Reseña – Grand Theft Auto: The Trilogy – The Definitive Edition… ni cerca de ser la mejor versión de estos clásicos

| 19 de noviembre de 2021
Rockstar nos vendió la idea de una versión definitiva, pero terminamos con las peores versiones de los GTA clásicos.

Grand Theft Auto III cumplió 20 años el pasado 22 octubre, lo que sirvió como el pretexto perfecto para que Rockstar Games se atreviera a poner en circulación, una vez más, los tres juegos que dieron vida y forma a lo que hoy conocemos como GTA. Esta recopilación ha sido bautizada como “The Definitive Edition”, y destacada por presentar las versiones remasterizadas de GTA III, Vice City y San Andreas; o sea, la trilogía sagrada de PlayStation 2. Y todo parecía un sueño… hasta que la nación de los bugs atacó.

Rockstar Games

Grand Theft Auto: The Trilogy – The Definitive Edition pone fin a un montón de años de espera por ver una versión “mejorada” de los juegos que llegaron a PS2 durante la primera parte de los 2000. Tres juegos que cambiaron radicalmente la industria de los videojuegos y que colocaron a Rockstar Games al mismo nivel que PlayStation o Nintendo; tanto en niveles de calidad, como en su relevancia para la industria de los videojuegos. Por lo tanto, la enorme decepción que ha sido el desempeño de esta trilogía en todas las consolas donde está disponible, nos deja ante uno de los capítulos más oscuros y lamentables en la historia de Rockstar Games.

Ah shit, here we go again…

Como ya mencioné, dentro de la colección se incluyen los tres primero GTA en 3D, y como tal los juegos mantienen todo lo que los hizo gloriosos candidatos al GOTY: una historia emocionante, protagonistas legendarios, un cast lleno de estrellas (en Vice City y San Andreas), personajes secundarios estereotipados por Hollywood, una enorme parodia/crítica de la época en la que tienen lugar y violencia en exceso que (generalmente) se hace presente cuando el jugador decide poner en acción todas las armas, vehículos y los puños del protagonista. Afortunadamente, la esencia de cada uno de estos juegos se mantiene intacta y sin rastro de censura.

Resumiendo la historia de cada uno, podría decir que GTA III es una combinación de El Padrino con Goodfellas en los albores del siglo XXI. Vice City nos lleva a la década de los ochenta para recrear los mejores momentos de Scarface y Carlito ‘s Way. Mientras que San Andreas toma la década de los noventa para presentar su propia versión de Boyz n the Hood con un poco de Casino. Sin embargo, todas esas referencias me pasaron inadvertidas la primera vez que jugué a estos juegos entre 2005 y 2008, por lo que si es tu primera vez con esta trilogía, seguramente vas a sorprenderte durante cada una de las historias; y si eres un veterano que busca revivir viejas glorias, probablemente te encontrarás con un montón de referencias que le dan nueva vida a las historias de Claude Speed, Tommy Vercetti y CJ.

Tras pasar varias horas dentro de Liberty City, Vice City y San Andreas, me encontré con un juego totalmente renovado en terminos narrativos. Y no quiero decir que Rockstar haya incluido contenido nuevo, sino que mi forma de ver estos juegos ha cambiado drásticamente. Por GTA me interese en películas de Martin Scorsese, clásicos ochenteros sobre la mafia y cualquier cosa que haya sido señalada como una inspiración para los Houser. Regresar a estas historias me ha servido para identificar a esos personajes que antes era uno más, y que hoy tienen una dimensión más grande, pues no solo veo la parte que creó Rockstar North, sino también el personaje del que se inspiró. Esto es totalmente una perspectiva personal, pero me parece que podría funcionar con muchos jugadores que entramos a GTA por la destrucción, pero nos quedamos por la historia. Además, ver de cerca la evolución narrativa de la saga, jugando por pequeños ratos una parte de cada juego fue bastante emocionante.

Por otro lado, la idea detrás de Grand Theft Auto: The Trilogy es presentar 3 juegos clásicos a una nueva generación de jugadores, sobre todo para aquellos que llevan varios años metidos en Los Santos de GTA V. Esta recopilación pone en un solo paquete los inicios de la serie, como un documento que constata la evolución de GTA de forma clara y concisa. Sin ánimos de defender a Rockstar Games, esta edición definitiva no va por lo que crecimos con la serie, sino por aquellos que nunca han tomado el control de Claude, Tommy y CJ. Y es justamente el tener la oportunidad de jugar por primera vez estas historias lo único que hace valiosa esta recopilación.

Rockstar Games

This is the last dance!

Todo lo que has visto en redes sociales sobre el pésimo trabajo en estos juegos es verdad. Rockstar Games entregó las peores versiones de la trilogía, con errores de programación, diseños mal logrados, constantes bajones en los cuadros por segundo, y una nula atención a los detalles. Ninguno de los tres juegos incluidos en la recopilación se salva de los problemas, y entre más avanzamos más son los errores que nos obligan a reiniciar una misión o que cierran el juego por completo. Toda la innovación y detalles técnicos por lo que alguna vez se le aplaudieron a Rockstar North y Rockstar Games han quedado fuera, y lo que tenemos disponible es una decepción al nivel de Cyberpunk 2077.

Y aquí es importante tener en cuenta que la trilogía, como ya lo mencioné, es una remasterización, y no un remake. Por lo tanto, lo que estamos jugando es el mismo juego que vimos en PS2 o, mejor dicho, las versiones que ya habían sido remasterizadas para jugarse en dispositivos móviles para celebrar el décimo aniversario de cada título de forma individual. Esta idea la habíamos visto en Xbox 360 y PS3 con GTA San Andreas, juego que también llegó con decenas de problemas a las mencionadas consolas, pero que hasta cierto punto pasaron desapercibidas, sobre todo porque no se vendió como una “edición definitiva”.

Rockstar Games

¿Es imposible jugar a los GTA en la Definitive Edition? La verdad es que no, pero sí es incómodo tener que soportar errores en juegos de hace 20 años en consolas de última generación. Para esta reseña jugué la versión de PS5 de los tres juegos, así como GTA San Andreas de Xbox Game Pass (porque gratis). Desde los primeros minutos Vice City se cerró en un par de ocasiones sin siquiera haber terminado la primera misión. GTA III y San Andreas estuvieron más estables, y salvo algunos bajones en las animaciones, en mi primera vez no sentí que la cosa fuera a empeorar. Como puedes ver los videos con gameplay, desatar el caos en la ciudad funciona correctamente, pero pasar por las misiones y dejar que el juego corra naturalmente es lo que empieza a desatar problemas técnicos.

Quizá el más evidente de estos problemas es la lluvia, la cual aparece de la nada con uno de los peores efectos que me ha tocado ver, sin un solo cuidado a mantener la atmósfera o equilibrar la iluminación y el diseño del agua. Luego está el manejo de los vehículos, el cual definitivamente hereda problemas de sus versiones originales, pero que, de algún modo, se siente más torpe y mal ejecutado que en PS2 o Xbox. A partir de ahí las cosas son más particulares, como errores en la cabeza de CJ que aparecen de la nada en las cinemáticas o secciones del terreno en donde los protagonistas se sumergen y los autos se vuelcan. Además de las ya mencionadas caídas en las animaciones y errores que surgen de la nada. Es muy probable que en una sesión de juego te topes con al menos un par de situaciones particulares.

Y sí, mucho tiene que ver que el juego se haya tenido que adaptar de una adaptación previa, y que algunos de los problemas hayan formado parte de los lanzamientos originales. La crítica no va únicamente contra el mal desempeño de los juegos, sino también contra la poca atención que Rockstar tuvo con este lanzamiento. Después de lo minuciosos que fueron con Red Dead Redemption 2, y tras el enorme nivel de detalle y posibilidades que hay en GTA V y GTA Online, no logró entender qué parte del proceso de creativo y de calidad se decidió aprobar el lanzamiento de estos juegos. Por otro lado, he de admitir que esta horrible versión de Rockstar al menos es constante, pues en su momento las versiones de iOS y Android estaban lejos de ser perfectas y hasta la decisión de llevar juegos como GTA a un control táctil fue bastante cuestionable.

¿Y no hay nada bueno? Sí, hay varios agregados que hacen menos mala la experiencia. Particularmente agradezco que podamos manejar usando los gatillos para acelerar, frenar e ir en reversa. Lo mismo con el uso del stick derecho para mover la cámara al mismo tiempo que al personaje, lo cual es una dicha en GTA III. En esta misma línea tenemos una mejora importante en la selección de armas y estaciones de radio, las cuales toman la ruleta de GTA V, así como la cámara lenta para poder escoger sin prisa, pero manteniendo la acción intacta. También se agregaron algunos checkpoints en San Andreas, y la posibilidad de reiniciar una misión fallida de inmediato en GTA III y Vice City, así como el poder retomar el juego desde los puntos de guardado automáticos.

Otro punto a destacar es que ya podemos usar los gatillos para mantener la mira y disparar, lo que se retoma de prácticamente cualquier juego en la actualidad. El uso de armas en los vehículos también es más sencillo, con la posibilidad de mirar a los lados de forma más natural. Y los mapas ya nos permiten marcar puntos para poder guiarnos a través del GPS. A nivel visual encontramos mejoras en el agua (del mar… no de la lluvia), así como efectos de partículas más realistas y dinámicos, lo que nos deja ante explosiones tan imponentes que nos invitan a sacar nuestro lado más oscuro. Para algunos personajes la mejora gráfica es notable, y el estilo caricaturesco ayuda a mantener el diseño básico, sin alterar demasiado la figura del NPC; varía muchísimo, pero los personajes principales no se ven TAN mal. Por último, la música y las voces de los personajes se escuchan con mejor calidad, tanto en el gameplay como en los cinemas.

Rockstar Games

Podría parecer demasiado enumerar todo lo bueno, pero muy en el fondo se agradecen los cambios y actualizaciones a cada uno de los títulos disponibles. Regresemos al punto original: presentar estos juegos a una nueva generación. A diferencia de lo que vimos en las versiones para dispositivos móviles, en la Definite Edition Rockstar aprovecha lo más que puede el control para hacernos sentir en un juego de esta década (o por lo menos de la era del Xbox 360). Tristemente, la combinación de actualizaciones al gameplay sobre un esqueleto diseñado para PS2 es lo que podría dar pie a la mayoría de los problemas… pero al menos ya podemos acelerar con R2.

Regresando a las malas noticias, hemos perdido algunas cualidades, como la vista desde arriba en GTA III o algunas canciones que se quedaron fuera por temas de licencia, siendo la más destacada Billie Jean de Michael Jackson en Vice City y las canciones de Ozzy Osbourne en Vice City y San Andreas (al menos para un servidor). Y aunque la mayoría de trucos funcionan, hay algunos que no lo hacen… como el del Jet Pack. Por otro lado, características como las estaciones personalizadas, disponibles en iOS, no se incluyeron en esta entrega. Volvemos a lo mismo, no estamos ante una reinvención de la serie, por lo que los agregados son limitados, aun así, es decepcionante que una radio proveniente de Apple Music o Spotify no esté disponible. Ah… también se eliminó la posibilidad de jugar con un amigo en GTA San Andreas… ¿POOOOOOOR?

Rockstar Games

You’re Just Small Time

A niveles técnicos es donde el juego tiene sus peores momentos. La actualización gráfica está muy lejos de trabajos muy bien logrados en títulos de aquella generación como The Wind Waker para Wii U, Halo: Combat Evolved Anniversary para Xbox 360 o Gears of War: Ultimate Edition de Xbox One. Aquí es válido poner sobre la mesa una queja constante en las generaciones posteriores al primer PlayStation, la cual indica que “los juegos envejecieron mal”, pues los polígonos (aparentemente) no han logrado conservar la magia de los sprites. Sin embargo, Rockstar Games tiene un buen movimiento con el diseño caricaturesco, pero la ejecución no siempre funciona; mientras que los edificios y autos salen bien librados (sobre todo en Vice City), la mayoría de los NPC y personajes secundarios están mal adaptados.

Sobre el desempeño general del juego, es importante señalar que contamos con dos opciones gráficas: Rendimiento y Fidelidad, el primero para una tasa de cuadros por segundo más estable y el segundo para gráficas de mayor calidad. Se supone que el juego debería verse en 4K (lo cual es complicado de apreciar teniendo en cuenta las texturas y diseños), pero cuando funciona la verdad se ve bien. Por otro lado, ya mencioné que los FPS se caen constantemente, pero si quieres evitar que se caigan al piso, te recomiendo usar el modo Rendimiento, sobre todo en Xbox, donde me tocó jugar como si estuviera viendo un video de YouTube con el Internet de mi vecino.

A nivel sonoro me parece que no hay queja, la música y los diálogos tienen mejor calidad, la radio sigue siendo increíble y todo lo que pasa a nuestro alrededor se escucha perfecto en combinación de unos buenos audífonos, como los Pulse 3D en el caso de PS5. Sí extraño las listas personalizadas, pero al menos puedo poner Spotify… aunque no es para nada lo mismo. Lo que sí debo destacar es que los tres juegos vienen subtitulados en español de México, por lo que podemos leer una gran adaptación de los diálogos; lo que es todo una gozada con César Vilalpando y los cholos de San Andreas. Este tipo de adaptación también es una herencia del trabajo de Rockstar Games en GTA V y sí es un elemento que ayuda a llevar mejor las campañas del juego.

Rockstar Games

Si bien la remasterización se ve bien, esta Definitive Edition está muy lejos de los mejores trabajos que han realizado los modders durante los últimos 20 años. Hay decenas de mods que mejoran autos, edificios, texturas, personajes, modos de juego, agregan historia y miles de cosas más en línea. Contenidos gratuitos, hechos por fans, que bien hubieran servido como inspiración para Rockstar en esta remasterización. Vaya, seguro hay alguno que da la posibilidad de nadar a Claude y Tommy… pero bueno, qué le vamos a hacer.

Antes de finalizar, me gustaría regresar a la idea de la “edición definitiva”. Y es que una vez que dejé en claro que esta trilogía NO es la mejor forma de jugar a estos GTA, vale la pena recomendar una versión cercana a la idea de “definitiva”. A pesar de lo mal que se juegan los GTA con una pantalla táctil, me parece que las ediciones de iOS y Android son verdaderas joyas. De entrada son el mismo juego que en PS2, pero con mejoras visuales más sutiles, dan la posibilidad de radio personalizada y mantienen los controles clásicos… cuando usamos un control de Xbox o PlayStation. Y ahí está la magia, recomiendo jugar a estas versiones en una tablet, como un iPad Pro: se mantiene la relación 4:3, la imagen es increíble, el sonido es aceptable y se puede jugar cómodamente con un control.

Obviamente las versiones definitivas siempre serán las originales, pero puede que requieras una tele y una consola que ya no tienes para jugar con tus DVD de PS2, Xbox o PC. Así que mejor sácale provecho a esa tablet… antes de que llegue la Definitive Edition a móviles y eliminen las reediciones de décimo aniversario de las tiendas de Apple y Google.

Lo bueno
  • 3 GTA que redefinieron el rumbo de la industria de los videojuegos
  • En esencia son los mismos videojuegos de PS2
  • Subtítulos en español de México
  • Mejoras en los controles que se adaptan a los tiempos que vivimos
  • San Andreas está en Xbox Game Pass
Lo malo
  • No es una versión definitiva
  • Hay muchos errores de programación
  • No regresó Billie Jean de Michael Jackson
  • Demasiado caros para ser una remasterización
  • Muy lejos de la calidad que suele presentar Rockstar Games
  • Eliminaron las versiones originales para dejar las “definitivas”
  • Claude y Tommy no aprendieron a nadar
  • Pésimo desempeño en las animaciones
  • Son el nuevo Cyberpunk 2077
Veredicto

Por la historia, la nostalgia y el valor histórico, me he mantenido jugando sin “muchas” quejas. Como el meme de la hija de Ant-Man: Es espantoso, pero me encanta. Ahora, si estás leyendo esto para saber si lo debes comprar, mi respuesta es NO. Porque son muchos errores y el juego cuesta 70 dólares; y ni siquiera jugué la peor versión, pues ese honor lo tiene la versión de Nintendo Switch o la de PC que hasta la bajaron de la tienda de Rockstar. Si tienes Xbox, consigue un mes de Xbox Game Pass, prueba GTA San Andreas y ve con tus propios ojos el desastre; en EEUU y Europa puedes hacer lo propio con GTA III a través de PS Now. Pero en ambos casos te vas a encontrar con una propuesta torpe y mal ejecutada, pero sobre todo, una recopilación que está lejos de presentar la mejor versión de estos juegos clásicos.

La audacia de Rockstar para poner el subtítulo de Definitive Edition es lo que hace peor a cada una de las remasterizaciones, pues hubo un momento en que esa promesa parecía tener sentido. Como fan de la serie, duele bastante reencontrarse con los juegos que me marcaron como jugador, sobre todo tras el enorme espectáculo que fue Red Dead Redemption 2. Está claro que esos juegos merecen un mejor trato, pero me parece que a Rockstar no le interesa mirar al pasado, y está tan concentrado en el futuro que este tropiezo es un sacrificio para lo que sea que estén preparando. Solo espero que cuando llegué la hora de visitar Liberty City con Niko Bellic o el viejo oeste con John Marston, Rockstar le ponga un poco más de cariño a esas joyas del Xbox 360 y PS3.

ANUNCIO

Más reseñas