Reseña: LG K61 – El gama media que podría conquistarte

| 9 de septiembre de 2020
El LG K61 es un digno contendiente en el mercado de los gama media, tanto por su buen balance de hardware y software, como por la calidad de su pantalla.

Probamos el LG K61, una apuesta más de la marca surcoreana para entrarle a la gama media, ese sector tan competido y codiciado por casi todas las marcas del mercado. De entrada, este teléfono luce bien, trae buen tamaño, bonito diseño y peso de 191 gramos con 4 milímetros de grosor.

Al frente tiene un agujero en pantalla, que esconde una cámara de 16 MP capaz de grabar a Full HD y 30 cuadros por segundo. Siempre agradeceré la existencia de un agujero como este para la cámara frontal, en lugar del horrible notch que solían tener los teléfonos hace un año y medio o más.

La pantalla es IPS LCD a 6.53 pulgadas con resolución de 1080 x 2340.

Este tipo de display es más que suficiente visualizar contenido o jugar videojuegos sin problema alguno. Casi todo: videos, películas, etcétera, se ve muy bien aquí y las bocinas, cumplen su objetivo en cuanto a ecualización y volumen.

Del lado izquierdo, debajo de los controles de volumen y encendido de pantalla, vemos un botón dedicado para echar a andar el Asistente de Google, algo a lo que LG y otros fabricantes ya nos tienen muy acostumbrados.

Por detrás vemos un diseño ya común en la gama media, con un tamaño decente y un grosor más que óptimo para el uso diario; un sensor de huellas que en nuestro uso exhaustivo trabajó muy bien, y el módulo de cámaras en formato horizontal.

La batería de este terminal es de 4000 mAh, mientras que la RAM que maneja es de 4 GB. En el departamento de almacenamiento interno, el LG K61 presume de 128 GB, expandibles mediante tarjeta microSD.

En temas de autonomía cuatro mil miliamperios es lo menos que uno esperaría. Tal vez hace dos años este número sí que impresionaba, pero hoy en día, “cuatro mil” parece ser el número mágico.

En el uso normal, una batería como esta dura un día y medio, rascándole a las 48 horas por carga.

Del lado de la conectividad, este dispositivo cuenta con: Bluetooth 5.0, NFC, acceso a redes 4G e internet inalámbrico.

Ahora, este es un módulo ambicioso por parte de LG, ya que incluye los siguientes sensores:

  • Wide de 48 MP
  • Ultrawide de 8 MP
  • Macro de 2 MP
  • Profundidad de 5 MP

El macro de 2 MP ya es más que un estándar en esta gama de precios, pero juntos, los sensores son capaces de producir video en FullHD a 30 cuadros por segundo, así como fotos en una variedad de presentaciones que el usuario más creativo sabrá aprovechar muy bien.

La verdad es que soy un tronco tomando fotos, pero sé reconocer cuando una cámara hace bien su trabajo; sin embargo, estoy seguro que cualquiera que use este teléfono, estará de acuerdo conmigo con que el LG K61 es más que capaz de sacar buenos videos y excelentes fotos, siempre y cuando la situación lumínica lo permita.

Este dispositivo trabaja con Android 9.0 con una máscara de software discreta que realmente no estorba la experiencia, además de venir con el cada vez más común puerto USB del tipo C y con el puerto de 3.5 milímetros de audífonos alámbricos que se niega a aceptar la extinción.

La verdad es que en el tema de Android, me habría gustado que fuera el 10, ya que en estos días es lo más común, pero esta vez LG optó por irse directo por un software más que probado en el campo de batalla.

El LG K61 trae un procesador Mediatek MT6765 Helio P35 (12nm) de ocho buenos núcleos, lo que le permite cumplir con todas las tareas normales que un smartphone debería cumplir en 2020: multitarea, videojuegos, redes sociales, video, edición básica de fotos, etc.

Lo bueno
  • Diseño robusto y resistente
  • Cámara frontal con interesante tecnología que permite buenas fotos
  • Vida de batería más que suficiente
  • Pantalla más que capaz de desplegar imágenes dignas de ver
  • Software discreto trabajando sobre Android, que no estorba para nada
Lo malo
  • Llega con Android 9.0 en tiempos en los que la versión 10 es la más común
Veredicto

El LG K61 es un teléfono que compite con dignidad dentro del sector de la gama media, pero que tampoco destaca de entre el resto de opciones que hay en el mercado.

Lo más destacable es su capacidad para realizar multitarea sin pasmarse, su cámara frontal y su pantalla.

Nos habría gustado que el teléfono llegara desde fábrica con Android 10, pero por algo en LG optaron por irse por un software mucho más probado.

Las cámaras traseras funcionan muy bien, aunque de noche o en situaciones lumínicas complejas, me quedó a deber un poco.

Dependiendo tu presupuesto, yo te recomendaría este teléfono, solo si estás convencido de que cuenta con lo que necesitas para satisfacer tus necesidades de entrenimiento, comunicación y productividad.

 

 

Más reseñas