Pero la agencia esta contenta por conseguir burlar la seguridad de Apple.

El enfrentamiento abierto entre Apple y el FBI por culpa del ahora famoso iPhone de San Bernardino ha sido una de las polémicas tecnológicas del año. Sin embargo, de acuerdo con CBS News, el contenido del iPhone 5C que perteneció al terrorista Syed Farook fue irrelevante para la investigación del ataque del año pasado en San Bernardino, California, donde murieron 14 personas.

La información dentro del dispositivo no ayudará en nada al caso concreto, pero el FBI quedó satisfecho con lograr vulnerar la seguridad de los dispositivos de Apple.

De acuerdo con filtraciones, la empresa israelí CelleBrite -contratada por el FBI- fue la que logró desencriptar el iPhone 5C, otros rumores indican que la agencia contrató a hackers de sombrero negro a quienes hicieron un único pago por el trabajo. Tal vez nunca sepamos la verdad.

El FBI se ha mostrado abierto a compartir la técnica que se usó para desbloquear el dispositivo con la policía de Estados Unidos.

fuente CBS

temas