A finales de mayo LG presentó su nuevo buque insignia de smartphones en un evento simultáneo en varias ciudades del mundo. Se trataba del sucesor del LG G2, un modelo con el que los coreanos ya habían mostrados los dientes en el mercado de gama alta, pero con el que todavía se quedaban por debajo de los productos de  Samsung o HTC.

El LG G3 es la respuesta de la compañía para este año y en el cual han invertido mucho trabajo para mejorar sus características, tanto de hardware como de software. Durante la última semana pude probar el smartphone, que con todo y algunos desencantos, admito que me dejó un buen sabor de boca.

Diseño

LG-G3-02

Debido al tamaño de su pantalla (5.5 pulgadas), el teléfono entra en la categoría de los llamados phablets, por lo que no esperen que les quepa en la bolsa si utilizan pantalones ajustados. Aún así, el LG G3 no se siente para nada incómodo –incluso si prefieres equipos “medianos” como yo–, es muy ligero y su carcasa metálica hace que tenga un buen agarre al tacto.

Otro punto interesante es justamente su carcasa, algo que LG cambió con respecto al G2 para darle a este nuevo modelo una apariencia premium. La cosa es que aunque a simple vista la parte trasera parece ser de aluminio, el material se siente más como plástico, algo que se puede confirmar al quitar la tapa. Sí, se agradece que a diferencia de otros teléfonos de gama alta sea posible cambiar la batería, pero en el camino se sacrifica la calidad de la manufactura.

Una de las principales características del LG G2 era su peculiar diseño con 3 botones físicos en la parte trasera, un elemento que está de vuelta con este modelo. El botón central sirve para encender, apagar y bloquear el teléfono, mientras que los otros dos son principalmente para controlar el volumen. Y aunque debo admitir que no es fácil acostumbrarse, una vez que se domina la mecánica de los botones traseros, estos resultan muy útiles cuando se tiene el teléfono en la mano.

Pantalla

LG-G3-06

Sin duda la pantalla es uno de los puntos a resaltar del LG G3, algo que quizás no debería sorprendernos tomando en cuenta que los coreanos fabrican sus propias pantallas. Se trata de un display Quad HD, lo que quiere decir que su resolución (2,560 x 1,440 píxeles) es cuatro veces mayor que los paneles de 720p. Su densidad es de 534 ppp, lo que supera la del Galaxy S5 (432 ppp) y el iPhone 5S (326 ppp), por ejemplo.

La calidad de imagen es muy buena, las imágenes y video en alta resolución se muestran espectaculares y llenan la pupila. Los colores son brillantes y los contrastes profundos: básicamente todo lo que uno podría pedir en la pantalla de un smartphone.

Con todo y lo anterior me quedó la impresión de que para ser una pantalla QHD, la experiencia no estaba a la altura de las expectativas. Lo digo porque a pesar de que los videos se disfrutan mucho, las aplicaciones no muestran gran diferencia. No es culpa de LG, sino de que a falta de estos contenidos “optimizados” puede ser que la impresión no sea la que se espera.

El LG G3 tiene una pantalla de nueva generación, ahora sólo falta ver cómo la aprovechan.

Cámara

LG-G3-01

¿Qué sería de una buena pantalla sin una buena cámara? El nuevo smartphone de LG tiene una que incluye un sensor de 13 MP, que a su lado derecho se acompaña por un flash dual y en el izquierdo por un láser infrarrojo.

El sistema de auto enfoque láser sirve para aumentar la velocidad en que se toma una fotografía (además de ser útil como control remoto para TVs), lo que de acuerdo con LG convierte a esta en la cámara más rápida del oeste. Bastan 220 milisegundos para que el teléfono capture la imagen, entre 80 y 100 mlisegundos menos que cualquier otro modelo de gama alta; quizás no suene a mucho e incluso puede ser difícil notar la diferencia, pero lo cierto es que el LG G3 siempre responde muy rápido al tomar una foto, y eso es algo que se agradece.

Por el lado de su interfaz, la aplicación de la cámara es sencilla e intuitiva: unos cuantos botones, un toque y listo. Los usuarios más avanzados y entusiastas de la fotografía seguramente extrañarán más configuraciones, pues apenas y hay disponibles un puñado de modos de captura (panorámico, dual, automático, etc.). La idea de LG es hacerlo simple y lo ha conseguido, aunque repito, si se quiere modificar manualmente la sensibilidad ISO, el balance de blancos o la exposición, simplemente no será posible.

LG-G3-10

En términos generales la calidad de las fotos es excelente, y el sistema de auto enfoque sirve de maravilla. Todo bien con excepción de las tomas nocturnas, con las cuales tuve algunos problemas, sobre todo con un poco de ruido.

Finalmente, la cámara frontal o de selfies (hay que estar a la moda) tiene un sensor de 2.1 MP. Funciona bien en condiciones de poca luz y su objetivo gran angular permite que varias personas quepan en la foto sin problemas. Además su detector de rostros ayuda a que las fotos salgan enfocadas sin muchos problemas. No es algo que no hayamos visto, pero la cámara secundaria funciona bastante bien en términos generales.

Batería y rendimiento

LG-G3-04

Al tener una pantalla con tantos píxeles la duración de la batería puede ser un problema. Con 3,000 mAh la autonomía del smartphone se mantuvo más allá de las 10 horas de uso, lo que en una semana tranquila bien puede significar un par de días.

Probé el LG G3 con algunos juegos y videos en alta resolución. El resultado fue bastante bueno en rendimiento, así que el procesador Snapdragon 801 de cuatro núcleos a 2.5 GHz también mostró estar a la altura. Obviamente el consumo de energía se ve afectado dependiendo del uso, por lo que jugar varias horas puede reducir la batería considerablemente, aunque es algo completamente normal.

Más allá de eso el funcionamiento de las apps y de la interfaz  es muy fluido, los saltos entre pantallas son mínimos y aunque de pronto pude encontrar algunos retrasos, los detalles son mínimos.

Software

LG-G3-08

El LG G3 incluye Android 4.4 con una interfaz personalizada a la que se ha llamado Optimus UI. La estética es más plana y es posible cambiar los iconos de las apps, sin embargo, en lo personal el diseño me parece no muy atractivo; claro que hay de gustos a gustos. Lo que sí me agradó fue de tener dos aplicaciones abiertas de forma simultánea, que permite utilizar dos servicios en pantalla dividida.

Algo que se nota de inmediato es la pantalla extra en el escritorio, la cual está marcada con una letra “G”. Ahí encontramos el acceso a LG Health y Smart Tips: la primera es una aplicación enfocada a la actividad física, que utiliza los sensores del teléfono –o algún dispositivo de terceros– para dar seguimiento al número de pasos, calorías quemadas y distancia recorrida; mientras que la segunda es una herramienta que sirve como asistente, que muestra sugerencias y recordatorios basados en nuestros hábitos.

LG también ha incluido su propio teclado, llamado Smart Keyboard. Además de la posibilidad de personalizar el tamaño y posición, la principal función del teclado es que “aprende” del usuario para poder hacer sugerencias de palabras y autocorrecciones. Si bien ya existen aplicaciones gratuitas que ofrecen más o menos las mismas características (Swift Key, por ejemplo), se agradece tener una herramienta como esta desde el inicio.

LG-G3-09

Knock Code es otra función nativa del smartphone, una versión actualizada de lo visto con el modelo anterior con KnockOn. Esto permite crear un código de seguridad que con sólo algunos toques, así que al repetir el patrón –no visible– uno pueden tener acceso rápidamente al teléfono sin necesidad de dejarlo desprotegido o de ingresar una complicada contraseña para mantenerlo seguro.

Lo bueno:

– Su pantalla de gran resolución
– Una batería que ofrece buen nivel de autonomía
– Cámara principal con buen desempeño y una interfaz simple
– Sistema de auto enfoque láser
– Teclado predictivo y personalizable

Lo malo:

– Carcasa de plástico y no de metal
– Pobres resultados en fotos con poca luz
– Interfaz personalizada poco atractiva

Veredicto

LG-G3-05

No hay duda de que LG finalmente ha conseguido un teléfono de primer nivel. El LG G3 puede competir con cualquier otro modelo de gama alta y ofrece varias características que lo distinguen del resto.

A pesar de las fallas en el diseño y de mi disgusto por la interfaz, la gran pantalla que tiene el teléfono, su cámara, batería y algunas de sus apps, hacen de este modelo una buena buena opción para dar el salto a la nueva generación de smartphones.

Todavía hay detalles que se le escapan a LG si tomamos en cuenta que el LG G3 se vende como un producto premium, sin embargo, su nueva apuesta en el mercado es prueba de que van por buen camino.

LG-G3-thumbnail

Dimensiones: 146.3 x 74.6 x 8.9 mm

Peso: 160 gramos

Pantalla: QHD de 5.5 pulgadas

Resolución: 2,560 x 1,440 píxeles (538 ppp)

Procesador: Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos a 2.5 GHz)

Almacenamiento: 16 o 32 GB (expandible vía microSD hasta 128 GB)

Memoria RAM: 3 GB

Cámara principal: 13 MP con auto enfoque láser y flash dual

Cámara secundaria: 2.1 MP

Batería: 3,000 mAh

Sonido: Bocina con Amplificador Boost de 1W

Conectividad: Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, Bluetooth 4.0, LTE, NFC

Sistema operativo: Android 4.4.2 con Optimus UI de LG

Colores: Gris, blanco, dorado, morado

Precio: Desde 8,999 MXN (prepago)

Ver más
Otras reseñas