Las armas “al servicio de México” que se usaron contra el pueblo.

El ejército mexicano en la plancha del Zócalo de la Ciudad de México

(UNAM)

Hace 50 años, el 2 de octubre de 1968, el Ejército Mexicano protagonizó una de las masacres estudiantiles más graves de la historia de nuestro país. En esta nota analizamos qué herramientas se usaron para reprimir a los estudiantes durante el verano y el otoño del fatídico año de 1968, bajo órdenes del Gobierno Mexicano encabezado por Gustavo Díaz Ordaz.

Desde finales del siglo XIX, la infantería mexicana —la misma que ocupó Ciudad Universitaria y Tlatelolco en 1968— se armó casi en su totalidad con fusiles, carabinas, pistolas y ametralladoras que el Gobierno compraba en el extranjero, principalmente a Estados Unidos y Alemania.

Los elementos militares regulares cargaban fusiles Mauser conocidos en México como mosquetones, mismos que siguen utilizándose para el adiestramiento de algunos elementos del Servicio Militar Nacional (S.M.N). Los soldados están encargados de su mantenimiento y apropiado uso durante las marchas.

El Mosquetón Modelo 1954 fue desarrollado en México a partir del Mauser M1936 (como el que usaron los alemanes durante gran parte de la Segunda Guerra Mundial). Y es el que aparece preponderantemente en las imágenes de la época.

Mauser K98 modelo 1936 (Wikimedia Commons).

Este fusil está basado en el Modelo de 1910, con un sistema de cerrojo más sencillo de usar y un cuerpo de una longitud menor al desarrollo en 1898, basado en el Mauser 98k, usado en la Primera Guerra Mundial.

Este mosquetón fue el último con sistema de cerrojo que usó el Ejército Mexicano, y usaba un calibre diferente al de los alemanes, el .30 o de 7.62mm, como el que usa el rifle de precisión Springfield modelo 1902 (también usado durante la Segunda Guerra Mundial).

Soldados en Tlatelolco portando Mosquetones 1954 (Wikimedia Commons).

El “Mosquetón” cuenta con un cargador interno que se alimenta con “peines” de cinco balas y un sostén para bayoneta. Se sabe que los soldados mexicanos preferían este fusil debido a su precisión y potencia para derribar objetivos de un solo tiro. Dicho modelo fue usado desde 1954 hasta 1970.

No obstante que esta era la herramienta reglamentaria del ejército, algunos elementos usaban carabinas semiautomáticas M1 o M2, basadas en el modelo M1 Garand usado por los elementos militares de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Detalle de una carabina U.S. M2 con culata fija de madera y cargador recto de cartuchos .30 (Wikimedia Commons).

El M1 o M2 usa un calibre .30 y cargadores extraíbles externos de 15 o 30 cartuchos. En las fotos de la Masacre, vemos algunos elementos del ejército usar el modelo para infantería con culata fija de madera. Por su precisión, el M1 y el M2 pueden llevar una mira telescópica para realizar tiros efectivos de hasta 450 metros.

Soldado de infantería sosteniendo una carabina U.S. M1 .30 en Tlatelolco (AP).

Por otro lado, algunos elementos, en especial los del Batallón Olimpia, integrados por distintas fuerzas de diversas Zonas Militares del país, usaron el Mosquetón 1954 y las carabinas M1 y M2, así como pistolas semiautomáticas Colt M1911 calibre .45, .38 y de 9mm fabricadas por la empresa estadounidense Browning.

Vehículos de represión

Sin duda, uno de los momentos clave previos a la Matanza del 2 de octubre, fue la ocupación pacífica de la Plaza de la Constitución, en la Ciudad de México, por parte de miles de estudiantes universitarios, así como miembros del Consejo Nacional de Huelga, para presionar al gobierno de México a ejercer el diálogo público con ellos.

Esa madrugada de finales de septiembre, ante la incapacidad de la Policía capitalina de remover a los estudiantes, personal militar se montó en sus tanquetas blindadas para “abrir plaza”, poniendo en peligro la integridad de miles de estudiantes desarmados.

Tanqueta M8 Greyhound de Ford, en el Zócalo de la Ciudad de México (Wikimedia Commons).

Esas tanquetas, llamadas equivocadamente “tanques”, son modelo M8 Greyhound, fabricado en el marco de la Segunda Guerra Mundial por la automotriz Ford y el vehículo blindado MAC-1 y MAC-2 (denominados en México como MEX-1 y MEX-2), manufacturados por la estadounidense Chrysler a principios de los sesenta.

El M8, creado para la guerra, portaba ametralladoras coaxiales Browning calibre 7.62 y Browning M2 de 12.7 mm. Los MAC-1 y MAC-2 portaban cañones de 20mm y una ametralladora coaxial MAG de 7.62 mm. Su peso era de más de seis toneladas cada uno.

El infame bazucazo

La noche del domingo 20 de julio de 1968, el ejército interviene en la disolución de un mitin de estudiantes en el Zócalo al usar una bazuka o lanzacohetes antitanque para tirar el portón labrado al estilo barroco colonial (superviviente de la Guerra de Independencia, la de Reforma y la Decena Trágica) de la Preparatoria 1.

Nada justifica el disparo de un arma diseñada para detener los potentes tanques de guerra, contra estudiantes desarmados (ni contra nadie, realmente), o contra el patrimonio cultural del país, pero podemos decir que el modelo que se usó en ese oscuro episodio pudo haber sido el M9A1 o el M20A1B1 “Súper Bazuka”.

Bazuka, probablemente una M20 (Wikimedia Commons).

De ser el M20A1B1, el lanzacohetes habría usado un cohete autopropulsado M28 de 3.5 pulgadas de clase “High Explosive”, diseñado para perforar hasta el blindaje más grueso de las guerras de Corea o Vietnam.

Lanzacohetes M20 con proyectil de Alto Explosivo M28 (Wikimedia Commons).

Sea lo que fuere, la potencia del proyectil dejó la puerta histórica hecha añicos… así como un lúgubre antecedente de los días negros que estaban por venir.

temas