Encontraron un colosal gusano que es impresionante y asqueroso al mismo tiempo

Foto: Marvin Altamia

Desde su descubrimiento en el siglo XVIII los biólogos solo conocían los caparazones vacíos que estos gusanos dejaban como vestigio de su existencia.

Como si se tratara de un manual de zoología fantástica llega hasta nosotros el Kuphus polythalamia, un enorme y raro molusco del que sólo se conocía su caparazón desde el siglo XVIII pero del que se ignoraba qué contenía, hasta el día de hoy.

La verdad es una de las cosas más horrorosas que nos ha dado la naturaleza. Perteneciente a la familia de los teredos –moluscos bivalvos, marinos y devoradores de madera-, el Kuphus polythalamia mide cerca de un metro de longitud, es de color negro y es la excepción de la regla, ya que no ama comer madera, sino alimentarse de sulfuro de hidrógeno, un gas tóxico.

Encontraron un colosal gusano que es impresionante y asqueroso al mismo tiempo
Foto: Marvin Altamia

Como ya mencionamos el molusco se encuentra cubierto por un caparazón y tiene la boca orientada siempre hacia abajo. El caparazón sólo lo abre para comer y crecer, por eso su única parte visible es el sifón que sobresale un poco del fondo del caparazón.

Parecida a la fotosíntesis, la forma de alimentación de este gusano es fascinante, pues gracias a una bacteria con la que ha aprendido a vivir en armoniosa simbiosis y la cual produce el sulfuro de hidrógeno, el Kuphus polythalamia logra su supervivencia donde otras especies sucumben al gas venenoso. Por tanto, no habita en cerca de barcos o muelles en el mar, sino que gusta de anidarse en las zonas lodosas de las lagunas poco profundas de Filipinas.

Encontraron un colosal gusano que es impresionante y asqueroso al mismo tiempo
Foto: Marvin Altamia

El hallazgo lo lograron un grupo de científicos internacionales quienes, luego de ver un documental sobre la naturaleza filipina en donde se veían en segundo plano los caparazones de los moluscos, se trasladaron hasta Filipinas para hacerse de varios especímenes con vida. Sin duda, es significativo porque los biólogos nunca habían visto esta especie fuera de su coraza y no sabían bien a bien qué tipos de ecosistemas habitaba este animal. Así que ahora puedes pensarlo dos veces antes de meterte a nadar a una laguna en Filipinas.

fuente Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America

temas