Jugué 8 horas al Firestorm de Battlefield V y estas son mis conclusiones

Firestorm te devolverá la fe en la franquicia Battlefield.
(Electronic Arts / DICE)

Por fin pude ponerle las manos encima al modo Battle Royale de Battlefield V, Firestorm, y para ponerme al día y poder escribir este artículo, jugué ocho horas seguidas en Xbox One.

Antes que nada, me aseguré de conectar alámbricamente la consola al módem para evitar problemas de conexión ¿y qué descubrí? Que si Firestorm hubiera salido junto al juego completo cuando salió al mercado, las impresiones de la gente y la crítica habrían sido más favorables.

A varios meses del lanzamiento de Battlefield V, llega esta modalidad de Battle Royale para 64 jugadores que te coloca en algún punto de un enorme y hermoso mapa para sobrevivir al resto de tus enemigos.

Código Espagueti

Como en modos similares (Blackout en CoD: BO IV o el mismísimo Playerunknown’s Battlegrounds), el mapa se va reduciendo a tal punto, que los jugadores supervivientes se ven obligados a acribillarse o volarse en pedazos a distancias muy cortas para ganar.

Firestorm explica esta dinámica en la forma de un gran aro de fuego que consume buena parte del mapa cada cierto tiempo.

Durante las partidas que jugué, me di cuenta que realmente soy malo en esta modalidad, pero que esta se encuentra tan bien balanceada, que fue difícil dejarse llevar por la frustración y dejar el control a un lado.

Recoger armas y materiales es clave para seguir jugando (Código Espagueti).

En esta ocasión, DICE, desarrollador de Battlefield V, no trae nada nuevo a la mesa, sino que se limita a entregar un producto bien balanceado y, principalmente, hecho con pasión.

Las armas de esta modalidad son las mismas que las de la porción multijugador “normal”, y se van encontrando en distintos puntos del mapa o entre las frías manos de tus enemigos muertos.

Como en juegos similares, tu personaje se lanza en paracaídas hasta un punto en particular en tierra para hacerse de provisiones, ya que sin ellas queda completamente desnudo ante el enemigo.

Es una pena que haya tan poca variedad de personajes en Firestorm (Código Espagueti).

Durante las ocho horas del juego, me sentí decepcionado al ver que solo había dos facciones, la británica y la alemana, y que casi por default, el servidor insistió en ponerme del lado de los Aliados (aunque con un botón es posible cambiar de bando en un segundo).

Con todo el tiempo que DICE tardó en lanzar esta modalidad, ¿por qué no agregó más bandos? Un poco de variedad no mataría a nadie y si algo tienen otros juegos similares son opciones de personalización pre-partida.

Al final, el hermoso mapa se ve poblado únicamente por alemanes grises y británicos genéricos con uniformes históricamente inadecuados.

Sincroniza tus acciones con el anillo de fuego para evitar ser acribillado por el enemigo (Código Espagueti).

Habría propuesto agregar más armas (¿dónde está el M1 Garand de los estadounidenses?) y de paso, más bandos como los de los japoneses, los italianos, los franceses, la resistencia holandesa y ¿por qué no? Hasta a los miembros del Escuadrón 201.

Otra cosa que no me gustó de Firestorm es que en ocasiones, el mapa se siente vacío y poco original.

Sí, el juego hace lucir hermoso el mundo en el que te tienes que matar para ganar, pero creo que hasta el mapa de Black Ops 4 se ve mucho más atractivo a la vista.

Luego de una jornada laboral entera jugando, llegué a la conclusión de que, como en otros títulos Battle Royale, la acción se reduce a adoptar una estrategia evasiva regida por el avance del aro de fuego.

Este juego no se salva de los glitches ocasionales(Código Espagueti).

Durante mis primeras partidas fui masacrado sin piedad por intentar explorar el mapa en busca de enemigos y no fue sino hasta la sexta u octava oportunidad de jugar, que descubrí que es mejor quedarse al margen del anillo ardiente para ir cazando poco a poco a las alimañas que intentan alejarse conforme este avanza.

Esto, claro, te pone cerca de las llamas, pero te ayuda a mantener más protegida tu retaguardia mientras vas cazando a tus enemigos.

El problema con esto es que casi todos los jugadores experimentados usan esta estrategia.

Al final, el juego es más acerca de sobrevivir que sobre matar, ya que quien busca la delantera acaba frente a la mira de aquel enemigo agazapado entre la hierba.

Durante mi maratónica sesión de juego noté que hay algunos vehículos tanto terrestres como ese extraño helicóptero que no hace sino anunciar a todos tu presencia, que casi nadie usa.

La variedad de armas e ítems es lo que cualquiera esperaría de una modalidad Battle Royale basada en la Segunda Guerra Mundial y la duración de cada partida (25 minutos) es ideal para mantener ágil cada encuentro.

El problema llega cuando mueres (en mi caso, habré muerto un par de decenas de veces), ya que una vez sin vida, quedas condenado a ver a la persona que te mató y, si tienes suerte, a la persona que llegue a asesinar a tu verdugo.

¿Por qué DICE decidió anclar el Killcam a un solo enemigo cuando bien pudo darnos la opción de ver cómo va la partida desde la perspectiva del resto de los jugadores sobrantes? Ese, querido lector, es un gran misterio.

Al final, entre cuatro y dos jugadores tendrán que enfrentarse frente a frente si no quieren arder juntos (Código Espagueti).

Otra cosa que hace que Firestorm destaque de entre la competencia es que el nivel de destrucción de los edificios es casi total, por lo que sacar a alguna rata de su escondrijo te será fácil si tienes un lanzagranadas o el siempre confiable Panzerfaust.

Si puedes, juega solo, ya que unirte a un escuadrón de desconocidos solo arruinará tu talento

Al principio te frustrará bastante morir acribillado antes de que puedas deshacerte de tu cuchillo inicial, pero conforme vayas jugando y estudiando los movimientos del enemigo, irás aprendiendo la táctica que necesitas para sobrevivir en este cruel y apocalíptico mundo.

Eso sí… no esperes ningún tipo de fidelidad histórica.

Solo los encuentros cercanos garantizan un kill (Código Espagueti).

Firestorm es, sin duda, el modo de juego que hará que desempolves Battlefield V, lo actualices y le des otra oportunidad, porque si algo ofrece es un alto nivel de diversión y sano entretenimiento.

Esta es, sin duda, una de las experiencias Battle Royale más refinadas del mercado y si bien tiene algunas fallas, estas son menores y podrán arreglarse fácilmente con una pequeña actualización de software.