Reseña: RTX 3060 – ¿La gama baja de NVIDIA es mejor que una consola?

| 18 de agosto de 2021
¿Para quién es la RTX 3060? Te ayudamos a responder esa duda.

La nueva generación de GPU de NVIDIA ha sido complicada para casi todos. No solo por el hecho de que no existe stock que satisfaga la demanda o que se libre de los mineros, sino también porque las opciones crecieron y ya no es tan fácil saber hacia dónde hacerse. Pero para encontrar el mejor camino, en esta ocasión tenemos en nuestras manos la RTX 3060, la gama de entrada para una nueva generación de tarjetas gráficas que pretende ser la opción más viable para casi todos los usuarios.

Test bench de esta reseña:

  • Motherboard: Asus Prime Plus B550
  • CPU: Ryzen 9 5950X
  • RAM: GSKILL Trident Z Neo 32 GB (8×4 GB) DDR4 (3600 GHz)
  • GPU: RTX 3060 EVGA 12 GB

Foto: Código Espagueti

Para este momento es complicado hablar de GPUs de nueva generación y en realidad que casi cualquier tarjeta de video, porque el mercado está tan roto que una RTX 3060 exactamente igual a esta, del mismo fabricante y de las mismas especificaciones, puede ir desde los 10 mil hasta los 24 mil pesos mexicanos, según encuentres de buenas o no al estafador vendedor.

Sin embargo, ahora mismo lo importante es cómo entra la RTX 3060 en el mercado de manera ideal. Es decir, respecto a su competencia, que se encuentra la misma situación, PS5 y Xbox Series X que serían el símil más directo (en potencia gráfica) de este componente.

RTX 3060 – Potencia bruta y sobrada

Una de las principales críticas que se le ha hecho a la RTX 3060 son sus 12 GB de VRAM, pues aunque se agradece siempre el crecimiento en prestaciones de un componente de nueva generación. Sin embargo, los 10 GB de la RTX 3080, la tarjeta gráfica insignia de esta nueva serie de NVIDIA, contradice la cantidad enorme de VRAM.

Por supuesto, esto se trata de una pequeña estrategia para impulsar al producto, que es la gama más baja por ahora en estas RTX 3000; pero fuera de eso, la potencia que tiene una RTX 3060 es suficiente como para poder jugar casi cualquier juego en casi cualquier configuración e incluso a casi cualquier resolución.

Foto: Código Espagueti

Asimismo, la VRAM de esta tarjeta no es lo más importante, sino la tecnología con la que está construida, que te dejará combinarla con DLSS o NVIDIA Reflex, que son verdaderamente la magia en esta nueva generación de gráficas que solo algunos han sido capaces de comprar para jugar.

¿Es necesario tanto? No, al menos no para jugar, pero si consideramos el avance de las tecnologías en videojuegos, así como la demanda de estos, es posible que el estándar de VRAM requerida sea cada vez más alta, pero ese horizonte no se antoja tan cercano todavía.

RTX 3060 – Rendimiento

El rendimiento de la RTX 3060 es algo de lo que sí hay que hablar porque… es extraño en ciertos sentidos. Por un lado, el gaming de altas resoluciones sí es posible dentro de esta tarjeta gráfica y los títulos más pesados o peor optimizados, como Call Of Duty: Warzone arriba de 60 FPS en 2K con todo en ultra, o Control a 2K con Ray Tracing y todo en ultra a 30 fps constantes. A 4k sufre bastante y ahí es donde no hace sentido que tengamos 12 GB de VRAM que no pueden ser aprovechados en rendimiento porque, sencillamente, no se ocupan de esa forma.

Foto: Código Espagueti

La mayoría de los juegos pesados requieren de un mejor tipo de optimización y potencia en cálculo y cómputo que sencillamente buffer de video, es por eso que la RTX 3060 también resulta una buena opción, porque a pesar de encontrarse en la gama más baja de esta generación, cuenta con toda la tecnología de los modelos superiores incluidas las novedades de la serie 3000 que cambian por completo el cómo entendemos el gaming de gama alta.

Ahora mismo, más que la gran potencia o las gran cantidad de núcleos dedicados, incluso la velocidad de reloj o el TDP, lo más importante es la tecnología y la optimización. Esa es la diferencia entre una experiencia de gran nivel o una olvidable e insufrible.

En el caso de la más pequeña de las RTX 3000, tenemos cierta potencia y la tecnología necesaria para sacarle el jugo en cada situación que se presente, ya sea para sacar altos frames en juegos competitivos, o para sacar fps estables en títulos de mayor experiencia visual y demanda.

Si bien es cierto que no podrá mucho con renderizados a 4K, la pregunta siempre es: ¿Quién realmente quiere jugar a 4K? ¿Qué setups necesitan una gráfica de gama baja? Para esto, generalmente siempre tendremos respuestas que se suman al presupuesto y es por eso que exigirle a esta gráfica rendimiento estable o alto a 4K es, en muchos sentidos, ocioso.

Para no hacerla tan cansada, puedes revisar todas las pruebas de rendimiento en esta playlist de YouTube

¿RTX 3000 o consola de nueva generación?

La serie 60 a lo largo de la historia de NVIDIA está dedicada para poder llenar setups de bajo presupuesto o de gamas bajas con un rendimiento gráfico estable y a la altura de las tecnologías actuales de procesamiento gráfico, ya sea a través de la arquitectura Kepler, Turing o Ampere, como en este caso.

La diferencia es que antes las consolas de nueva generación no se adecuaban ni al rendimiento ni al precio de un sistema computacional para videojuegos. Hoy la historia es otra, al menos en la parte del rendimiento, y más que nunca está en verdadera duda si es mejor una u otra.

Foto: Código Espagueti

Ahora mismo, tanto la Xbox Series X como la PS5 cuentan con SoC que integran un CPU con arquitectura Zen 2 de AMD, así como una gráfica custom que se equipara, en muchos sentidos, al output gráfico de una 2070 e incluso una 2080 en algunos casos, con arquitectura RDNA 2.

La diferencia esencial, es que en consolas los juegos están 100% optimizados, a detalle y de manera dinámica, para aprovechar tanto las partes donde hay que exigir la maquinaria, como aquellas donde es posible reducir variables para ahorrar energía y potencia de procesamiento.

¿En dónde queda la RTX 3060? Si bien cuando salió la venta se aseguraba que sería mejor que una RTX 2070, la verdad es que sufre en varios casos, sobre todo porque se exige casi siempre al 100% y de no tener un CPU adecuado, la baja de rendimiento será notoria.

Asimismo, dependiendo el fabricante y el modelo, es una GPU que se calienta bastante por el porcentaje de uso que tiene, lo que resultará en problemas de rendimiento para quienes no tengan un gabinete con la refrigeración suficiente para hacer circular el aire por su, de por sí, complicado diseño (en el caso del modelo EVGA que probamos en Código Espagueti).

¿Vale la pena actualizar y comprar una RTX 3060 en vez de una consola de nueva generación? La respuesta depende, evidentemente, del contexto en el que nos encontramos, repleto de falta de stock, revendedores y mineros dispuestos a utilizar hasta el último recursos para acaparar piezas de software e inflar el mercado de manera ridícula.

Con el estado actual del mercado, es mucho más sencillo conseguir una consola de nueva generación que una GPU. Considerando los precios de reventa, comprar esta simple GPU puede ser igual o incluso más caro que un Xbox Series X o una PS5.

Por otro lado, si estuviéramos en condiciones de mercado normales, esta GPU tendría un precio aproximado de 8 mil pesos mexicanos considerando impuestos y conversiones de mercado a mercado, lo que la haría una opción viable si lo que tienes es una gráfica de serie GTX 1000, pues la serie GTX 1600, así como la RTX 2000, cuentan con rendimiento, optimización y servicio constante que las hace símiles en rendimiento, aunque no iguales.

Lo bueno
  • DLSS
  • Precio (en el mundo ideal sin revendedores y mineros)
  • Juego a FHD y 2K
Lo malo
  • Desempeño térmico
  • No hay stock de nada
  • 12 GB de VRAM ¿Cómo por…?
  • Diseño en la mayoría de modelos
Veredicto

Foto: Código Espagueti

La RTX 3060 es una buena entrada para quienes quieran actualizar de gráficas de serie GTX 1000 y para quienes no conozcan el Ray Tracing. Esta es una GPU que antes que nada está pensada para usarse con DLSS por sus limitaciones. Sin embargo, aunque esto parezca una desventaja, en realidad es una bondad de esta tecnología que es realmente la verdadera revolución en gráficos para videojuegos.

Jugar a casi cualquier juego con esta GPU es posible y está dentro del rango de cualquier setup de gama baja o media, en donde los monitores FHD son norma, que es donde más brilla la RTX 3060. Sin duda, existe un gran campo de mejora dentro de la optimización de esta nueva serie de gráficas, pero eso con el tiempo se irá mostrando.

Por otro lado, si estás pensando en comprar una de estas, por favor, no lo hagas mediante revendedores. Inflar los precios de estos productos y comprarlos bajo estas condiciones solo hace más daño a la gente para quienes están diseñadas: los gamers.

ANUNCIO

Más reseñas