La tarde de ayer la policía del condado de Zhangjiachuan,  en la provincia de Gansu, China, detuvo a un adolescente por “perturbar el orden social”, debido a que el chico de 16 años publicó en la red social Sina Weibo  (conocida como el Twitter chino) un mensaje que informaba sobre una muerte sospechosa que se había convertido en un tema viral.

Las declaraciones del adolescente han proporcionado una fuente esencial de información para los demás, pues comunicaban datos que los medios, que son controlados por el Estado, no querían informar.

De acuerdo con el Beijing Times, la muerte ocurrió el 12 de septiembre, cuando unos transeúntes descubrieron a un hombre que yacía fuera de un karaoke y que tenía heridas en la cabeza, que aparentemente habían sido causadas por una caída. El hombre murió antes de que la policía llegara a la escena. Aunque las autoridades locales declararon que había sido una muerte accidental, hay bastantes especulaciones sobre lo que realmente sucedió. Según la policía, los familiares de ese hombre esparcieron rumores de que había sido golpeado a muerte antes de que fuera arrojado por la ventana.

El 14 de septiembre, el adolescente de 16 años, llamado Yang, posteó un mensaje que decía:

“Después del caso de asesinato del 12/9 en Zhangjiachuan, la policía no hizo nada. Peor aún,  se peleaban con las multitudes e incluso golpearon a los familiares del fallecido.”

Luego publicó otro mensaje que decía:

“El representante legal de Diamond International KTV [donde ocurrió la muerte], es Su Jian, el vicepresidente del Tribunal Popular de  Zhangjiachuan”

Hay que recordar que en China son ilegales todos los posts que contengan lo que la policía local considere como “información falsa” y que hayan sido retuiteados  más de 500 veces o que hayan sido vistos por 5,000 personas. No es claro cuál de los comentarios del joven alcanzó esa cifra. La policía arguye que Yang divulgó datos falsos porque el representante legal de Diamond International KTV no es miembro del Tribunal Popular de Zhangjiachuan, sino la esposa de un oficial de policía cuyo nombre no es Su Jian, sino Su Jianzhong.

El hecho es que las declaraciones de Yang ciertamente no pusieron a la policía con buena luz, y así como él y su familia probablemente deben estar preocupados, también el resto del país debería hacerlo.

vía Digitaltrends

temas