Reseña – Resident Evil: Welcome to Raccoon City, de la genuina emoción a la amarga decepción

| 25 de noviembre de 2021
Resident Evil: Welcome to Raccoon City ya había hecho lo más difícil, convencernos de que no era tan mala como se veía... pero llegó ese maldito final.

No te voy a mentir, pase el 80% de Welcome to Raccoon City emocionado y pensando en las palabras correctas para defenderla en esta reseña de los haters… incluso pensé titularla “imperdible para fans, abstenerse fanboys”, pero entonces llegó la recta final de la película y se me quitaron la ganas de justificarla. Resident Evil (2021) seguramente es la mejor adaptación cinematográfica de esta saga de videojuegos e incluso pudo haberse convertido una gran película de culto a futuro, pero a la nave de los zombis se le acabó el combustible en la recta final o se lo quitaron… por lo que terminamos insatisfechos y desconcertados.

Y es que Resident Evil: Welcome to Raccoon City (RE: WRC) sí hizo lo más difícil: nos convenció de que no era tan mala como los tráilers nos lo habían hecho creer y nos demostró que conocía el material original y lo trataba con cariño. Pero toda esa increíble atmósfera se viene abajo en los últimos 15 minutos, los que desgraciadamente son los minutos más importantes de cualquier película.

Sony Pictures

La nueva cinta combina las historias de RE1 y RE2 en un festival desquiciado de easter eggs que calca algunos de los sitios legendarios que hemos visto en los videojuegos, como la comisaria y la Mansión Spencer, así como una Raccoon City desolada. Eso derretirá tu corazón de fan (lo hizo conmigo), pero no será suficiente si esperas ver una buena película.

Si como gamer estás satisfecho con tener “representación” en el cine  entonces sí, Welcome to Raccoon City es tu película y cualquier cosa que se diga no cambiará tus sensaciones placenteras, pero ¿por qué no hablamos con seriedad sobre una cinta que pretende tomarse en serio la mitología de Umbrella Corporation y celebra la franquicia a 25 años de haberse creado?

Vuelve la sensación del “Survival Horror” y parcha agujeros de guion del videojuego

Con todo el amor de fan de Resident Evil, hay que admitir que las historias de los videojuegos originales estaban llenas agujeros en el guion y personajes sin mucha profundidad. Esto no es queja porque siendo justos estamos hablando de videojuegos de los años noventa para el primer PlayStation. 

Sony Pictures

Algo de reconocerse en Welcome to Raccoon City es que hace lógica y con sentido “La Gran Historia de Resident Evil, ya sabes, esa donde en una ciudad que está bajo el dominio de una farmacéutica bioterrorista, coinciden 5 increíbles soldados que luchan contra armas biológicas (y sobreviven), escapan de una crisis zombi y donde al final se tira una bomba y desaparece todo.

La primera mitad es puro suspenso bien logrado. RE: WRC no pierde el tiempo recreando “terror” porque asume que los zombis ya no dan miedo en 2021 y tampoco se inclina por la acción y los combates porque caería en el error de la saga de Milla Jovovich . En su lugar te asfixia casi de la misma manera en que lo hacían los juegos originales, con indefensión, claustrofobia, lugares vacíos llenos de secretos,  frialdad corporativa, paranoia de la enfermedad… con la sensación, a fin de cuentas, de que estás sobreviviendo en un poblado olvidado por Dios. 

La ansiedad es ese sentimiento que te da cuando sabes que algo malo va a pasar y no puedes hacer algo para remediarlo. Esa tensión, con todo y la respiración agitada y el sudor de manos, sí existe en RE: WRC. 

Sony Pictures

Ese sentimiento no se construyó solo de pasillos oscuros y monstruos, también se logra gracias al sobresaliente diseño sonoro de Welcome to Raccoon City y a que la liga de la tensión de la trama se afloja en los momentos oportunos. Cuando las cosas se ponen serias, te quedas mudo y cuando llegan los chistes, te ríes. No hay fallos y hay que reconocerlo.

Lo controversial de la cinta

Resident Evil: Welcome to Raccoon City se toma algunas licencias en cuanto a los personajes de la saga. La decisión seguramente hará enojar a los fanboys de Resident Evil, pero nos agrada confirmar que la esencia de ellos se mantiene, pese a los cambios fenotípicos obvios (Jill Valentine ahora es afroamericana, por ejemplo).

Sony Pictures

Me atrevería a decir que las “nuevas personalidades” de Jill, Wesker, Chris, Claire y Leon, contribuyen de manera positiva al relato general de Welcome to Raccoon City porque, de nuevo, los videojuegos originales no brillaban por su construcción de personajes.

En RE: WRC hay una mejor explicación sobre por qué Leon termina debutando como policía en un pueblo tan escondido y a los hermanos Redfield se les construye una historia más interesante que los conecta directamente con Umbrella Corporation. Incluso Wesker termina cayendo mejor sin ser ese “Terminator rubio” de los videojuegos originales, que quedaba bien en 1996, pero no funciona para el cine de 2021. Alguien debe darle un ascenso al guionista que adaptó los videojuegos a esta película.

También, y para finalizar este apartado, sobra decir que RE: WRC se toma la libertad de malabarear con el canon oficial para ofrecernos un universo propio, con sus sucesos únicos, pero con la estética de los videojuegos. La estrategia claramente es para delimitarse a sí misma y no ahogarse en los 25 años de historias de Resident Evil. ¿Funciona? Sí, sin problema. 

El elefante en la habitación

Sony Pictures

Está claro que Resident Evil: Welcome To Raccoon City es una película de bajo presupuesto (40 millones de dólares) e hizo lo que pudo con lo que dieron. Se nota principalmente en los monstruos, “estrellas” de la cinta hechos con un CGI regular y que ni siquiera aparecen tanto como nos hubiera gustado. No hay sorpresas en este apartado, lo que viste en el tráiler es lo que hay.

La falta de presupuesto también se nota en las locaciones. Umbrella Corp y sus tentáculos por toda la ciudad son inexistentes, y sus laboratorios secretos escondidos no lucen como tal, sino como bodegas. La estética es austera incluso cuando te presentan los virus T y G con un cuarto lleno de probetas, tubos y luz blanca . Duele decirlo, pero la película del 2002 de Paul W.S. Anderson con su colmena subterránea representó mejor al verdadero villano de la historia, la farmacéutica que crea armas biológicas usando una ciudad como tapadera.

Por último, se puede decir cualquier cosa de los videojuegos de Resident Evil, pero no que tienen malos finales. De hecho, son apoteósicos y reconfortantes (sobre todo los primeros 3) pero RE:WRC no cumple con ello, o sí…  pero casi por puro protocolo, como sí ya no hubiera alcanzado el tiempo, o las ganas (o el dinero). Su coronación como una buena película se interrumpe con un combate indigno de la franquicia, incluso indigno de la propia película, condenándola a la decepción.

Sony Pictures

La desilusión que nos llevamos es doble porque la película comete la osadía de unir los dos primeros videojuegos (llevándolo muy bien, por cierto), se ahorra la escena final del laboratorio de Resident Evil 1 que revelaba al icónico Tyrant. En su lugar, se limita a darnos a un muy descafeinado William Birkin vencido por un Deus Ex Machina grosero, casi ofensivo y que quiere ser un “ultimo homenaje a los videojuegos”, pero que termina demostrando la prisa por acabar la película.  

¿Qué es Resident Evil: Welcome to Raccoon City?

Hay una regla en el cine que dice que si una película necesita que leas libros o acudas a videojuegos para entenderla y disfrutarla, entonces es una mala película. Dicho eso, Resident Evil: Welcome to Raccoon City es mala como blockbuster porque su “valor añadido” requiere de gamers que ya conozcan la saga.

Sony Pictures

Por otro lado, se ha defendido la película argumentando que está hecha para verdaderos fans de Resident Evil, y no para críticos odiosos (como nosotros). Si eso es cierto,  entonces como homenaje funciona a medias, porque no tuvo los recursos suficientes (de tiempo y económicos) como para dejar satisfechos a los fans. Quizá nos sirve como un mero juego para ver “cuántos easter eggs logramos reconocer” y para darnos la idea de que la industria del cine se fijó en nosotros los gamers.

¿Entonces? ¿Qué es Resident Evil: Welcome to Raccoon City? Probablemente un experimento que intentaba matar varios zombis de un tiro (je), por un lado necesita revivir Resident Evil como saga de películas utilizando el gancho de la fidelidad, y por el otro, era el capricho de algún ejecutivo que quería, a toda costa, conmemorar los 25 años del nacimiento de estos icónicos videojuegos.

Lo bueno
  • Un carnaval de easter eggs
  • Buena adaptación de los personajes
  • La justificación de la historia original
  • Se siente que hay un legítimo cariño por la película
  • El diseño sonoro
Lo malo
  • Un muy decepcionante final
  • CGI mediocre
  • No termina de complacer a nadie
Veredicto

Resident Evil: Welcome to Raccoon City tenía que estrenarse sí o sí en el 2021, para conmemorar los 25 años de los videojuegos. La película se terminó de grabar en diciembre de 2020 y para mayo del 2021 todavía hubo que programar  regrabaciones. La cinta luce muy bien en dos tercios de su duración y luego cae irremediablemente entre mal CGI, locaciones genéricos y un final abrupto. Creemos que está muy claro qué fue lo que pasó. La película de Johannes Roberts es buena y como fan te la vas a pasar muy bien… hasta cierto punto. Dicho todo lo anterior, no me queda mucho más que escribir. Lo que viste, es lo que hay, para bien y para mal.

ANUNCIO

Más reseñas