Motorola aprovechó el verano para renovar sus smartphones, haciéndolo con gran parte de los reflectores puestos en la tercera generación del Moto G. Pero, ¿por qué poner tanta atención en un modelo de gama media? Fácil: porque se trata del teléfono más vendido en la historia de la compañía.

La versión 2015 del Moto G llega como el gran rival a vencer en su categoría. Y no es para menos. Su relación calidad-precio lo ha llevado a ser uno de los smartphones más populares en mercados como el de Latinoamérica. Ahora resta ver si las novedades de esa tercera generación son suficientes para mantener a Motorola en el trono de la gama.

Un diseño continuo pero con mejoras

Moto-G-2015-4

El tamaño del teléfono creció levemente, pues ahora tiene unas dimensiones de 142.1 x 72.4 x 11.6 mm, con un peso de 155 gramos. No se trata de un dispositivo delgado ni ligero y, de hecho, la primera impresión es que puede ser algo tosco. Lo cierto es que al usarlo no resulta demasiado incómodo ni pesado.

La parte frontal mantiene el mismo diseño sobrio que ha caracterizado a los modelos de Motorola desde que Google compró la compañía, algo que Lenovo decidió –acertadamente– seguir en la misma línea. El único cambio que encontramos aquí en relación con el modelo anterior, es que ahora sólo se tiene una bocina delantera en lugar de dos. Sin embargo, la potencia del altavoz es suficiente como para ver un video o escuchar una canción a buen volumen.

Moto-G-2015-8
En la parte de atrás encontramos una tapa de plástico con una pieza en color metálico donde se incrusta la cámara y el flash

Atrás la cosa cambia. Ahí encontramos una tapa trasera de plástico con una textura que ofrece una buena sensación al tacto, lo cual ayuda al agarre y de paso, a que no se manche con tanta facilidad como la versión del año pasado. Uno de los cambios en el diseño que está presente en toda la nueva línea de smartphones de Motorola, es una pieza de plástico con color metálico que está justo en la parte de la cámara y el flash.

Quizás no parezca gran cosa, pero estos sutiles cambios en la parte posterior del Moto G 2015 dan la impresión de que los materiales son mejores en comparación con los de su antecesor. Y eso se agradece.

Buen desempeño con una pantalla que queda a deber

Moto-G-2015-10

En el apartado de la pantalla no encontramos grandes noticias. Tenemos un panel IPS LCD de 5 pulgadas, con una resolución que se queda en los 1,280 x 720 píxeles y los 294 ppp. Así que quienes esperaban un avance en cuestiones de calidad de imagen tal vez se decepcionen. Eso sí, el panel sigue teniendo la protección de Corning Gorilla Glass 3.

Uno se queda con la sensación de que Motorola podría haberle dado una manita de gato a la pantalla, más cuando hay veces en las que el brillo se queda corto o cuando notamos que los colores se ven algo opacos. Si algo le faltó le faltó al modelo 2015 fue mejorar la pantalla, aunque también podría justificarse a la hora de mantener los precios.

Ya en las entrañas nos topamos con procesador Snapdragon 410 quad-core a 1.4 Ghz y un GPU Adreno 306. También habrá quien diga que no hay un gran salto técnico en potencia, pero la verdad es que ya en la práctica el teléfono responde bastante bien en el uso diario y con todo tipo de aplicaciones. Incluso a la hora de jugar, el Moto G no tuvo problemas para correr.

Moto-G-2015-11
Ya sea para el uso diario o los juegos, el Moto G mostró un buen desempeño en general

En cuanto al almacenamiento, el teléfono está disponible en dos versiones: una de 8 GB internos y 1 GB de RAM, además de otra con 16 GB de capacidad y 2 GB de memoria RAM. Además se tiene la opción de expandir el espacio con una tarjeta microSD de hasta 32 GB.

Hay que aclarar que yo probé el modelo de 16 GB, y la verdad es que no me puedo quejar. Pero también debo decir que la versión de 8 GB ya suena a poco cuando se habla de almacenamiento en un smartphone, sobre todo si consideramos que en realidad sólo hay 5 GB disponibles para el usuario, sin tomar en cuenta lo que ocupa el sistema.

Cámara y resistencia al agua

Moto-G-2015-3

El punto más fuerte de la versión 2015 del Moto G es, sin duda, su cámara principal. Hablamos de un sensor de 13 MP con flash dual de dos tonos, capaz de grabar video a 1080p y 30 fps. Motorola presume que la cámara de este modelo es la misma que tiene el Nexus 6 (que también fabrican ellos), aunque sin el sistema de estabilización óptica del smartphone de Google.

Las fotos que se toman con el teléfono pueden ser de muy buena calidad, siempre y cuando sea de día o haya una buena iluminación. La cosa cambia mucho cuando hay poca luz o es de noche, pues a veces encontramos ruido en las imágenes y se pierden los detalles. En la aplicación de la cámara no hay muchas opciones para los usuarios más avanzados, pero es rápida y fácil de usar si lo que se quiere es simplemente tomar una foto.

Moto-G-2015-13
Cuando hay buena luz natural, las fotos logran tener gran calidad

Moto-G-2015-14
Comparativa entre una fotografía tomada en la noche sin luz y otra con ayuda del flash

Ah, la cámara frontal también mejora ligeramente hasta alcanzar 5 MP. El sensor cumple con lo básico, pero si lo tuyo es tomarte selfies, tal vez la calidad de las fotos se quede corta para lo que necesitas. Y ni hablar de flash en la parte delantera.

Otra de las grandes novedades es que el Moto G ahora tiene protección contra agua (certificación IPX7), que garantiza que el aparato seguirá funcionando hasta un metro de profundidad durante 30 minutos. En otras palabras, no tienes de qué preocuparte si el teléfono se salpica de líquido o incluso si se te cae el baño.

Android y Moto Maker: la firma de la casa

Moto-G-2015-9

Como ya es costumbre en los modelos de la compañía, éste viene con una distribución del sistema operativo prácticamente limpia: Android 5.1.1 (Lollipop). Aquí no encontraremos más que algunas aplicaciones que Motorola ha incluido, pues no hay ninguna capa de personalización.

Por ejemplo, está Moto Display, que es muy útil cuando se trata de ver notificaciones en la pantalla de bloqueo. O el asistente Moto Assist, que te ayuda con sugerencia según la hora del día y el lugar en el que te encuentres. Más allá de eso sólo encontramos la app de la cámara y la de migración de datos, pero hasta ahí.

Si son como yo y prefieren que su teléfono Android esté libre –en la medida de lo posible– del software que las marcas suelen instalar de fábrica, aquí encontraran una versión del sistema bastante limpia. Buenas noticias para los puristas.

Además de poder adquirirse a través de las compañías telefónicas y los distribuidores, el teléfono también podrá comprarse en México directamente desde la tienda de Moto Maker: 3,699 pesos por el modelo de 8 GB y 4,249 pesos por el de 16 GB. El sitio permite elegir entre una gran variedad de tapas, el color de los detalles, o hasta una firma personalizada en la parte trasera.

¿Algo más?

Moto-G-2015-2

Otra que cosa que no se pede dejar fuera es la autonomía de la pila, que es de 2,470 mAh y no es extraíble. Durante el tiempo que lo probé, la batería demostró aguantar todo el día con un uso normal, y a veces hasta un rato más.

Finalmente, en la parte de conectividad tenemos Wi-Fi, Bluetooth 4.0, GPS, GLONASS y 4G LTE. Si eres nostálgicos, te dará gusto saber que también trae radio FM. Y no olvidemos que también tiene soporte para dos tarjetas SIM.

Lo bueno
  • Ese cambio sutil en los materiales que se agradece.
  • La mejora sustancial de la cámara en comparación con el modelo anterior.
  • Fotos de gran calidad cuando se tienen buenas condiciones de luz.
  • Que como ya es costumbre de Motorola, la versión de Android viene prácticamente limpia.
  • La protección contra salpicaduras de agua.
  • El precio, sobre todo el precio.
Lo malo
  • La nula mejora en la pantalla, que ya se va quedando estancada en la gama media.
  • Una cámara frontal que a los amantes de las selfies les quedará a deber.
  • Que el grosor del teléfono es incluso mayor al de la versión del año pasado.
Veredicto

Moto-G-2015-1

En resumen, el Moto G 2015 se mantiene como una de las mejores opciones en su gama, sobre todo cuando se trata de relación calidad y precio. Quizás no sea la gran renovación total que algunos estaban esperando, pero con un ligero cambio de materiales, una cámara principal mejorada y protección contra salpicaduras, el teléfono tiene lo suficiente atractivo para aquellos que no quieran desembolsar mucho dinero.


Ver más
Otras reseñas