Nos salvamos de ver la cabeza de Chris Cooper flotando dentro de un robot.

Marc Webb, el director de las películas de The Amazing Spider-Man con Andrew Garfield como el trepamuros, reveló en una entrevista para Den of the Geek lo que tenía planeado para la tercera película de la saga que nunca llegó a realizarse. Y la verdad es que deja muchas interrogantes sobre el éxito que pudo haber tenido.

En primer lugar, la historia de Webb partía de la idea de que, para cuando la cinta se filmara, la película de los Sinister Six (el súper equipo de villanos de Marvel) ya se habría sido estrenado y los personajes serían conocidos por el público.

“Chris Cooper iba a volver en su papel del Goblin –que había muerto en The Amazing Spider-Man 2. Íbamos a congelar su cabeza y luego iba a ser resucitado. Y luego estaba ese personaje llamado The Gentleman. Teníamos algunas nociones sobre cómo hacerlo, pero creo que quizás estábamos pensando demasiado hacia futuro cuando empezamos a construir esas cosas. Pero fue un ejercicio divertido. Miro hacia atrás muy cariñosamente en esos días”, explicó el director.

La sola idea de que el villano principal de la tercera parte hubiera sido la cabeza flotante del Green Goblin nos repugna y nos atrae. Webb explicó que, aunque todo el mundo trataba de opinar sobre cómo debería llevar la dirección de The Amazing Spider-Man 2, él se mantuvo firme y logró contar la historia que él quería.

Debido a que Sony decidió reiniciar la franquicia de la mano de Marvel, la tercera película de Andrew Garfield como el Hombre Araña nunca vio la luz. Ahora que sabemos de qué iba a tratar nos podemos sentir aliviados por ello.

fuente Den of Geek

temas