El Séptimo Hijo es una película más de fantasía épica basada en la serie de libros The Wardstone Chronicles. Es eso, y nada más.

Cuando terminamos de leer o de ver una larga saga de fantasía queda una suerte de resaca de la imaginación. Después de descubrir mundos insólitos, la realidad nos parece demasiado conocida y común. Hollywood pronto se dio cuenta de este sentimiento y trató de sacar ventaja con toneladas de productos de fantasía para que el espectador alimentara sus ansias de acercarse a lo maravilloso. Pero después del tremendo éxito de Harry PotterEl Señor de los Anillos no hizo más que trivializar la fórmula. En otras palabras, hizo lo que parecía imposible: normalizar la fantasía.

Las sagas literarias para adolescentes fue el material elegido para tal empresa. Pero, como es costumbre, la industria cinematográfica decidió agotar las fórmulas antes que proponer expandir el universo del cine fantástico. De manera que nos tuvimos que conformar con dragones en CGI, ejércitos de seres mitológicos y personajes aburridos hasta que la épica fantástica definitivamente se tornó frívola.

El Séptimo Hijo llega en un momento en el que ya nadie cree en las fórmulas del género y es necesario hacer un alto en el camino para replantear este tipo de proyectos. Para que destacara, esta película debió haber sido bastante arriesgada y propositiva, y es evidente que no fue así.

séptimo-hijo05

Todo empezó mal para esta cinta y terminó peor. Retrasada casi año y medio, aparece en las salas en un momento en el que la épica de características tradicionales y mágicas está a la baja. En 2013 Legendary y Warner terminaron su relación, y esta empresa se desinteresó por el proyecto, con buenas razones por lo que pudimos ver. La película no fue retomada por Universal sino hasta este 2015, año que parece poco dispuesto a acoger con entusiasmo cintas como ésta.

El elenco es interesante, con Julianne Moore a la cabeza, y el director parecía una promesa para Hollywood. El resultado, no obstante, es una cinta poco memorable que se esfuerza por seguir moldes establecidos en el género. Con actuaciones más bien fallidas, un guión bastante parchado y unos efectos visuales que dejan mucho que desear, El Séptimo Hijo difícilmente cumplirá un papel relevante para el público y los fanáticos de la serie de libros. Pero como en este trabajo no basta con decir que una película es mala, aquí les van las razones por las que creo que es así.

Pobre Joseph Delany

La serie de libros que constituyen The Wardstone Chronicles ha gozado un éxito considerable dentro del mundo de la literatura fantástica contemporánea. Con más de 15 libros publicados al momento, entre novelas e historias cortas, Delany ha dado vida a un universo que condensa las tradiciones y supersticiones británicas con un mundo de decisiones en la que la moral de los personajes se ve siempre afectada.

séptimo-hijo03

Para los que no conocen la serie ni el primero de los libros, The Spook’s Apprentice (El aprendiz del espectro), mal harían en juzgarla con base en esta película. Delany despliega una realidad en la que los viejos y tradicionales cuentos de hadas toman forma como amenazas oscuras para la humanidad. Tom Ward y El Espectro se enfrentan a este mundo poniendo en juego una moralidad moderna.

De manera que los protagonistas dudan, titubean y aprenden de sus errores. Se colocan en situaciones en la que los valores absolutos no operan y es difícil distinguir lo bueno de lo malo. Esta característica es evidente sobre todo en Alice, un personaje ambiguo que muestra que los valores de Tom y el mundo tradicional entran en conflicto con el sujeto moderno. Estas características entran contacto con la crudeza de los relatos que se contaban en las antiguas hogueras europeas, donde los lobos son destripados, las princesas torturadas y las brujas obligadas a caminar sobre carbón hirviendo.

A lo largo de su dilatada historia, el autor cae en altibajos comprensibles, y no todos los libros tienen la misma calidad. Pero el interés por los personajes se mantiene, y con el tiempo ha logrado conquistar a miles de fans en todo el mundo precisamente por su capacidad de crear suspenso y de involucrar a los lectores con los protagonistas.

séptimo-hijo02

La película, pues, contaba con un material interesante para construir su propia narración. Pero en lugar de aprovechar los rasgos peculiares de The Spook’s Apprentice, decidió normalizar la historia y presentarla como una película épica más, poco memorable y mal adaptada.

El guion improvisa a cada momento, y cada vez que tuvo que optar eligió no arriesgarse y repetir fórmulas supuestamente probadas. Para cualquier fan de la serie de libros se hace evidente que cada uno de los cambios en la trama se hicieron con la intención de comercializar más fácil la película. Por ejemplo, el Tom Ward y la Alice del libro tienen 12 años y su travesía es un viaje de iniciación que los lleva de la niñez a la edad adulta; en cambio, la cinta subió la edad de los protagonistas para poner en pantallas rostros y cuerpos atractivos. El resultado son personajes planos, poco creíbles y definitivamente aburridos. En lugar de un viaje de autodescubrimiento y conflictos morales, nos encontramos con una trama sin mucho sentido y una lógica interna bastante pedestre.

La batalla final desnuda todas las intenciones de la película. En lugar del cruel, enriquecedor y tradicional final del libro, los guionistas optaron por la salida fácil: un encuentro decisivo entre las fuerzas del mal contra las fuerzas del bien; para que nosotros los espectadores no nos tomemos la molestia de pensar ni nos incomodemos lo más mínimo.

séptimo-hijo07

La bruja, el cazador y el mal intérprete

El elenco de la cinta parecía ser su punto más fuerte. En primer plano se encuentran Julianne Moore y su probado talento junto con el veterano Jeff Bridges. Los siguen Ben Barnes (Las Crónicas de Narnia), Alicia Vikander (que protagonizará la esperada Ex Machina este año) y Kit Harington (el entrañable Jon Snow de Game of Thrones). Sin embargo, todas las posibles virtudes de estos actores se encuentran completamente desperdiciadas.

Resulta bastante triste ver a Julianne Moore tratar de darle nivel a un personaje de bruja que está muy por debajo de sus capacidades. Además, los que van a ver la película para ver al bueno de Jon Snow hacer de las suyas saldrán decepcionados. Pero lo peor de todo son los personajes principales, interpretados por Ben Barnes y Alicia Vikander.

En ellos se notan de inmediato las irregularidades e insuficiencias del guión. Tom tiene poderes mágicos al principio de la película que luego de quince minutos son completamente olvidados; no tiene ninguna característica memorable además de ser el “séptimo hijo de un séptimo hijo”. Y Alice se comporta de manera distinta cada vez que aparece en escena, sin ninguna razón. Pasa de femme fatale a doncella en peligro una y otra vez. O el personaje está mal hecho, o es una manipuladora esquizoide (quisiera que la segunda opción fuera la correcta, pero sospecho que no es así). La relación romántica entre ambos es completamente gratuita, se enamoran simplemente porque ambos están bien guapos, son chavos y se les hizo fácil.

séptimo-hijo06

El “espectro” interpretado por Jeff Bridges es el personaje más interesante desde el principio. Se trata de un maestro sin la condescendencia de Dumbledore, la responsabilidad de Gandalf o la sabiduría de Yoda. Pero todo eso se va a la basura cuando a la mitad de la película se pone sentimental sin motivación alguna. El resultado es un Bridges que termina por ser ridiculizado y un “espectro” que pierde toda credibilidad.

La película que no alcanzó a ser El Señor de los Anillos

El pastiche de El Séptimo Hijo llega al colmo cuando descaradamente copia las tomas y los ambientes de la obra maestra de Peter Jackson, especialmente de Las Dos Torres. Nada más iniciar la película, se hace obvia la intención del director de apelar a El Señor de los Anillos, una visión que está muy lejos de la escritura de Joseph Delany y que desnuda, de nuevo, la intención de construir una épica de elementos “probados” antes que una historia original que respeta a los libros a los que supuestamente hace referencia.

El resultado es una mescolanza de elementos poco cohesionados tanto en los diálogos como en el lenguaje cinematográfico. Las partes que recuerdan a Jackson se entremezclan con un melodrama poco convincente, personajes que no despiertan ningún interés y una ambientación bastante convencional. En suma, la fantasía de la cinta palidece ante la falta de originalidad.

séptimo-hijo04

Los efectos especiales, por su parte, dejan ver la intención de forzar una cinta a adaptarse al 3D. Una vez más, esta tecnología se convierte en un lastre en lugar de abrir posibilidades para el espectador. Los diseños y los personajes CGI parecen hechos con desgano y cada una de las tomas que se supone nos levantarían del asiento son reminiscencias de cintas que vimos hace tiempo.

El arte y el trabajo del director son, pues, también cuestionables. Para una cinta que se mantuvo enlatada por mucho tiempo, El Séptimo Hijo está llena de improvisaciones.

Lo bueno
  • El elenco. Lo mejor de todo, sin duda, es ver a Julianne Moore y a Jeff Bridges con el complemento de Barnes y Vikander.
  • La intención de adaptar una serie de libros de fantasía para adolescentes que no es sólo uno más del montón.
Lo malo
  • El poco compromiso de los realizadores en todo sentido: actuaciones, guion, dirección y arte.
  • El mal momento en el que se estrena. El Séptimo Hijo tendría que ser una excelente película para destacar en este 2015, que parece preferir otros caminos.
  • El improvisado guion y el poco sentido dramático que nos muestran personajes incoherentes y acontecimientos simplones.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=7gejjAaWrfA?rel=0]

Veredicto

No me cabe duda que si alguna vez leíste The Spook’s Apprentice esta adaptación te parecerá decepcionante por cualquier lado. Por si fuera poco, no tiene potencial como para una segunda parte, mucho menos para una serie de largo aliento. Las actuaciones quedan como uno de los trabajos menos memorables para todo el elenco y los efectos especiales son insuficientes como para mantener nuestra atención.

Ya vimos excelentes muestras de fantasía épica, parodias, productos mediocres y otros francamente malos. El Séptimo Hijo llega para mostrarnos que el género ha perdido toda credibilidad y que necesita irse al rincón a pensar en lo que ha hecho. Ojalá se tome un tiempo antes de regresar.

séptimo-hijo08

Título: Seventh Son

Duración: 103 min.

Fecha de estreno: 6 de febrero de 2015

Director: Sergey Bodrov

Elenco: Julianne Moore, Jeff Bridges, Ben Barnes, Alicia Vikander, Kit Harington

País: Estados Unidos

Ver más
Otras reseñas