Las curiosas chanclas pueden adaptarse para aumentar hasta cinco tallas con sólo unos pequeños ajustes. 

Muchas veces, los inventos más simple son los que pueden cambiar millones de vidas. Ese es el objetivo de The Shoe That Grows (El zapato que crece), una nueva marca de sandalias diseñadas por el emprendedor Kenton Lee.

El calzado de Lee tiene la peculiaridad de que puede ajustar su tamaño. Pero no, este tipo de sandalias no están pensadas para Atom, Ant-Man o el Chapulín Colorado, sino que su principal propósito es permitir a los niños en los países en vías de desarrollo poder seguir usando las mismas sandalias a pesar de crecer en estatura y talla. Las chanclas, que vienen en diferentes tamaños, pueden crecer hasta 5 tallas y, de acuerdo con Lee, aguantan un uso constante de 5 años en promedio.

zapatos-crecen1

La idea de dar forma a estas sandalias surgió cuando Lee se dio cuenta de que más de 300 millones de niños del tercer mundo no tienen zapatos, ni acceso a ningún tipo de calzado. Además, otros tantos millones más sólo cuentan con zapatos que no les quedan bien, lo cual puede producirles problemas a la larga.

“Los niños sin zapatos son susceptibles a las lesiones y a contraer parásitos que infectan a los humanos a través de nuestros pies. El problema con las donaciones de zapatos ordinarios, es que pronto quedan rebasados por el crecimiento de los niños, que es exactamente el problema que estos nuevos zapatos buscan arreglar”, dijo Lee.

Los zapatos ya están a la venta para todo el público desde este enlace, pero el sitio oficial de The Shoe That Grows alienta a la gente a que compre sandalias para donar a países africanos y comunidades de Centroamérica y Sudamérica, donde más se necesita este tipo de calzado. El precio de unas chanclas como éstas es de 30 dólares, si se adquiere un paquete de 100 chanclas el precio baja hasta los 12 dólares por cada par. 

fuente The Shoe That Grows

temas