Rocketman es la película que todo amante de las biopics y la música necesita ver.

Sólo hay una forma de hacer una película sobre Elton John: un musical a lo grande, lleno de parafernalia y mucha, mucha imaginación. Precisamente eso es lo que han conseguido Dexter Fletcher y Taron Egerton con Rocketman. Llevar las biopics de rockeros famosos a otro nivel.

La película (hay que decirlo de una vez) es mejor que Bohemian Rapsody, a diferencia de Brian May y Roger Taylor que buscaron de alguna forma enaltecer (más) la figura de Freddie Mercury librándolo de todo mal, Elton John –quien presentó la película fuera de concurso en Cannes– no es nada indulgente en muchos sentidos de su propia vida. Tampoco podríamos decir que se trata de un examen minucioso de las motivaciones del cantante, porque, lejos de hacerse responsable, la película nos deja la sensación de que la vida llevo a Elton John a caer en un terrible remolino de neurosis, psicosis y adicciones.

Pero Rocketman brilla por muchas otras cosas.

(Paramount Pictures)

Un musical de fantasía

Si la historia funciona bastante bien es porque está escrita por el magnífico Lee Hall, quien fuera el creador de otra cinta que presenta el mismo tenor, Billy Eliot, ambas películas nos muestran a un muchacho freak que no pertenece a este mundo. Un fuera de serie, un raro que no encaja en ningún lugar, mucho menos en su familia, pero que, está destinado a ser un champion.

A diferencia de Bohemian Rapsody (y perdón por insistir en la comparación) Rocketman se desapega por momentos del realismo para ilustrar de manera bella y metafórica algunos momentos de la vida de Elton John pero, sobre todo de algunas emociones, como cuando consigue el clamor del público y vemos, entonces, que se eleva.

La cinta inicia con Taron Egerton vestido como un demonio naranja y caminando por un pasillo como si se dirigiera al escenario, así como empiezan un montón de series y películas sobre músicos ahora, sólo que, a diferencia del común denominador, Elton “Egerton” John se dirige una sala donde se encuentra un grupo de rehabilitación. Así es como comenzamos a enterarnos de la complicada infancia de Elton John, su madre como un cocodrilo con las fauces siempre abiertas dispuesta a utilizarlo en todo momento, un padre desalmado que no muestra nada de afecto por su hijo y una abuela que hace las veces de ángel guardián.

(Paramount)

Son finales de los 80, todo es una locura y el mundo del espectáculo es un atrabancado rincón de libertad, excesos y extravagancias. Elton John es un outsider que encuentra su sitio, pero como se muestra desde el inicio de la cinta, se dará cuenta de que tampoco pertenece a ese lugar. La inteligencia de Fletcher nos permite adentrarnos en el mundo emocional de Elton John a través de sus canciones. Es decir, cada canción que interpreta Egerton con maestría hace alusión a algún momento de la vida del famoso compositor y cantante.

Me preguntaba dónde había visto este recurso antes y caí en la cuenta de que la película de Gloria (que busca retratar el ascenso de Gloria Trevi) utiliza el mismo recurso, el cual a su vez es tomado de una entrevista que Sabina Berman le hace a la actriz y donde ella confiesa, no sin un dejo de dolor, que todas las canciones que cantaba hablaban de lo que le estaba pasando, pero nosotros no pusimos atención. Así también en Rocketman, las canciones son puente de fantasía y al mismo tiempo un anclaje a la realidad tumultuosa y llena de estrépito de Elton John.

(Paramount Pictures)

Sexo gay y mensaje moral

La película empezó a causar revuelo antes de su presentación en Cannes porque se hablaba de una escena gay explícita entre Egerton y Richard Madden (Game of Thrones), pero lo cierto es que no es nada escandaloso. Al contrario, la escena es bella, cuidada y sutil. Así que por ahí no va la cosa. A diferencia de Freedie Mercury, Elton John pudo gozar de su homosexualidad con menos prejucios, o al menos eso es lo que podemos entender en la cinta.

Por otra parte, hay algo que sí resulta cansado en Rocketman y que comparte con Bohemian Rapsody: el manager malvado y explotador y el mensaje moralino sobre las drogas. Aquí es donde la película pierde. Porque pareciera que Elton John no es un adulto, con capacidad de decisión. Si bien, existen personalidades aprehensivas y dependientes (y ojo no estoy diciendo que no pasara así en la vida real) la película es demasiado indulgente con Elton John dejándose manipular por John Reid. Como si la culpa de lo malo la tuviera siempre el manager aprovechado.

En cuanto a las drogas, sí, ya sabemos que destruyen y terminar por arruinarte si no te das cuenta a tiempo de que la estás cagando, pero existen otras estrellas de rock que han sido adictas y que no llegan a tocar la oscuridad, me parece que aquí tiene que ver con la personalidad de quien las consume. Elton John era un agujero negro y oscuro desde su infancia, pero su egomanía no ayudó mucho a que no se convirtiera en un adicto. Aquí, el problema es que en la cinta pareciera que también todo es culpa de las drogas y no de quien las consume.

Creo que hubiera preferido una exposición también de lo bien que uno la puede pasar con el consumo de sustancias ilícitas. Mostrar las dos caras de la misma moneda. A eso me refiero.

La película peca también de cierta cursilería que desemboca en el retrato de las personas con las que Elton John parece estar resentido. Por lo tanto algunos diálogos rozan lo telenovelesco en lugar de lo dramático. Afortunadamente, no llega a las estupideces rapaces de Bohemian Rapsody como cuando Freddie les confiesa a sus amigos que tiene VIH y dice algo de cantar hasta las estrellas o parecido, una reverenda línea desperdiciada, cursi, ridícula y sin sentido.

Hacia el final de la cinta, el corazón de Elton John queda abierto y se encuentra en franco proceso de reconstrucción, para volver con todo en los noventa, libre de adicciones y feliz de haber conocido el amor.

(Paramount Pictures)

Lo bueno
  • La actuación de Taron Egerton.
  • Que Taron Egerton canta.
  • La actuación de Jamie Bell.
  • La actuación de Bryce Dallas Howard.
  • Por supuesto que las canciones.
  • Estamos hablando de Elton John.
  • La imaginación para contar la historia.
  • Que no es como Bohemian Rapsody.
Lo malo
  • Que se parece a Bohemian Rapsody en su tono moralizante.
  • Que a la mitad afloja un poco la historia.
  • Algunos diálogos cursis.
  • Que la gente no la verá tanto como Bohemian Rapsody.

Veredicto

(Paramount)

Rocketman es una película imaginativa y llena de buenos recursos narrativos y, aunque a veces cojea, me atrevo a pensar que se trata de una biopic musical como no veremos en mucho tiempo. Vale mucho la pena prestar atención a todas las actuaciones. Pero sobre todas las cosas, la belleza de Rocketman radica en que se trata de una verdadera historia de amistad donde, a pesar de cualquier cosa, lo más importante es siempre tender una mando al otro y no olvidar que una parte de él somos nosotros.

Título: Rocketman.

Duración: 121.

Director: Dexter Fletcher.

Elenco: Taron Egerton, Jamie Bell, Richard Madden, Bryce Dallas Howard, Steven Mackintosh, Gemma Jones, Tom Bennett, Kit Connor, Viktorija Faith, Charlotte Sharland, Layton Williams, Bern Collaco, Ziad Abaza, Jamie Bacon, Kamil Lemieszewski, Israel Ruiz, Graham Fletcher-Cook

País: Reino Unido.

Ver más
Otras reseñas