Ésta es la razón por la que Jon Snow no acarició a Ghost

El director de Game of Thrones explicó el porque Jon no fue más cariñoso con Ghost en el episodio 4 de la última temporada.
(HBO)

El antepenúltimo episodio de la temporada 8 de Game of Thrones fue la calma después de la tormenta de nieve. Pero hubo algo que nos llamo poderosamente la atención: Jon Snow no le dio ni una palmadita a su leal lobo Ghost antes de dejarlo al cuidado de Tormund. A muchos miembros de la audiencia les pareció un mal gesto de Snow para con su fiel acompañante. A tal grado llegaron las quejas que el director del episodio, David Nutter, dio una explicación práctica para el aparente desaire.

En una entrevista con Huffington Post, Nutter explicó:

Dado que los huargos son una especie de creaciones generadas por computadora, sentimos que es mejor mantenerlo lo más simple posible. Y creo que se desempeñó mucho más poderosamente de esa manera.

Probablemente se hayan dado cuenta que los lobos huargos de Game of Thrones no son realmente tan grandes. Filman a los cachorros y luego se amplían con efectos digitales para brindarles su impresionante tamaño. Habría sido una apuesta muy grande en términos de producción y recompensa emocional hacer todo el trabajo para una breve interacción física entre Jon y Ghost.

(HBO)

Pero, le hubiera dado coherencia al personaje de Jon el haberse inclinado y haber demostrado algo de afecto por su leal compañero, que hasta perdió la oreja en el campo de batalla. Pero apostaron por una despedida fría y, tal vez, más económica en términos de inversión. “Manteniendo a Ghost a un lado, pensé que funcionó mejor”, dijo Nutter.

No sé si estamos de acuerdo. Esa relación merecía un mejor final que una despedida semejante.