Imagen de la película Alita Battle Angel

Robert Rodríguez cumplió el sueño de James Cameron y aunque su trabajo es bueno, no alcanza la grandeza de la obra original.


Después de años y años de intentar sacar este proyecto a flote, este fin de semana llegó a cines selectos Alita: Battle Angel (en México llamada Battle Angel: La última guerrera), la adaptación cinematográfica gringa del manga de Yukito Kishiro Hyper Future Vision GUNNM. James Cameron funge como productor, aunque originalmente él quería ser el director, por ser fan declarado del manga, que se publicó con mucho éxito en Estados Unidos en los noventa, vía Viz Media, bajo el nombre de Battle Angel Alita. No podrían estar más agradecidos de que esto no pasara, y que el caduco cineasta le pasara la estafeta a Robert Rodríguez, a quién aún se le ven ganas de contar buenas historias en Hollywood.

A grandes rasgos podríamos considerar que Alita es la mejor adaptación de un manga en el cine estadounidense, lo cual es triste, porque, a pesar de ello, es una representación débil e innecesaria de la obra original, y ni siquiera llega a la altura del anime.

Alita: Battle Angel

(Fox)

En el siglo XXVI hay dos clases de personas: los que viven en la ciudad flotante de Salem, un paraíso tecnológico, y los que viven entre la chatarra debajo ella. En los basureros el doctor Doctor Dyson Ido (Christoph Waltz), encuentra el cuerpo moribundo de una cyborg semi-humana, a la que bautiza como Alita (Rosa Salazar), igual a su hija muerta, a la cual reconstruye y adopta.

Alita tiene amnesia, y en el desarrollo de la historia descubre que tiene sorprendentes habilidades de combate y que es capaz de amar, como los humanos. Mientras trata de recordar su pasado y combate a los criminales convertida en caza recompensas, mantiene una relación romántica con Hugo (Keean Johnson), al que promete ayudar a cumplir su sueño de llegar a Salem.

Jennifer Connelly, Mahershala Ali, Eiza González, Jackie Earle Haley, Ed Skrein y Michelle Rodriguez completan el elenco de esta película dirigida por el mexicoamericano Robert Rodríguez.

Extrañando a Gally

(Fox)

Desde que Guillermo del Toro le mostró a su amigo James Cameron el manga (o el anime) Alita: Battle Angel, el cineasta gringo se obsesionó con la idea de hacer una película sobre el personaje, y no se cansó de repetir en incontables entrevistas que quería adaptar esa historia. Hasta creó una serie llamada Dark Angel, que presumió estaba basada en Alita. Los años pasaron y nada pudo hacer por conseguir realizar la cinta, hasta el año pasado, cuando, anticlimáticamente, anunció que no dirigiría el proyecto, por darle preferencia a la secuela de Avatar, y reclutó a Robert Rodríguez para que se encargara de dirigir la película. El resultado es sublime visualmente, se nota que, cuando Cameron llega a pedir dinero, las carteras de Hollywood se abren para darle hasta el último centavo, porque su apellido es sinónimo de taquilla, aunque desde hace más de una década no lo sea de “buenas películas”.

Puedo decir sin ningún temor que se trata de la mejor adaptación gringa de un manga o anime japonés. Pero eso tampoco significa mucho. La verdad, es que su competencia en el cine no es muy buena, y menos recientemente. Por ejemplo, tenemos la adaptación de Death Note, Ghost in the Shell y Dragonball: Evolution. La única que se le podría acercar es Edge of Tomorrow, adaptación de All You Need Is Kill, que logró adaptar la historia de forma satisfactoria.

La película por sí misma es visualmente gloriosa, el diseño de producción es implacable y los efectos especiales precisos. Todo es color futurista con muchas peleas, acción y velocidad. En otras palabras es otra película de Hollywood más.

Ruedan cabezas en el Motorball

(Fox)

Pero no nos engañemos, Alita: Battle Angel es una película tibia, no por su manufactura sino en esencia. Rodríguez toma las mejores partes de los primeros 4 volúmenes del manga y los acomoda de forma diferente, para contar su propia historia, que termina siendo la misma que Yukito Kishiro creó en los 90. Es tibia porque no se atreve a calcar el manga, pero tampoco se atreve a alejarse mucho de él ¿me explico? Es como si tuviera tanto miedo a ser juzgado de ser un noob, un falso friki, que prefirió no meter mucho de sí mismo en esta obra.

La cosa llega a tal punto que los que ya hayan leído el manga la disfrutarán menos, porque desde el primer segundo sabrán todo lo que va a pasar, quien vive y quien muere. Se esforzaron en conservar hasta el más mínimo detalle del diseño de personajes. Hay suciedad, callejones oscuros, luces neon, harapos, vehículos extraños y grises que contrastan con la magnificencia de la ciudad flotante.

Sin embargo, entre el buen trabajo de diseño de producción podemos notar un detalle, la ciudad que proponen es inmensa vista desde las alturas, pero los personajes sólo recorren 5 cuadras a lo mucho para llegar a cualquier lado. Pero eso sí: son cinco cuadras perfectas, resaltan la calidad de basurero futurista que ambienta todo.

Malo si lo haces, malo si no lo haces. La gente rara vez está contenta, pero tengo entendido que una película debe reflejar algo de su director y si no, pues sólo es un desperdicio de tiempo ¿No? ¿O de qué se trata?

El drama de Yugo

(Fox)

De las pocas cosas que metió Rodriguez a la película que no se incluyen en el manga hay algunas que celebramos, y a las que deben poner atención para encontrarlas (sobre todo si van a verla en 3D), son los elementos latinoamericanos (o más bien mexicanos) que se cuelan en la cinta. Como el tatuaje del sol azteca en la espalda de Zapan, el pedazo de la Catedral Metropolitana que se reproduce como el lugar favorito de Hugo, los letreros en la calle y los mensajes en el Motorball, lugar donde se desarrollan algunas de las escenas más emocionantes de la película.

Otro gran acierto son los ojos de Alita, estos están presentes por decisión de Cameron, que quería rendirle un pequeño tributo al manga de Yukito Kishiro. Los ojos son lo que realmente la diferencian de otros humanos y al mismo tiempo lo que la hace más humana que el resto.

Si todo lo visual es sublime, en el guión se encuentran las trabas. Al tomar conceptos de un lado y otro de la historia, James Cameron, Robert Rodriguez y Laeta Kalogridis, los guionistas, tuvieron que juntar la padecería para contar una historia sin el lujo de los capítulos que hay en la versión impresa. No siempre obtienen buenos resultados, hay escenas que interrumpen el ritmo de la historia, y se nota. En otras ocasiones, en aras de la agilidad sacrifican partes importantes de la historia y así el drama de Hugo termina siendo un cliché que no rivaliza con el que vemos en el manga. Es injusta la comparación, pero es inevitable.

La actuación de los actores y actrices no es parejo. Por favor, no me linchen pero debo decir que el personaje de Eiza González es completamente olvidable y su tiempo a cuadro no es una justificación válida. ¿Por qué un cyborg asesino haría un sonido como gato enfurecido? No tiene sentido. Ella no tiene sentido. Pero no es su culpa, sino de la producción. La película está llena de actuaciones especiales innecesarias. Si Michelle Rodríguez salió en la película ni la vi. De igual forma, la aparición de Edward Norton está completamente desperdiciada.

Una cosa más antes de terminar: No la vean en 3D, es una trampa para hacerlos gastar más. Cameron es un cretino. Avatar es la película más taquillera de la historia sólo porque obligó a todos a ver su versión de Pocahontas en 3D, pagando el sobreprecio de boleto. Es una rata. Si no hubiera creado joyas como Terminator 1 y 2 le desearía todo el mal que hay en el mundo.

(Fox)

Lo bueno
  • El diseño de personajes
  • Lograron recrear a la perfección el universo de Alita
  • Visualmente es impresionante
Lo malo
  • El guion atropellado
  • No propone nada nuevo
  • Los cameos desperdiciados
  • Eiza Gonzales
  • Seguramente va a exhibirse mayormente en 3D
Veredicto

(Fox)

¿Necesitamos más de estas adaptaciones? Yo creo que no. Si quieres ver una buena historia ve y lee el manga o el anime, incluso la versión americana, es un medio por sí mismo que no necesita representantes, ni ser dignificado por otros medios. En todo caso, estas películas deberían servir para interesar al espectador en ir y conseguir un cómic (o manga o fumenti o como le quieras llamar), pero no creo que eso esté pasando.

Sí, es la mejor adaptación gringa de un manga, pero la película cumple con la cuota de clichés gringos, sobre todo con el de forzar la historia de tal forma que quede todo en continuará. ¿No aprendieron nada de Star Wars? Puedes contar perfectamente una historia que dure una película sin necesidad de dejar abierto el desenlace. No es que en esta película salga al final una mano o una bestia saltando hacia la pantalla y uno diga “¡Ah no mames, ese vato seguía vivo!”.

Sé que algunos dirán “Ah, pinche mamón, habemos quienes solo queremos pasar un buen rato relajarnos y olvidarnos de nuestro problemas”. Me han dicho que inyectarte heroína en los ojos cumple la misma función y no veo a las hordas de personas haciéndolo durante sus fines de semana. Mejor sean adultos y vayan a leer manga.


Título: Alita: Battle Angel.

Duración: 2 horas 2 min.

Director: Robert Rodríguez.

Elenco: Rosa Salazar, Christoph Waltz, Jennifer Connelly, Mahershala Ali, Ed Skrein, Jackie Earle Haley, Eiza González.

País: Estados Unidos.

Ver más
Otras reseñas