Este mosquito que transporta el dengue aprendió a poner huevos que soportan el frío

El Mosquito Tigre Asiático ha conseguido poner huevecillos que sobreviven a terribles temperaturas gélidas.
(Foto: James Gathany)

El Apocalipsis vendrá a través de los mosquitos. Un nuevo estudio publicado recientemente en el Journal of Applied Ecology, muestra que los mosquitos Aedes albopictus (Mosquito Tigre Asiático) están poniendo huevos con forma de cápsula del tiempo para sobrevivir en condiciones que son más frías que en su lugar de origen.

También te recomendamos: Este terrorífico parásito transforma en zombies a los caracoles

Esta especie de mosquito llegó a Estados Unidos en la década de los 80 y se propagó por varias partes del continente americano, incluyendo México. La peculiaridad de los mosquitos que habitan en el norte es que se han adaptado a los inviernos más fríos, en comparación con sus contrapartes del sur.

Esta evidencia de una rápida adaptación local podría tener implicaciones para los esfuerzos por controlar la propagación de esta especie invasora que es capaz de transportar numerosos patógenos que son relevantes para los humanos, incluidos los virus Zika, chikungunya y dengue.

De acuerdo con Kim Medley, directora del Centro de Intestigación Tyson y autora principal del estudio, señala que:

“Todo esto ocurrió en un periodo de 30 años. Este vector de enfermedad ha evolucionado rápidamente para adaptarse a los Estados Unidos. El hecho de que esto haya ocurrido en un límite de rango puede sugerir que existe la posibilidad de que la especie continúe arrastrándose más hacia el norte”.

Los mosquitos responden a los días de acortamiento que señalan el inicio del invierno poniendo huevos de diapausa, literalmente, huevos de desarrollo retrasado. Estos huevos especiales contienen un embrión fertilizado que se encuentra en un estado de casi hibernación y tiene un metabolismo muy lento. El resultado es casi como una cápsula del tiempo para el mosquito.

La capacidad de producir huevos que pueden esperar para eclosionar no es algo nuevo. Esta técnica ayuda a los mosquitos a sobrevivir el frío del invierno, pero también funciona en condiciones secas. Todos los mosquitos ponen sus huevos en o cerca del agua estancada, y las larvas necesitan eclosionar en agua estancada. Pero pueden sobrevivir secándose en medio de este proceso.

Aún así, los huevos de diapausa son diferentes de los huevos normales. Investigaciones anteriores habían demostrado que los mosquitos del norte ponen más huevos de diapausa que sus primos del sur. Lo que los investigadores no sabían era cómo estos huevos realmente funcionan en las condiciones en las que están preparados para funcionar.

Propagación de los huevos de Mosquito Tigre Asiático durante el experimento. (Imagen: Kim Medley)

Para este nuevo experimento de campo, Medley y su equipo, eclosionaron y criaron estos mosquitos y sus generaciones posteriores en lotes en el laboratorio, posteriormente expusieron a los mosquitos a períiodos de luz más cortos para indicar el comienzo del invierno, entonces recogieron los huevos de diapausa que producían los mosquitos, luego enviaron lotes de huevos para soportar inviernos reales en cuatro lugares diferentes fuera del rango establecido actual de los mosquitos. El inivierno pasó y los investigadores llevaron los huevos nuevamente al laboratorio y los eclosionaron.

Según Medley:

“Contamos todos los huevos para ver cuántos sobrevivieron al invierno en todos estos lugares y lo que aprendimos fue que los huevos de diapausa de los mosquitos del norte sobrevivieron a los inviernos del norte significativamente mejor que los huevos de los mosquitos del sur”.
Más allá de las preocupaciones que esto pueda generarnos, la investigación es importante porque permitirá a otros científicos estudiar las formas de adaptación de especies animales que llegan a nuevos territorios.