Code Vein es un RPG que mantiene todos los elementos de este género, pero los ha suavizado para que otro tipo de público también pueda disfrutarlo.


Y de repente despiertas como de un sueño, entre la música del órgano y las nubes ante la presencia de lo que parece ser una especie de ángel. No has muerto, al contrario, has renacido. El mundo está inmerso en una catástrofe repentina donde una gran parte de la población ha muerto y las ciudades han sido arrasadas. Ahí despertarás una vez que te han explicado medianamente qué clase de criatura eres.

Nuestro personaje es uno de los conocidos como renacidos e iniciará un periplo que lo llevará a buscar respuestas en un mundo cruel y hostil donde todos buscan la sangre para sobrevivir. Y es que finalmente en Code Vein, este esperado juego de Bandai Namco, todo va a girar en relación a este líquido vital.

Cada uno de los personajes (que son una especie de vampiros con máscaras de gas) tiene un código de sangre que determina sus habilidades. Algunos son poderosos guerreros capaces de vencer en el cuerpo a cuerpo, otros tienen la capacidad de atacar desde lejos utilizando algún tipo de magia. El código de sangre es único y define a cada uno de los renacidos a excepción de uno. Nuestro personaje es especial como todo buen héroe y es capaz de absorber diferentes códigos de sangre que le harán ganar todo tipo de habilidades que podrá utilizar en exploración y combate.

Pero no es el único aspecto que lo hará especial, ya que gracias a un apartado de personalización nosotros podremos crear y modificar al personaje como más lo deseemos. En este aspecto Bandai Namco hizo una gran apuesta, ya que puedes tardarte hasta cerca de una hora dándole vida al personaje con el que enfrentarás la aventura. Podrás modificar aspectos generales como el cabello, el color de piel o las dimensiones corporales, hasta elementos más específicos como la ropa, las expresiones faciales o el tipo de máscara que traerá.

Tal vez en un principio sientas que tanta información abruma y que es un exceso, pero lo cierto es que de a poco vas entendiendo las mecánicas del juego y el desarrollo de la historia. Esto hace que vayas tomando confianza dentro del juego y que comiences a familiarizarte cada vez más con este mundo post apocalíptico en el que estamos inmersos. Es así que comenzamos la aventura sanguinaria de Code Vein.

Muchas buenas intenciones

La jugabilidad en Code Vein es la de un clásico RPG de estilo “soulslike”. Las mecánicas del juego en un principio pueden parecer complicadas y enredadas, sobre todo porque hay mucho que aprender. Pero una vez que logras entenderlas, en especial las relacionadas al combate, todo te será más fácil.

Respecto a los mapas, estos se retuercen sobre sí mismos y en ellos iremos desbloqueando atajos, lo que nos permitirá hacer de forma más sencilla los recorridos y evitará que nos la pasemos perdidos dando vueltas a lo absurdo en círculos como sucede en algunos otros juegos. Aquí encontraremos locaciones como pantanos subterráneos, acantilados o catedrales góticas abandonadas.

Otro aspecto importante es que existe una base de operaciones desde la cual se pueden modificar las armas y la armadura. En general el desarrollo tiene todas las características de un juego de rol: recorremos los escenarios con cautela, enfrentamos a nuestros hostiles enemigos y vamos adquiriendo nivel hasta el momento de plantarle cara a uno de los temibles jefes finales, los cuales nos van a poner las cosas difíciles.

No obstante, algo que puede diferenciar a Code Vein de otros títulos del género es la dificultad. Estamos acostumbrados a que los RPG de este tipo nos lleven a la desesperación, a querer arrancarnos los pelos cuando ya no encontramos una salida o cuando simple y sencillamente uno de nuestros enemigos es imbatible. En Code Vein este reto se ha suavizado gracias a la inclusión de un compañero que te ayuda en todo momento en las batallas.

Ya sea en el modo multijugador o en solitario tendremos la compañía de otro renacido que peleará a tu lado. Esto no quita que los enemigos sean duros y que debas poner a prueba todas tus habilidades para poder vencerlos, pero el hecho de tener a alguien apoyándote permite que uno de los dos sirva como señuelo mientras otro ataca por la espalda, o que mientras uno va a la ofensiva cuerpo a cuerpo el otro lo haga tomando distancia. Esto da más posibilidades sobre todo a los que empiezan a experimentar con este tipo de juegos, pero los amantes de los RPG seguramente sentirán que les están arrebatando algo de emoción.

En este aspecto Bandai Namco hizo un juego lleno de buenas intenciones, que pudiera ser atractivo para dos tipos de público. Es un RPG que mantiene todos los elementos de este género para que los fanáticos disfruten de una buena aventura cargada de mucha acción y batallas, sin embargo los ha suavizado para que otro tipo de público también pueda disfrutarlo. Situación que agradecen estos últimos, pero tal vez muchos de los puristas de los “soulslike” terminarán por llevarse las manos a la cabeza.

Respecto al sistema de combate, Bandai Namco también presenta algunas buenas intenciones que aún deben ser pulidas. Tenemos un sin fin de posibilidades al momento de la batalla, como alternar entre dos armas, usar distintos poderes que nos otorga el código de sangre o esquivar o detener ataques enemigos a partir de una gran variedad de movimientos. Todas estas limitadas por una barra que nos indica el cansancio de nuestro personaje, por lo cual habrá que ir dosificando y combinando distintos tipos de ataques para salir avante en los enfrentamientos. Todo esto es perfecto, sin embargo, existen algunos problemas con el timing al momento de esquivar o intentar detener los ataques de los adversarios. El tiempo de reacción del personaje muchas veces es lento y eso hace que te lleves muchos golpes que ponen en riesgo tu vida. Además, hay que estar muy al pendiente de los acantilados, ya que en cualquier movimiento puedes caer a uno de ellos y perder el avance de tu partida.

Extraordinaria banda sonora, buen diseño de personajes y pésima recreación de escenarios

El apartado gráfico de Code Vein en general es bueno. Los diseños estilo anime de los personajes funcionan, sobre todo cuando se contrastan con los fondos y paisajes de un mundo post apocalíptico. El acercamiento con el tema de los vampiros y los chupa sangre está bien desarrollado a partir de la utilización de elementos góticos y románticos que vemos reflejados en las vestimentas y la arquitectura. El diseño de los enemigos, llamados “perdidos”, es aterrador. Es posible encontrar bestias de todo tamaño, forma y textura, aunque sin excepción, todas repletas de sangre, la cual verás constantemente salpicada en tu pantalla. Visualmente los jefes finales de cada mapa también cumplen, aunque aquí si me hubiera gustado un poco más de variedad en el diseño de los mismos. Me parecen repetitivos.

La banda sonora es extraordinaria, con temas de órgano y piezas corales que terminan por darle un contexto muy agradable a la experiencia de juego. Sin duda que este ha sido un gran acierto por parte de Bandai Namco, pues estas canciones terminan por otorgarle un estilo muy particular y distintivo a Code Vein.

Donde la magia se pierde un poco es en la recreación de los escenarios. Son muy poco detallados y constantemente es posible percibir la caída de frames. Además, son bastante lineales, poseen algunos elementos de diseño confusos y para ser honesto es muy difícil encontrar algún paisaje o escena que te deje sin habla por algunos segundos. Y es que en su mayoría, las texturas de los distintos elementos ornamentales del juego necesitan mejoras.

Lo bueno
  • La gran variedad de códigos de sangre
  • El desarrollo de la historia
  • La claridad respecto a las mecánicas de juego
  • Poder jugar con un compañero
  • Dificultad de los jefes finales
  • La banda sonora
  • La personalización detallada del personaje
Lo malo
  • Sus escenarios pecan de ser vacíos y lineales
  • Mayor variedad de enemigos
  • Reacción lenta del personaje en algunas situaciones
  • Caída constante de frames.
Veredicto

Code Vein puede ser el título perfecto si lo que quieres es entrar al género de los “soulslike”. Este RPG mantiene todos los elementos esenciales del género aunado a un modo de combate accesible e interesante, así como una narrativa que destaca por su seductora historia y la gran construcción de los personajes. Sin embargo, los fanáticos y asiduos a los juegos de rol pueden tener la sensación de que Code Vein queda corto, sobre todo en lo relacionado a la dificultad. Esto último y que su apartado gráfico deja mucho que desear en la construcción de escenarios son los impedimentos que hacen que Code Vein no pueda llegar a un punto todavía más alto.

Por: Ayax Bellido Ruiz

Título: Code Vein
Desarrollador y distribuidor: Bandai Namco

Género: RPG

Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, PC

Fecha de lanzamiento: 27 de septiembre de 2019

Ver más
Otras reseñas