Este diagrama de flujo explica todas las posibles combinaciones que puedes hacer en Bandersnatch, el nuevo evento interactivo de Netflix.

(Netflix)

Bandersnatch está volviendo loco a todo mundo. ¿Pero qué es Bandersnatch?

El asunto está así: Bandersnatch se anunció ayer con un trailer en donde prometía ser un nuevo evento de Black Mirror para Netflix. Eso nos dejaba suponer que se trataba de una película o de un especial, como aquél muy deprimente especial de Navidad con Jon Hamm. Pero estábamos equivocados.

Cuando se referían a Bandersnatch como un evento es porque se trata de un evento único para Netflix: nunca se había hecho una experimentación tan ambiciosa de streaming narrativo interactivo. Claro, hace unos años salió Puss in Book: Trapped in an Epic Tale, una aventura interactiva para niños con la que Netflix experimentó las posibilidades de este tipo de tecnología en su plataforma.

La pregunta que se hacían todos los productores era: ¿Quieren interactividad los usuarios  o solamente quieren ponerle play a algo y echarse?

Para probar los límites de esta pregunta decidieron experimentar con uno de los productos más versátiles y atrevidos de su repertorio; con un producto que, además, tiene usuarios particularmente abiertos a la ñoñería… Hablamos, claro, de Black Mirror.

Bandersnatch parece, justamente, querer atraer con la narrativa a usuarios abiertos a esta ñoña experimentación. Porque la trama es todo un compendio de vieja nostalgia geek: por ahí, en el trailer aparecen consolas antiguas, posters de Ubik, cubos Rubik, portadas de libros que recuerdan al gran Chris Foss… Y la premisa de la cinta es también pura ñoñería.

Stefan es un programador con un pasado medio terrible que va a ser contratado por una compañía de juegos. Ahí adapta una de esas novelas de múltiples opciones que tanto nos gustaban a los morros nacidos en los ochenta por un novelista llamado Jerome F. Davis. Ese novelista se volvió completamente loco con la posibilidad de realidades múltiples hasta que terminó muy muy mal. De pronto, conforme avanza la trama, la vida de Stefan empieza a parecerse a la de Davies… y la cosa se pone preocupante.

Así que todo esto se trata de un libro de elección múltiple que se convierte en un juego de elección múltiple que se convierte en una serie de elección múltiple. Maldita locura…

El espectador, frente a la pantalla de Netflix (solo algunas pantallas permiten acceder a este evento; en caso de no poder, lo puedes ver en tu computadora), debe tomar decisiones que cambiarán definitivamente la aventura del protagonista. Son decisiones muy básicas al principio: qué cereales desayunar, por ejemplo. Pero, conforme se va poniendo más compleja la cosa, las decisiones son más definitivas… Puedes ver, al final, una trama de 40 minutos o una densa película de 2 horas 50 minutos (con todas las duraciones intermedias que te puedas imaginar).

Black-Mirror-Bandersnatch-Netflix
(Netflix)

Según una publicación de Hype, los cinco finales distintos y los senderos que se bifurcan pueden permitir más de mil millones de combinaciones únicas en la historia. Y esto muestra la enorme complejidad de un producto que tardó más de dos años en hacerse.

Ahora, como en internet hay muchos héroes maravillosos sin capa, un genio se puso a hacer un diagrama de flujo con todas las combinaciones posibles de la historia. No sé cómo lo hizo tan rápido… pero, en fin, ahí está. Claro, este trabajo monumental no es como los diagramas de flujo para desenredar Primer de Shane Carruth. Esto contiene una cantidad masiva de spoilers y, si quieren ver la cinta con todo su puro disfrute mejor clávense antes de leer esta locura. De cualquier forma, es algo hermoso de ver a la distancia…

 

temas