Wonder Woman es la mujer heroína que DC necesitaba. Y de la mano de una directora inesperada, el regreso de la Mujer Maravilla es espectacular.

En el 2013 se anunció que Gal Gadot interpretaría a Wonder Woman en la película de Zack Snyder, Batman vs Superman: Dawn of Justice. La reacción ante esta noticia en general fue negativa: la gente no la conocía y quienes sí la ubicaban sabían que venía de las películas de The Fast and the Furious, lo cual no generaba ninguna confianza. Sin embargo, a todos los que pensábamos así, la actriz israelí nos dejó con la boca cerrada después de verla por primera vez aparecer en pantalla grande.

Uno de los mejores aciertos –o el mejor– de Batman vs Superman fue ella: verla por primera vez con el traje de la Mujer Maravilla acompañada de la música Hans Zimmer llegando para salvar la Tierra es uno de esos momentos cinéfilos que te hacen sentir algo único y memorable. Zack Snyder tuvo la visión de verla como nadie más la vio, y nos presentó un personaje nuevo en el universo cinematográfico de DC de tal manera que la gente, después de las malas apuestas de Warner, sólo esperaba ver su película.

Wonder Woman llegó para quedarse. La primera película de Patty Jenkins (Monster) del Universo Extendido de DC en la que descubrimos el origen de la princesa Diana; la princesa de las Amazonas, mujeres bendecidas por los dioses, entrenadas para ser invencibles y proteger la paz; es genuinamente buena. Y eso es una más que grata sorpresa.

El nacimiento de una mujer guerrera

La historia comienza con los primeros años de la Mujer Maravilla, entonces Diana, en la ciudad de Temiscira, los cuales pasan con gran agilidad narrativa. En los primeros minutos conocemos su personalidad, sus ideales y sus habilidades físicas: Diana ha sido criada en una isla paradisíaca protegida del mundo exterior y escondida para que Ares (el dios de la guerra) nunca la encuentre.

Un día Steve Trevor (Chris Pine), un espía americano, tiene un accidente aéreo y cae en la isla de las Amazonas. Diana lo salva, pero los alemanes que lo perseguían encuentran la isla y vemos por primera vez, en batalla, a las gloriosas amazonas. Cosa aparte esa escena de disputa entre mujeres guerreras y alemanes que es, tal vez, la más épica de toda la película.

Trevor, al estar incorporado en Temisciria y ser una especie de libre “rehén”, le platica a Diana el conflicto existente en el mundo “exterior” (“la guerra para acabar todas las guerras”, la Primera Guerra Mundial). Diana decide salir de la isla convencida de que puede detener la terrible amenaza. Pero conforme conoce nuestro mundo, ella va descubriendo la maldad que contiene. En el camino, también, Diana encontrará sus poderes y un nuevo destino.

Todos embusteros, ningún guerrero, los hombres aquí son figura de sensibilidad frente a la presencia física de Wonder Woman.

Wonder Woman es una película de guerra pero no sólo entre tanques y personas, sino, en el plano interno, entre las convicciones de Diana. En este sentido, se trata, fundamentalmente, de una historia de origen. La directora Jenkins voltea a través del tiempo para entregar una historia de origen que funciona maravillosamente por su cuenta, al tiempo que refuerza la emoción por el futuro de la franquicia.

El origen de la Mujer Maravilla en los cómics se ha ido transformando con el paso del tiempo, sin embargo la película intenta apegarse a la historia de Hipólita, la mujer en la isla de las Amazonas que esculpió a una muñeca de barro para pedirle a los dioses que le diera vida. Cuando Zeus acepta, nace Diana.

Feminismo y libertad: el verdadero origen de Wonder Woman

Wonder Woman fue creada por el escritor y psicólogo William Moulton Marston, que en 1941 recibió el encargo de desarrollar para DC un personaje de características bastante específicas. El inicio de la Segunda Guerra Mundial hizo que muchos vieran comparaciones entre Superman y el Uberman (Superhombre) basado en el trabajo de Nietzsche que los nazis habían adoptado.

Moulton aconsejó al editor de Action Comics la creación de una superheroína progresista para combatir a los detractores de la editorial y salvar a DC. Dato curioso porque, en esta ocasión, parece que la Mujer Maravilla vuelve a rescatar a DC, esta vez en un universo cinematográfico en el que ya habíamos dejado de creer.

Inspirado en los movimientos feministas y sufragistas de principios del siglo XX, Moulton quería rendir homenaje, al crear a esta heroína, al feminismo con el que creció. Uno de los principales modelos fue la figura de Margaret Sanger, enfermera pionera en el control de natalidad. Y es que Wonder Woman fue concebida como una heroína para representar la libertad de la mujer.

La química entre Steve Trevor (Chris Pine) y Wonder Woman (Gal Gadot) es uno de los pilares del éxito de esta cinta.

En la película, la Mujer Maravilla sigue representando la liberación de la mujer. Diana, al salir de la isla de las Amazonas llega al mundo de los hombres, donde la mujer aún no puede votar, se tiene que vestir con corset, faldas, es ama de casa o secretaría, no tiene lugar en la primera escena del mundo.

Diana, al llegar a este mundo, se pregunta, de manera “inocente”, por qué una mujer es prácticamente una esclava de los hombres sin encontrarse atada a cadenas o esposas. Ella viene de un mundo en donde no hay un sólo hombre y las mujeres son libres, fuertes e independientes, es normal que vea de manera tan extraña el papel de la mujer en nuestro mundo.

Una gran cinta de acción

Wonder Woman es una película de acción que se desarrolla en la guerra, en ella vamos a encontrar coreografías espectaculares (sobre todo en la parte de las batallas con amazonas). Así, el Patty Jenkins no sólo quiso complacer con una gran historia, sino que agregó batallas, persecuciones y explosiones espectaculares.

En la película, podemos ver los horrores que conlleva la guerra a través de la mirada inocente Diana, quien todo el tiempo se le hace incomprensible el porqué empiezan y continúan los conflictos humanos. Ve un mundo en el que siempre son afectados los que menos tienen que ver con la guerra. Un tema serio, sin duda, y más en estos momentos en donde no hay guerras mundiales y todo el mundo está en guerra.

Los villanos son muy pobres frente a la enorme presencia del grupo que rodea a la Mujer Maravilla.

Steve le enseña a Diana el mundo que no conoce, un mundo de sufrimiento y dolor. La química con estos dos personajes es increíble, no se siente forzada en ningún momento, las bromas que tienen entre ellos son muy adecuadas y para hacer más amena la película se incluye un equipo de extraños amigos: Ewen Bremner el escocés ebrio nacido de la ternura de Spud en Trainspoting, Saïd Taghmaoui como un hábil parlanchín, y Eugene Brave Rock como guía sabio del mundo.

Sin embargo, uno de los puntos débiles de este nuevo universo cinematográfico de DC son los villanos y es algo que en esta película no es diferente. No dejan de parecer malos muy malos, que caen en lo caricaturesco. Danny Huston retratando al general Erich Ludendorff y Elena Anaya como el llamado Dr. Veneno son bastante unilaterales. Grandes héroes se forjan con grandes villanos. Por desgracia, aquí, los héroes se hacen solos.

La Mujer Maravilla salva, de nuevo, a DC

La Mujer Maravilla es una idealista inocente que encuentra un mundo dominado por lo masculino y la guerra.

Para salvar a DC no sólo llega el personaje de Wonder Woman, también llega la directora Patty Jenkins: con ella, Warner Bros, se juega 150 millones de dólares en la primera película de superhéroes que dirige. La productora eligió a una cineasta cuyo único crédito anterior a la pantalla grande fue un filme independiente de 8 millones de dólares: Monster, un drama sobre un asesino en serie femenino que le dio a Charlize Theron un Oscar como mejor actriz.

Wonder Woman es la película más cara jamás filmada por una persona con dos cromosomas XX, lo que significa una gran presión no sólo para Warner Brothers sino también para la directora. La contratación de Jenkins, de 45 años, que se había acercado a dirigir una película de superhéroes antes (la secuela de Thor en 2013), pero que acabó retirándose, era obviamente una gran apuesta para Warner, un estudio que ha tenido problemas creativos con sus películas de franquicia de superhéroes desde la trilogía de Batman de Christopher Nolan.

Pero tomar el timón de la Mujer Maravilla también es un gran negocio para prácticamente todas las directoras en Hollywood con ambiciones de blockbuster. Y éste puede ser el principio de confianza para que accedan a los puestos grandes más mujeres talentosas de la industria.

Un futuro prometedor

Si Wonder Woman es un éxito, las puertas podrían abrirse para las mujeres en las grandes producciones (¡y ya era hora!). Sin embargo si, por otra parte, la Mujer Maravilla resulta ser otra Catwoman, el universo de superhéroes podría seguir siendo un club de niños por eones por venir.

La apuesta por Wonder Woman llega justo a tiempo, o al menos eso es lo que Warner Bros espera. Las tres adaptaciones de DC Comics (Man of Steel, Batman v Superman: Dawn of Justice y Suicide Squad) han hecho todo el dinero del mundo pero también han sido decepciones para los fans y críticos. El estudio, sin duda, tenía preocupaciones acerca de cómo manejar el destino de una marca millonaria de superhéroes con un director sin experiencia de cine de acción.

El gran signo de interrogación sobre Wonder Woman no es si una directora puede hacer una exitosa película de superhéroes, es si una superhéroe femenina puede subir esa fórmula de larga data y hacer algo que los hombres no han logrado: ampliar la base femenina del fandom. Es por eso que podemos decir, con confianza y placer, que todo parece indicar que Wonder Woman será un parteaguas para el cine de superhéroes y para toda una industria dominada por la única y eterna perspectiva masculina.

Lo bueno
  • Gal Gadot es la mejor actriz para interpretar a Wonder Woman: tiene la presencia, la fortaleza y la gracia necesario para hacerlo.
  • Chris Pine interpreta hace un muy buen papel de Steve.
  • La dirección de Patty Jenkins es precisa y exacta, sabe presentar de manera espectacular el origen de Wonder Woman.
  • Las Amazonas: los primeros 20 minutos de la película son increíbles, la batalla en la isla, los entrenamientos y conocer su historia.
  • El sentido del humor es bueno y atinado a diferencia de las últimas dos entregas de DC.
  • La visión femenina sin caer en prejuicios volteados como “la mujer es superior al hombre”.
  • La música: esa tonada de guitarras estridentes que se nos quedará marcado cada que pensemos en Wonder Woman.
Lo malo
  • El argumento final, que cae un poco en lo cursi.
  • La pelea final: DC se empeña en hacer peleas sobrenaturales una y otra vez… y cada vez son menos creíbles.
  • Que no hay escena post-créditos.
  • Los villanos creo que carecen de fortaleza.
Veredicto

La mujer maravilla cumple 75 años. Desde su nacimiento, se ha desarrollado de manera muy distinta en las viñetas como en series de televisión y dibujos animados. La película de Jenkins nos muestra una forma absolutamente nueva de revivir al personaje guardando siempre sus principios. Es por eso que podemos alabar el éxito de una película que da nueva vida a un personaje imponente que no ha dejado de ser controversial, en siete décadas, dentro de un mundo y una industria dominada por los hombres. Diana Prince está de regreso y su personaje nunca se había sentido tan pertinente y tan fresco.


Título: Wonder Woman

Duración: 141 min.

Director: Patty Jenkins.

Elenco: Gal Gadot, Chris Pine,Robin Wright, David Thewlis, Danny Huston, Connie Nielsen, Elena Anaya.

País: Estados Unidos.

Ver más
Otras reseñas