Dragon Ball: Cosplayer saca el lado más femenino de Vegeta con un increíble cosplay

Princesa Saiyajin
Fuente: Toei Animation

El príncipe Vegeta es el hijo mayor del Rey Vegeta III. Así como el príncipe más joven de la familia real Saiyan y uno de los pocos supervivientes después del genocidio del planeta Vegeta del Universo 7 por Saiyan, que fue destruido por Freezer.

Es el eterno rival de Kakaroto, el hermano mayor de Tarble, el esposo de Bulma, el padre de Trunks y Bra, y los ancestros de Vegeta Jr. A pesar de que Vegeta juega un papel antagónico al comienzo de Dragon Ball Z, decide rebelarse contra el Imperio de Freezer y se convierte en un aliado clave para los Guerreros Z.

Esto último se ha desarrollado tanto que con el tiempo elegiría quedarse y vivir en la Tierra para luchar con ellos contra las amenazas que se avecinan. Junto con Piccolo, es uno de los antiguos enemigos de Son Goku, que ha pasado de ser un villano a un antihéroe y, finalmente, a un héroe en el transcurso de la historia, y se ha convertido en el personaje favorito de muchos y incluyendo de las chicas que le rinden tributo con excelentes cosplays como el de @moneecastro.

Foto: @moneecastro.

Como podemos ver, de manera sencilla pero muy creativa, Monica modifica el traje de saiyajin con armadura, dándole un toque bastante femenino con un vestido corto y un corset pequeño que simula parte del complemento.

Agrega unos botines medianos, que al igual del resto de la vestimenta, también modificó para que todo estuviera acorde para dar un buena representación del príncipe saiyajin. Un elemento extra que pone en su retrato son la enigmáticas Esferas del Dragón.

Este retrato fue capturado en el exterior, donde la naturaleza potencializa este gran traje, además de la mirada firme y ruda con la que posa la cosplayer, dejándonos convencidos que no es tan descabellada la idea de una princesa saiyajin.

¿Qué opinas de este creativo cosplay?

***

Acompáñanos a ver esta triste historia y descubre por qué creemos que Naruto, el Naruto que todos amamos, sí, ese mismo, arruinó el shonen para siempre.