Este documental inspirado a Kilian Jornet logra destacar los méritos del montañista español, aunque falla en la emotividad al presentar sus logros.


El Everest repentinamente se hizo noticia por la cantidad de personas que querían llegar a su cima. Ya sean turistas adinerados o aventureros que buscan llegar al punto más alto del planeta, todos hacen cola para esperar su oportunidad. Así que, parece muy oportuno el documental Kilian Jornet: Camino al Everest por dos razones. Una, para hacer conciencia sobre la irresponsabilidad de las personas que van a intentar escalar el Everest sin preparación y, la segunda, para entender que el mérito del ascenso al Techo del Mundo está en manos de muy pocos, de elegidos como Kilian Jornet.

(Movistar+)

Una vida dedicada a las montañas

Al ver documental, nos queda claro una cosa: Kilian Jornet es una máquina para escalar montañas en cualquier época del año. Un ultrarunner que tiene un increíble currículum de logros en trail running y montañismo. En este documental, Jornet asume la misión de escalar el Everest en el tiempo más rápido conocido.

Desde su nacimiento, Jornet ha estado rodeado de paisajes alpinos y creció haciendo senderismo, escalando y esquiando. Su madre nos hace saber que su hijo tiene una vena autodestructiva y que en las montañas ha encontrado la manera de canalizar esos sentimientos.

Este desarrollo temprano y esta pasión por las montañas, lo han convertido en uno de los ultra corredores más impresionantes del planeta. Al ser un dotado, se aburre pronto al lograr su objetivos con relativa facilidad. Es lo que lo ha llevado a buscar nuevos retos que lo lleven al límite y probar hasta donde es capaz de llegar. Con cronómetro en mano, Jornet busca lograr llegar más rápido que nadie a las cimas de las montañas más altas del mundo. Algo que no es bien visto por los puristas del montañismo clásico.

(Movistar+)

Summits of my life

Este documental forma parte de su proyecto personal  Summits of my life (Cúspide de mi vida(, en el que Jornet, intentó establecer registros de ascenso y descenso para las montañas más importantes del planeta, y que sirvieron como entrenamiento para su acenso al Everest.  Con cámara en mano, Jornet subió a lo más alto del Kilimanjaro, Mont Blanc, Matterhorn, Denali, Acaoncagua y Ebrus. En casi todas ellas logró imponer la marca de los ascensos más rápidos.

Durante estas proezas, se busca mostrar el lado humano del catalán, oriundo de Sabadell. Su humor relajado está ahí para que todos lo vean, incluso cuando está intentando las escalas más grandes de su carrera. Buscan mostrarnos la manera en la que asume estos retos. Cada ascenso que Jornet da la sensación de la increíble velocidad a la que sube. Su resistencia y ritmo combinados lo convierten en un atleta formidable, que lo convierten en un alpinista de época. Aunque esta película trata sobre un solo hombre, tiene un equipo muy unido que le permite intentar las escalas del Everest de la manera más segura posible.

Es aquí cuando el documental cae un poco. Hay momentos lentos, que pueden aburrir a aquellos que no están muy interesado en el alpinismo o el montañismo. Estas caídas de ritmo hacen que se sienta largo y que dura más de los 80 minutos.

(Movistar+)

Camino Al Everest

Uno de los aciertos de este documental, es darnos el breve resumen, con una buena animación, de como fue la historia de los primeros ascensos al Everest. Como el hombre se empecinó en subir al Techo del Mundo y la carrera por ser los primeros en lograrlo. Y como, con el paso de los años, el reto se va transformando. Ya sea buscando nuevas rutas, hacerlo sin oxígeno o lograrlo sin ayuda de cuerdas.

Jornet, siendo especialista en velocidad, buscó y logró escalar los 8,848 metros del EverestY lo hizo en dos veces en menos de una semana. Algo nunca antes visto. A pesar de la diarrea, del mal clima y de las dificultades normales de una gesta de naturaleza, el catalán logró cumplir el reto más ambicioso de su vida deportiva. Al espectador le da satisfacción saber que lo logró, pero otro de los fallos del documental radica en que no logra emocionar lo suficiente. Hay momentos donde se pudo construir mejor la tensión, pero la música y la edición falla en lograr transmitir ese nerviosismo y esa sensación de anticipación.

(Movistar+)

Lo bueno
  • Las animaciones contando la historia del Everest.
  • Que los protagonistas hablan en el idioma que les permite mostrarse más humanos.
  • El footage grabado con la Pro Cam que nos permite ver como es el ascenso en las montañas.
  • Que todo fan del alpinismo, montañismo y ultra running disfrutará muchísimo el documental.
  • Que también aparecen detractores de Jornet.
Lo malo
  • Algunas tomas están fuera de foco.
  • Falta de tensión.
  • Música genérica.
  • El ritmo lento le resta emoción.
  • Se siente más largo de lo que en verdad es.

(Movistar+)

Veredicto

Kilian Jornet: Camino Al Everest es un buen documental que busca presentarnos el lado más humano de Kilian Jornet: un atleta genial pero lleno de contradicciones. Logra muy bien este objetivo, pero falla en atrapar a aquellos que tal vez no estén tan interesados o familiarizados en este tipo de actividades deportivas de alto riesgo. No obstante, vale la pena para entender un poco mejor como la adrenalina puede convertirse en un estilo de vida. Todo fan de las montañas debe de verlo. Seguro lo pasarán genial.

Título: Kilian Jornet: Path To Everest.

Duración: 80 min.

Director: Sèbastien Montaz-Rosset y Josep Serra

Elenco: Kilian Jornet, Sèbastien Montaz-Rosset, Emelie Forsberg, Jordi Canals, Núria Burgada Burón.

País: España.

Ver más
Otras reseñas