Roborace presentó oficialmente en el Mobile World Congress el primer coche de carreras autónomo: el Robocar.

Desde hace un par de años Roborace, el primer circuito de carreras de coches sin pilotos, ha probado distintos prototipos de vehículos para recorrer sus pistas de carreras a máxima velocidad. Pero hoy, por primera vez dentro del Mobile World Congress, Roborace la compañía presentó oficialmente su primer auto de carreras totalmente autónomo, llamado simple y sencillamente Robocar.

El Robocar se suma a los esfuerzos de la compañía por optimizar la tecnología automotriz, tanto de la Fórmula E y como de los sistemas de conducción autónoma. Su finalidad no es sólo tecnológica, ya que lo importante también es establecer una conexión emocional entre los coches autoconducidos y los seres humanos.

Un diseño digno de Tron

El CEO de Roborace, Denis Sverdlov, junto con el jefe de diseño de la compañía, Daniel Simon.

Ya sabíamos que el diseño de los coches estaba a cargo de Daniel Simon, el creador de vehículos para películas como Tron Legacy y Oblivion, así que como era de esperarse, el Robocar tiene todo el aspecto de una película futurista. Por el momento nos parece espectacular, pero el problema es que muchas veces los diseños tecnológicos con apariencia más futurista son los que más rápido envejecen.

El Robocar mide 4.8 metros de largo, 2 de ancho, pesa 976 kilogramos y su carrocería está hecha casi totalmente de fibra de carbono. Cuenta con cuatro motores de 300 kW cada uno y una batería de 540 kW, con lo que el vehículo capaz de alcanzar los 320 km/h.

Para conseguir una experiencia de autoconducción completa el automóvil utiliza 5 lidares, 2 radares, 18 sensores ultrasónicos, 2 sensores ópticos de velocidad, 6 cámaras, posicionadores de GNSS y cuenta con un procesador Drive PX2 de NVIDIA. Este procesador puede realizar más de 24 trillones de operaciones de inteligencia artificial por segundo, algo francamente inimaginable.

Además, Michelin es la compañía oficial de los neumáticos para este coche autónomo, lo que le permitirá a esta compañía evolucionar también en la fabricación de las llantas para los autos del futuro.

Evidentemente, la presentación no sólo fue importante para el mundo de las carreras, también significa que los avances tecnológicos de Roborace en autonomía vehicular representan un adelanto en los sistemas de autoconducción de los coches “comunes”.

vía Engadget

temas