maleficient mistress of evil

Maleficient: Mistress of Evil es un falso cuento de hadas que fracasa en su intento por retratar el triste desafío que aún tienen por delante los seres más oprimidos de la sociedad.


Los cuentos de hadas han dejado de existir, y la prueba más reciente de esto es el estreno de Maleficient: Mistress of Evilel regreso de Angelina Jolie como la dócil villana de Disney mejor conocida como Maléfica. Si bien Mistress of Evil nos presenta a través de un exagerado y maravilloso uso de CGI (que a veces lo hace lucir como un videojuego) un mundo repleto de seres mágicos, hay que decirlo, no es un cuento de hadas. Sino más bien el producto de una era post Donald Trump que pretende enseñarnos (o mejor dicho, adoctrinarnos) que el mundo real no debería dividirse entre humanos, gente blanca y seres fantásticos incomprendidos (entiéndase como los sectores rechazados de la sociedad). Entre lo que se considera “bueno” y lo que es percibido como “malo”. Mistress of Evil da miedo. Sí, también podríamos considerarla una película de terror con una inquietante referencia al Holocausto y en general, a la maldad que habita en nosotros los seres humanos. Podemos ser terribles, es lo que trata de decirnos el director Joachim Rønning, mientras las hadas son nuestras víctimas.

También te recomendamos: Reseña: ¿Dónde estás Bernadette? – Una comedia entretenida pero no tan sólida

Mistress of Evil sucede cinco años después de los eventos ocurridos en Maleficient (2014), en un mundo que se encuentra dividido por una guerra entre humanos y seres mágicos. ¿Por qué los humanos detestan a las hadas y en especial a Maléfica? Es una respuesta que obtenemos al final, pero mientras tanto, Aurora (Elle Fanning) trata de reconciliar a ambos mundos cuando parece que la única solución es: que ella y el Príncipe Philip (Harris Dickinson, en sustitución de Brenton Thwaites) se casen. El torpe Philip le pide matrimonio a Aurora. Ella acepta, pero teme que Maléfica no lo apruebe (y convierta al príncipe en una cabra). Muy pronto la dócil hada oscura cede y en una de las mejores escenas de la cinta, ambas son invitadas al castillo del noble Rey John (Robert Lindsay) y de la malvada Reina Ingrith (Michelle Pfeiffer) quien tiene un hitleriano plan bajo las mangas. Odia al otro. El personaje de Pfeiffer,  una mujer que muestra su villanía con una sola mirada, nutre el arquetipo de la mujer blanca y rica, que detrás de su apariencia refinada oculta su verdadero rostro, mientras Maléfica (la supuesta bruja a la que debemos temer) es tan inocente como la misma Aurora. Son polos opuestos.

Reseña Maleficient: Mistress of Evil
(Foto: Disney)

Maléfica es una hada feminista; Aurora una gobernante pacificadora; Ingrith un retrato (real) de lo mal que está el mundo; Philip y su padre el Rey John, ¿aliados feministas?, mientras que el mundo y el resto de los seres vivos son simples marionetas. Mistress of Evil es mejor película cuando intenta hacernos reír, que cuando quiere explicarnos cómo funciona la crueldad en el mundo. Por ejemplo, en mi secuencia favorita el Rey John está postrado en su alcoba tras haber recibido el mismo hechizo que Maléfica utilizó contra Aurora en Maleficient. ¿Qué podría salvar al rey del sueño eterno? Un beso, ¿no? Entonces la reina muy pronto rompe la ilusión de estar en un cuento de hadas afirmando que la romántica idea del amor verdadero no existe. “No es un cuento de hadas”, se burla Pfeiffer, sino un didáctico retrato sobre nuestra sociedad.

Reseña Maleficient: Mistress of Evil
(Foto: Disney)

Si en Maleficient Angelina Jolie había brillado gracias al papel de una anti heroína que desenmascara la violencia de género, en Mistress of Evil pareciera que su personaje desaparece detrás de su propio origen. Después de haber sido acusada de hechizar al Rey John y ser despreciada por Aurora, Maléfica huye y se encuentra con una raza mística muy parecida a ella. Se trata de las hadas oscuras, pero en ningún momento nos explican cómo fue que terminó en el Páramo rodeada de seres muy diferentes a ella. Conoce a Conall (Chiwetel Ejiofor) y Borra (Ed Skrein), a quienes solo escucha hablar, tratando de entender de dónde proviene, mientras observa el lugar al que han tenido que exiliarse las demás hadas para salvar a su raza de la extinción. La culpa, por supuesto, es de los malvados hombres.

Todo suena muy parecido a algo, ¿cierto? Si bien Mistress of Evil no es un remake de Disney o una historia basada en un libro de Charles Perrault y de los Hermanos Grimm, es una narración basada en la historia misma de la humanidad pero de una manera que vaya, nadie pidió. Hay, como ya mencioné, una clara referencia al Holocausto cuando la Reina Ingrith engaña a los habitantes del Páramo invitándolos a una falsa boda real para que en realidad sean encerrados en una colorida cámara de gas para, sí, cometer un hadacidio.

Reseña Maleficient: Mistress of Evil
(Foto: Disney)

Lo bueno
  • La actuación de Michelle Pfeiffer  nos regaló a unos de los mejores villanos de Disney de la actualidad.
  • Los chistes y diálogos con los que Mistress of Evil se burla de lo absurdo que puede resultar un cuento de hadas en la actualidad, o incluso, de las viejas costumbres como el matrimonio.
  • El vestuario.
  • La gran batalla final que nos recuerda a Game of Thrones.
  • Que a veces es terrorífica.
Lo malo
  • Que no es un cuento de hadas, sino un cuento sobre política. Incluso, como señalan en Vanity Fair, Mistress of Evil podría ser considerada la película más política del año. ¿A qué niño le interesa eso?
  • Disney sigue abusando del uso de CGI.
  • Y también abusa de los clichés.
  • Si en Malefient Angelina Jolie fue la gran protagonista, la maldad de Pfeiffer logra opacarla en Mistress of Evil. ¿Acaso no se suponía que la película era sobre Maléfica?
  • Es muy didáctica al tratar de explicar todo el tiempo qué es bueno y qué es malo.

Reseña Maleficient: Mistress of Evil
(Foto: Disney)

Veredicto

Mistress of Evil no es una mala película, si me lo preguntan. ¿Entretiene? Sí, pero se trata de una cinta que con base en lugares comunes y clichés pretende explicarnos (como muchos otros largometrajes) qué es el bien y el mal. Los malos no son los monstruos, nos dice Mistress of Evil, sino el hombre manipulador. Si en verdad Rønning y la guionista Linda Woolverton, hubieran querido hacer un fiel retrato acerca del triste desafío que tienen por delante los seres oprimidos habrían, pro ejemplo, canalizado el poderoso argumento de algunos de sus personajes secundarios en los protagonistas para que sus intenciones no pasarán desapercibidas. Hay un caso en particular. El de un hada que ha pasado toda su vida confinado a un lúgubre cuarto investigando la manera de acabar con los de su misma especie, sin saber que él mismo es uno de ellos. Es probablemente que este sea uno de los personajes más desdichados, pero mejor estructurados que a fin de cuentas, nadie notará. Guillermo del Toro es experto en hacer este tipo de retratos, mientras que Mistress of Evil fracasa en su intento.

Título: Maleficient: Mistress of Evil
Duración: 118 minutos
Director: Joachim Rønning
Elenco: Angelina Jolie, Elle Fanning, Harris Dickinson, Michelle Pfeiffer, Sam Riley, Chiwetel Ejiofor, Ed Skrein, Robert Lindsay
País: Estados Unidos
Fecha de estreno: 18 de octubre de 2019

Ver más
Otras reseñas