logo-codigo-espagueti

Reseña – Gran Turismo 7, el glorioso regreso del simulador de autos definitivo

| 4 de marzo de 2022
Autos, moda y rock & roll.

Gran Turismo es una de las más míticas y emocionantes series de PlayStation. Desde su debut en la primera consola de Sony, la obra a cargo de Kazunori Yamauchi y Polyphony Digital ha superado los 85 millones de copias vendidas, pasando por prácticamente todas las consolas de videojuegos de la marca, presumiendo un trabajo casi artesanal en la recreación de autos y pistas, con un control impecable y un insuperable sistema de juego. Gran Turismo es una serie que no solo le da grandes números a Sony, sino también un gran prestigio a los jugadores y desarrolladores.

SIE

Tras el extraño lanzamiento de Gran Turismo Sport, que pasó un tanto desapercibido por sus ideas lejanas a la tradición, por fin nos encontramos ante la séptima entrega canónica de la serie. Entonces, Gran Turismo 7 aprovecha el salto generacional para no limitarse en lo absoluto a la hora de explotar las capacidades de la PS4, y de paso presentar a los jugadores a una experiencia bastante competente en su flamante PS5. No es un título de transición como lo fue el ya mencionado Sport o Prologue en PS3, estamos ante un juego completo que seguramente será tomado como el referente de la simulación, pero que también saca a relucir hermosos homenajes al automovilismo, así como a las marcas más importantes de esta industria.

Se7en

Gran Turismo 7 nos recibe como si fuéramos invitados VIP a una espectacular exposición de autos interactiva. Todo comienza con un hermoso video que recorre momentos clave en la historia de la industria automotriz y el deporte automotor, para que luego de unos minutos un amable hombre virtual nos lleve de paseo por pisos de exhibición, lujosos centros de mantenimiento, tiendas de autos y un montón de competencias que se muestran frente a nosotros como elegantes menús de un café parisino. Gran Turismo 7 apuesta por el glamour de los motores, para atraparnos en uno de los entornos más complicados y accesibles del género.

SIE

Por llamarlo de alguna manera, el modo historia de Gran Turismo 7 se divide en varias zonas de competencia presentadas a través de elegantes menús de restaurante, estos nos invitan a conseguir las diferentes licencias disponibles, sumar autos increíbles de todas las categorías y competir en retos y circuitos especiales. Este modo se acompaña de la historia real de los autos que vamos consiguiendo, pequeños videos en donde podemos leer algunos puntos clave en la creación y evolución de los bólidos. Puede que esto suene como demasiada historia, pero la información es directa y rápida, con un tono solemne que solo podría jugar en contra si no estás en el humor correcto. Y este último punto es muy importante.

Gran Turismo 7 es un juego de simulación que se toma muy en serio cada uno de los aspectos que presenta. Desde un historiador pomposo que parece tratar con más delicadeza a cualquier auto que a una persona, hasta una enorme cantidad de opciones para mejorar o modificar nuestros vehículos. Si ya eres un viejo lobo de mar en Gran Turismo, esto no te parecerá extraño y seguro vas a recibir con buenos ojos el toque narrativo que tiene la campaña. Pero si vienes de Need For Speed o Forza Horizon 5, puede que el ritmo te parezca demasiado lento y poco emocionante.

Ojo, Forza Horizon 5 es uno de los mejores juegos de autos que existen en consolas actualmente. Pero a pesar de que los fanboys no dejan de comparar ambos títulos, la realidad es que salvo que hay coches… el resto es, extremadamente, diferente. Forza Horizon 5 es un juego arcade, donde la velocidad es la clave para explorar y disfrutar de su encantadora versión de México, algunas carreras callejeras y un sin fin de retos únicos. Mientras que en Gran Turismo 7 la velocidad es solo uno de los elementos a tomar en cuenta, y si no la usas bien no va a importar que tan a fondo presiones el acelerador, pues jamás podrás alcanzar a tus rivales.

SIE

Una vez dentro de Gran Turismo tenemos la posibilidad de enfrentar una gran cantidad de circuitos, modificar nuestros autos y practicar a través de diferentes pruebas cuestiones “básicas” como la mejor forma de tomar una curva o lo que debemos considerar para modificar un auto. Este proceso necesita de mucha paciencia, sobre todo si quieres dominar el juego para pasarla bien y evitar la constante frustración en línea. De nueva cuenta, si eres fan puedes avanzar con cierta facilidad, pues el juego es, hasta cierto punto, sencillo si sigues las instrucciones y creces junto a los tutoriales. En caso de que quieras llegar de 0 a 100 en unos segundos, te vas a topar, literalmente, con pared y vas a terminar frustrado o enfurecido.

Un ejemplo rápido, durante las primeras misiones las modificaciones a mis autos fueron para atacar algunas cosas que el mismo juego señala de forma necesaria para seguir avanzando; cambios de llantas o cambios en un nivel muy superficial de la carrocería. Sin embargo, cuando me tocó enfrentarme a varios muscle cars, mi hermoso Mustang no tenía la potencia suficiente para superar más allá del puesto 7. No había indicaciones para cambios o autos con mayor potencia, por lo que era obligatorio pasar por el taller para hacer más ligero el auto, darle potencia con diferentes accesorios y cambiarle las llantas. Al regresar a la carrera la diferencia era más que notable, por lo que el resto de la responsabilidad para ganar la prueba cayó directamente en mi habilidad al volante.

Dichos cambios suelen ser un gran dolor de cabeza en juegos de simulación, pero Gran Turismo 7 simplifica de forma extraordinaria dichas acciones. Al entrar a la tienda tenemos indicadores de potencia, y cada artículo detalla brevemente cómo afectará su adición a nuestro vehículo, además de mantener una secuencia para los diferentes objetos. Por lo tanto, solo nos queda tener créditos suficientes para comprar lo que necesitamos hasta poner el auto a un nivel suficiente para no llevarnos la humillación de nuestras vidas. Incluso puedes meterle tu tarjeta para comprar todo lo que necesitas para tu auto.

SIE

¿Se rompe el juego con el dinero real? No, porque ni siquiera todo el dinero del mundo puede ayudarte a dominar el juego sin pasar varias horas practicando y jugando con las opciones, pero, sobre todo, entendiendo cómo funciona el realismo de los autos. Siguiendo con mi experiencia en el Mustang, había carreras en las que llevar una gran ventaja no se tradujo en una victoria segura, pues incluso sin oponentes, si una curva sale mal el auto se comienza a patinar en la pista, lo que provoca que los controles se paren durante una fracción de segundos, impidiendo regresar a nuestra posición original y acelerar, y solo nos queda ver como los rivales pasan junto a nosotros.

No se trata de una sensibilidad artificial que busca crear un falso realismo en la conducción, estamos ante un gran nivel detalle sobre la forma en que el terreno afecta a los autos. Ya sea que pasemos por encima de la grava y la curva nos devore por completo o que un pequeño golpe en la parte trasera nos haga perder el control. Hazte a la idea de que, en algún momento, todo el esfuerzo de la carrera se ha perdido por un pequeño incidente. Claro, según el circuito, el auto y la cantidad de ayudas activadas, podrás recuperarte más rápido, pero en general la experiencia busca sacar lo mejor de la persona detrás del volante… o control.

SIE

Sobre lo anterior es importante destacar las ayudas disponibles, las cuales puedes ir modificando según vayas aprendiendo. No se trata de lanzarte por completo a una experiencia súper complicada en donde todo sea manual y debas prestar atención tanto al escenario como a los diferentes indicadores en pantalla, la idea es que aprendas sobre la marcha y puedas modificar estos puntos según lo requieras. Puede que las líneas de la pista y las señales de freno sean lo primero que dejes fuera, y solo te dejes guiar por los estímulos del Dualsense, pero para llegar a ese punto ya tendrías que haber jugado varias horas.

Gran Turismo 7 avanza lento pero seguro, con el fin de brindar al jugador todas las herramientas necesarias para entender los controles y la forma en que un auto, el clima o la pista afectan la conducción. La campaña nos lleva por autos compactos, hasta los ya mencionados muscle cars y después por autos de carreras, todo mientras aprendemos a movernos por lugares clave de la pista, y descubrimos cómo funciona el control y la industria automotriz. GT7 ofrece tanto contenido que no vale la pena (y seguro no podrás) devorarlo todo a la primera oportunidad, tienes que enfrentar el juego con calma, buscando conseguir las puntuaciones más altas y, sobre todo, aprendiendo a conducir por todos sus circuitos y con todos los autos… o cuando menos con tus favoritos.

SIE

Para esta reseña únicamente jugué con el Dualsense y la experiencia fue más que aceptable; seguramente te van a dar ganas de salir corriendo por un volante, pero primero hay que dominar todo lo que ofrece el juego por sí solo y después invertir en mejorar la experiencia (pero eso es solo una sugerencia). Tras unas 7 u 8 horas de juego, Gran Turismo 7 comienza a tomar forma de manera más interesante, las competencias tienen objetivos más complejos, el dominio de los autos está más desarrollado y ya tenemos suficientes créditos como para empezar a realizar modificaciones. Tras este punto podemos ver como las promesas de Polyphony Digital se cumplen, y nos clavamos por completo a sacar todos los oros o a jugar en línea. A pesar de que hubo espacios para jugar en línea durante la reseña, no he podido probar por completo dicho apartado, por lo que no me atrevo a decir nada conciso de la experiencia en línea.

De lo que sí puedo hablar con seguridad es sobre el reto offline y la variedad de opciones disponibles. La campaña por sí sola nos abre un mundo interesante para conocer los autos que podemos ir sumando al garage, pero entre más avancemos podemos llegar a circuitos y competencias más emocionantes, carreras en las que no solo basta con mover el volante con suavidad y destreza, pues hay que pensar en las llantas, el asfalto mojado e incluso en la gasolina. Aquí el juego toma un rumbo que requiere de toda nuestra atención, pero que no deja de ser emocionante. De nueva cuenta, vale la pena que llegues con paciencia a Gran Turismo 7, pues las primeras carreras son tediosas, pero aguardan grandes recompensas.

Casi olvido mencionar que el juego nos recibe con una experiencia llamada Music Rally, la cual nos invita correr al ritmo de la música o, mejor dicho, antes de que la música se terminé. Funciona para que la actualización de día uno o las actualizaciones no nos destruyan la experiencia de comprar un juego nuevo… pero no pasa de ahí.

Gran Turismo 7… la experiencia

SIE

Tras pasar horas detrás del volante, puede que necesites un descanso y para eso hay una buena variedad de actividades que permiten desde tunear tus autos, hasta sacar increíbles fotografías en paisajes de todo el mundo. Es en el modo Scapes donde podemos ver el nivel de detalle de cada auto disponible, una experiencia brutal en una pantalla 4K, pues hasta Ray-Tracing presenta. Eso sí, no se tratan de opciones sencillas, y basta con intentar tomar una fotografía para ver que puede resultar abrumador la cantidad de cosas que podemos modificar y hasta el tiempo de procesamiento para las imágenes… pero no por ello se dejan de ver bonitos los vochos en las calles de la CDMX.

Dentro de los extras y retomando un poco de la campaña, Gran Turismo 7 tiene un trabajo excelso para la presentación de cada documento histórico con el que busca conectar al jugador con la industria automotriz. Fotos, videos, logos y la recreación misma de los vehículos, son elementos que dejan ver el enorme esfuerzo de los desarrolladores por poner frente a los usuarios una enorme cantidad de información que nos sumerge por completo en su pasión por los autos. Quizá lo único que le faltó a la inversión es un narrador, pero la idea de los menús minimalistas y una lectura simple pero sustanciosa, no nos dejan tan perdidos en esa suerte de museo virtual que brinda GT7.

¿Qué tal se ve Gran Turismo 7? Espectacular. Tanto escenarios como vehículos, los cuales han sido desarrollados bajo estrictos niveles de calidad para buscar igualar a sus contrapartes reales. Ya sea en los modos de vista, Scapes o en las repeticiones de cada carrera, poder apreciar el nivel de detalle en los autos es increíble. Esto hay que combinarlo con los efectos que ofrecen todos los escenarios, las tomas según el modo de cámara y la sensación de realismo que brindan los diferentes circuitos; tanto el reflejo del sol, como la intensa lluvia en el parabrisas o la sutil caída de la noche, estos elementos le dan al juego un nivel de realismo pocas veces visto ejecutado con tanta sutileza y realismo.

SIE

Jugar Gran Turismo 7 con una pantalla de gran tamaño es todo un espectáculo, pero cuando le sumamos un buen equipo de sonido… la experiencia parece insuperable. El diseño sonoro es extremadamente complejo, cuando todos los motores están al máximo podemos identificar sonidos particulares de cada vehículo, el golpe de los autos entre ellos y el choque contra las barreras de las pistas. Incluso con la música que acompaña cada carrera, en ningún momento se pierde la sensación de que estamos viviendo una carrera intensa, y entre el sonido proveniente de la televisión o los headset, así como los estímulos del control, la experiencia es inmersiva… lo que hace más doloroso cuando esa última curva nos hace perder el control y pasamos de un digno segundo lugar a ser la burla de toda la competencia.

Importante señalar que el diseño de Gran Turismo 7 busca resaltar dos cosas muy importantes: la pasión por los autos en todas sus categorías y, por consecuencia, en las pistas disponibles, y un menú minimalista en el que las opciones son abundantes, pero colocadas de forma que sea fácil acceder a las modificaciones de los autos, tiendas o a los diferentes modos de juego. Sin duda es una cosa pretenciosa que eleva la experiencia para hacer de este mundo algo muy especial para un sector que sin duda le sacará provecho a la experiencia; si me lo preguntan, es como ir a un palco a ver la Fórmula 1, todo un espectáculo deportivo, que se disfruta más con todas las atención de una zona VIP.

SIE

Lo bueno
  • Gráficos, sonido y el diseño de toda la experiencia
  • Buena cantidad de autos disponibles y pistas
  • Manejo complejo, pero con una buena curva de aprendizaje
  • Buena experiencia de manejo a través del Dualsense
  • Todos los documentos históricos y su nivel de producción
  • Cuando una curva destruye tu carrera… solo quieres la revancha
Lo malo
  • No le vendría mal un navegador
  • Algunas opciones como cambiar de auto requieren demasiados clics
  • No hubo muchos agregados respecto a Gran Turismo Sport
  • Tarda en arrancar su mejor versión
Veredicto

Gran Turismo 7 es uno de los simuladores más completos, complejos y divertidos que podemos encontrar en el mercado. Sin embargo, y a pesar de todo lo que podemos encontrar, Gran Turismo 7 es un juego que ayuda a los jugadores a involucrarse por completo a todas sus opciones, las cuales seguramente se mantendrán vigentes durante varios años. Polyphony Digital apuesta por regresar a la era del PS2, con una combinación brutal entre modos de juego, una curva de aprendizaje accesible y visuales de última generación. Puede que al inicio tardes en sentir que la experiencia es entretenida, pues los modelos japoneses que vemos en cualquier esquina no son los más emocionantes de manejar… pero una vez que pasamos a las carreras en autos que solo hay que Rápidos y Furiosos, Gran Turismo 7 se convierte en el show perfecto del automovilismo, un homenaje a la industria automotriz y un proyecto que será muy difícil de superar, pero que da espacio a mejoras para cuando la octava parte comience a aparecer en el horizonte.

ANUNCIO

Más reseñas