza en el tiempo 35 años y, con un estilo de animación stop motion, que evoca a la clásica serie Robot Chicken, revela el presente de MODOK. Durante el día el villano lidera la organización criminal AIM (Advanced Idea Mechanics), y combate héroes como Iron Man. Pero por las noches, MODOK regresa frustrado a su casa en los suburbios para estar con su peculiar familia: Jodie, su esposa, es una especie de youtuber mexicana-estadounidense que reclama independencia; Lou su hijo que está a punto de celebrar su Bar Mitzvá de la forma más extraña posible; y su hija Melissa, que heredó su peculiar cuerpo, una adolescente bastante astuta y engreída. 

Foto: Marvel

Pronto nos enteramos que la vida de nuestro patético MODOK está a punto de derrumbarse. Sus intentos por dominar al mundo han llevado a la quiebra a AIM, y también arruinaron su matrimonio. Jodie le pide el divorcio a MODOK mientras que su nuevo enemigo, Austin Van Der Sleet, se presenta como el dueño millennial de una corporación llamada GRUMBL, que le ofrece salvar su compañía… a cambio de poder.

Las verdaderas intenciones de Austin, aka Mark Zuckerberg, se irán revelando paulatinamente. Sin embargo, su verdadero enemigo es él mismo. En un error por intentar reparar su relación con Jodie viajan juntos al pasado, y ahí se enfrenta por primera vez consigo mismo. Su versión universitaria, al encontrarlo casado y viejo, se decepciona de sí mismo y decide perseguirse con ayuda de una máquina del tiempo para vengar la patética vida en la que terminó.

Foto: Marvel

La vida de MODOK no es tan diferente a la nuestra. Un día tienes sueños, aspiraciones y al siguiente descubres que eres bastante inepto y estás a punto de perderlo todo. Lo has jodido todo. Tu esposa está cansada de ti y tus hijos no te respetan. Entonces, un día te hallas solo en un apartamento sin vida. Así que si no te identificas con eso quizá MODOK no sea para ti. No me malentiendas, tampoco ha sido un tema con el que me haya identificado o me preocupe pero, para ser francos, MODOK es una serie que aborda la frustración.

La vida es como MODOK, una abrumadora sitcom que no contiene diálogos de buena calidad pero sí buenas dosis humor porque, de otra forma, no seria divertido vivir (a veces). Lo atractivo de la serie de MODOK no son sus incontables chistes sino la forma en que dialoga con el dolor y los sentimientos a través de un personaje de cómics que llora de vez en cuando.

Foto: Marvel

Mientras que Marvel Studios se ha dedicado a crear historias más o menos fieles a las de los cómics por medio de un entramado complejo que las ha mantenido unidas, M.O.D.O.K es una excusa para atraer a un fanático promedio de Marvel y hablarle de algo completamente ajeno a ello. Sí, la serie incluye múltiples referencias a los cómics, cameos a villanos icónicos y escenarios como Asgard, pero eso no la convierte en una típica serie animada de Marvel. Sino es una mezcla de temas y personajes míticos junto a una animación bastante meticulosa y detallada que te entra por los ojos y se te mete hasta el subconsciente

Foto: Marvel

Lo bueno
  • Cada uno de los detalles de su animación (desde la sangre que salpica hasta la textura de la ropa)
  • Que le saca jugo a Marvel para contar una historia muy diferente
  • Que nos demuestra que un personaje de Marvel puede existir sin el MCU
Lo malo
  • Que abusa de los malos chistes.
Veredicto

MODOK es como una clásica comedia de situación pero también es una grotesca farsa que exagera algo tan cotidiano como la cena para decirte que hasta un pollo rostizado te podría joder la vida. Y está bien.

ANUNCIO

Más reseñas