Reseña – Scream (Grita), Ghostface celebra 25 años de terror y trivias sobre cine

| 13 de enero de 2022
Scream sigue triunfando cuando imita lo mejor de Halloween.

Scream regresó a los cines con la que parece ser la nueva fórmula del éxito en Hollywood: una recuela. No te preocupes si no conoces el término, pues la propia Scream se toma unos 5 minutos para decirte de qué va esta idea, así como las películas que ya la han utilizado. A grandes rasgos es lo que ya hizo Cobra Kai o Halloween: hacer prácticamente un remake de la película original, pero en el mismo universo que dicha película, con protagonistas que están conectados directamente a los personajes originales. No es un reboot, pero sí una secuela que parece comenzar desde cero… definitivamente es más divertido verla que entender la idea.

Scream de 2022 es justo eso: un enorme homenaje a la película original, una burla a todo lo que le ha pasado a los slashers con secuelas infinitas y una nueva generación de víctimas para el Ghostface. Hay buen gore, un guion que ayuda a mantener la búsqueda del asesino en la audiencia y todos los clichés del cine de horror de los ochenta y noventa. Si eres un nostálgico la vas a pasar increíble, y si eres un purista del género encontrarás buenas ideas y una ejecución bastante digna. Extrañamente el horror no es su fuerte, pero lo compensa con la sangre y el misterio. Si quieres saber más sobre el regreso de Scream, sin spoilers obviamente, te invito a seguir leyendo.

Paramount Pictures

Han pasado 25 años desde los asesinatos del primer Ghostface en Woodsboro y un nuevo desquiciado amenaza con revivir aquella terrible historia. Tara (Jenna Ortega), una joven estudiante de preparatoria, es la primera en ser atacada, y aunque logró salir con vida, el horror apenas está comenzando. Su atacante sigue la misma táctica que el primer asesino: túnica negra, llamadas con trivias de cine de horror, cuchillos para apuñalar a la víctima y la máscara de Ghostface. Por si lo anterior fuera poco, conforme avanza la historia los protagonistas descubren que el ataque comparte extrañas similitudes con los asesinatos de 1996, desde el grupo de amigos que rodean a la chica, hasta la conexión de los amigos con algunas de las antiguas víctimas.

Samantha Carpenter (Melissa Barrera), hermana de Tara, se ve obligada a regresar a Woodsboro para ayudar a descubrir la verdad detrás del asesino. Sin embargo, existe una razón de peso por la que había dejado su pueblo natal, un misterio que tiene que ver directamente, como lo marcan las reglas de las películas de terror y las recuelas, con los asesinatos originales del Ghostface. A partir de este punto, Scream retoma la clásica búsqueda del asesino, comienzan a salir pistas falsas y los personajes juegan, mejor que nunca, con la cuarta pared para confundir a la audiencia. Todo mientras el asesino va sumando nuevas víctimas al legado del Ghostface y la saga cobra una relevancia como la que no tenía desde hace varios años.

Como mencioné más arriba, Scream no brilla por la forma en que el misterio y el horror nos hacen saltar del asiento, pero sí por una narrativa divertida, llena de referencias a la saga, el cine de terror y la presentación de sus personajes. Scream se burla de las reglas que establece el género, juega con ellas y les da pequeños giros para hacerlas más entretenidas y mantener la sorpresa durante gran parte de la película. Puede que algunos se anticipen a la revelación del asesino, pero una vez que la historia se encarga de revelar el misterio… hay una satisfacción genuina. Toda la película busca complacer al espectador, antes de intentar reinventarse o jugar con ideas que no van con la saga.

Paramount Pictures

Teniendo en cuenta lo anterior, el regreso de los personajes clásicos como Sidney Prescott (Neve Campbell), Gale Weathers (Courteney Cox) y ‘Dewey’ Riley (David Arquette) más allá de ser un truco publicitario, funcionan para desarrollar algunas de las ideas meta con las que carga la película, pasar la antorcha a sus similares en el cast nuevo y cerrar su historia dentro de la serie. Además, forman parte de los momentos clave de la trama, sin caer en chistes absurdos o burlarse directamente de su pasado; los tres protagonistas originales se mantienen dentro de los parámetros de su universo, y cuando juegan con las nuevas reglas la situación funciona a través de diálogos cortos, pero bien ejecutados.

Justamente es todo ese jugueteo con la realidad lo que impulsa por completo esta entrega, al punto en que consigue su propia personalidad. Sin entrar en spoilers, todo el tema de la película dentro de la película, las reglas sobre las películas de horror y el regreso de la saga a través de una recuela, funcionan como parte de la narrativa, pero sobre todo como una suerte de conversación entre los nuevos protagonistas y la audiencia; tanto para los nostálgicos empedernidos, como para la Generación Z. Y si bien todo comienza como un chiste, conforme avanza la cinta se entiende mejor la implementación de toda esta conversación, así como la participación del fandom y el momento que vive la industria del cine para el desarrollo conceptual de esta historia.

Paramount Pictures

Más allá de burlarse de sí misma, Scream aprovecha para burlarse de todo lo que rodea el tema de la nostalgia y la forma en que las secuelas de una cinta clásica son recibidas por los fans. Más o menos es la misma idea que parece intentar Matrix Resurrections, pero a diferencia de Lana Wachowski, Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, directores de la película, no lanzan una crítica profunda, solo se burlan de la persona que podría (o no) estar sentado en la sala de cine o detrás de un enorme post en Reddit. Y lo mejor de todo es que rematan esa burla dentro de la película, lo que cierra un circulo perfecto entre el mito de Ghostface, el fan del mundo real y los eventos de esta entrega.

Lo bueno
  • Buena combinación entre el cast nuevo y el clásico
  • Las referencias a la saga y el género del horror
  • La propuesta meta
  • Tiene una gran definición de la “recuela”
Lo malo
  • No da miedo…
  • Si no se miden la próxima podría ser una Scary Movie 
Veredicto

Scream triunfa replicando lo mejor que hizo Halloween en los últimos años: una recuela. Desde el regreso del cast original, hasta la forma en que la cinta nos lleva por la recreación de momentos clásicos, Scream está muy lejos de tener actuaciones convincentes y sus efectos especiales son limitados pero funcionales. Tampoco estamos ante una película pretenciosa, y desde los primeros minutos la cinta nos deja claro que su tono es totalmente clásico, con todos sus pros y sus contras. Una perfecta película de Halloween… en enero.

ANUNCIO

Más reseñas