Japón aprueba la creación de embriones animales con células humanas

La investigación podría crear órganos para trasplante en el futuro, pero hay muchos obstáculos éticos en su camino.
Células humanas insertadas en un embrión de rata (Crédito: Science Pictures ltd / SPL)

El gobierno de Japón otorgó su apoyo al equipo científico de Hiromitsu Nakauchi, que buscará crear embriones de animales que contienen células humanas y trasplantarlos a animales sustitutos, luego de que a principios de año le negaran el permiso para realizar sus experimentos.

El doctor Nakauchi, quien dirige laboratorios en las universidades de Tokio y Stanford, California, planea cultivar células humanas en embriones de ratón y rata para luego trasplantar esos embriones en animales sustitutos. El plan es que en un futuro puedan producirse animales con órganos que puedan ser trasplantados a los humanos.

Hasta marzo de este año, Japón prohibía el crecimiento de embriones animales con células humanas más allá de los 14 días o el trasplante de dichos embriones en un útero sustituto, pero este mes el Ministerio de Educación y Ciencia de Japón emitió nuevas pautas a estos estudios y agota ser trasplantados en animales sustitutos y dejarlos seguir su crecimiento.
Nakauchi dice que planea proceder lentamente, y no intentará llevar a término ningún embrión híbrido por algún tiempo. Inicialmente, planea cultivar embriones de ratones híbridos hasta los 14.5 días, cuando los órganos del animal se forman en su mayoría y está casi a término. Hará los mismos experimentos en ratas, haciendo crecer los híbridos a corto plazo, unos 15.5 días. Más tarde, Nakauchi planea solicitar la aprobación del gobierno para cultivar embriones híbridos en cerdos por hasta 70 días.

“Es bueno proceder paso a paso con precaución, lo que permitirá dialogar con el público, lo cual se siente ansioso y tiene preocupaciones”, dice el investigador de ciencia y política Tetsuya Ishii de la Universidad de Hokkaido en Sapporo, Japón.

Japón no es el primer país en cultivar embriones híbridos humano-animal, Estados Unidos ya ha hecho estudios similares aunque nunca lo han llevado hasta el final de la gestación.