Su nombre era Sudán, tenía 45 años y vivía en la reserva Ol Pejet, en Kenia.

Un rnoceronte blanco del norte, una especie casi extinta

(Imagen: Ol Pejeta Conservancy)

En la reserva de Ol Pejeta, Kenia, fue sacrificado el último rinoceronte blanco del norte macho del mundo, luego de que su avanzada edad – 45 años que equivalen a 90 en edad humana – complicara su precaria salud. Sudán, como fue bautizado, sufría alteraciones degenerativas en sus músculos y huesos, junto con amplias heridas en la piel.

Sudán, que se había convertido en un símbolo contra la caza furtiva, deja solo dos rinocerontes hembras de su subespecie en el mundo: Najin y Fatu, hija y nieta de Sudán. El año pasado, tras una campaña en Tinder, sus cuidadores lograron conseguir los fondos necesarios para crear un programa de fertilización in vitro, que ahora la única salvación para esta especie en particular.

“Será recordado por su vida inusualmente memorable. En la década de 1970, escapó de la extinción cuando fue trasladado al zoológico Dvůr Králové y a lo largo de su existencia contribuyó significativamente a la supervivencia de su especie, ya que engendró dos hembras”, escribieron los responsables de Ol Pejeta en un comunicado.

Los rinocerontes se encuentran al borde de la extinción a causa de la caza furtiva. Un kilo de cuerno de estos animales alcanza precios de hasta 60 mil dólares en el mercado negro. Es un recurso muy solicitado por practicantes de la medicina tradicional china y vietnamita, que le han encontrado propiedades afrodisíacas y medicinales contra el cáncer.

fuente Ol Pejeta (Twitter)

temas