Pokémon Sword

Pese a los gráficos horrendo y el Pokédex incompleto, Pokémon Sword muestra cómo deberían ser los próximos juegos de la franquicia.


Con más de 20 años de historia, un legado que alcanza múltiples plataformas y generaciones, y con uno de los lanzamientos más polémicos de la franquicia, Pokémon Sword/Shield llegó al Switch a cerrar un año de éxitos para la consola híbrida de Nintendo.

¿Es tan malo como muchos fans señalan? ¿Se trata de una de las entregas más apresuradas y decepcionantes de la serie? ¿O es una joya que está recibiendo acusaciones no merecidas?

¿Dónde están mis p*nches Pokémones?

Con estas nuevas versiones ya suman 890 monstruos de bolsillo, pero Sword/Shield están limitados a 400: poco menos de la mitad de la lista del NationalDex. Game Freak, estudio desarrollador y uno de los propietarios de Pokémon, anunció desde el verano pasado que Sword y Shield serían los primeros juegos principales sin la NationalDex completa.

Charmander (junto con sus evoluciones) es, en principio, el único Pokémon inicial de generaciones anteriores que está presente en el juego. Sin importar que tengas a tus Pokémon capturados en el Pokémon Bank o a salvo en tus juegos de Nintendo DS y 3DS, no puedes añadirlos a tu colección en Sword y Shield si no están en la lista.

Al respecto, Game Freak argumentó que diseñar y animar a tantos personajes resultaría imposible si se quería mantener la calidad de los juegos. También aclaró que ni con actualizaciones o DLC se podría agregar a los Pokémon faltantes.

Habrá muchos que extrañen a su favorito (Bulbasaur, noooo). Pero, ya con el juego en nuestras manos, ¿realmente hacen falta los otros 490 monstruos? ¿afecta eso a la experiencia de los juegos? ¿Se sienten vacíos o incompletos?

No. 400 criaturas para capturar, luchar e intercambiar son suficientes. La extensión del mundo a explorar en el juego está habitada por Pokémon fantásticos, viejos y nuevos. Meter a los 890 Pokémon sería demasiado. Una vez que lo juegas te das cuenta de que no los extrañas tanto como creíste.

Más allá de las razones que dio Game Freak para no incluir el NationalDex entero, hay que entender dos cosas: uno, que esto iba a pasar tarde o temprano. Dos, que en Pokémon pesa más la calidad que la cantidad.

Áaaarboles de Nintendo 64

La otra controversia alrededor de estas versiones es la calidad de gráficos y animaciones. En Internet circulan varios videos que exponen la baja calidad de algunos aspectos, desde el árbol tipo Ocarina of Time hasta el reciclaje de animaciones en los movimientos de los Pokémon.

Sí, muchas texturas no corresponden con lo que se espera de un juego AAA en 2019. Hay animaciones, en batallas y fuera de ellas, que lucen muy flojas. Se siente incómodo cuando pones atención en los detalles: cosas que no están ahí, gestos en caras y extremidades que dan pena y piedras, agua y vegetación que parecen salidas de la generación del GameCube y el PS2.

Esos elementos contrastan con el diseño artístico de la región Galar, uno de los puntos más fuertes de Sword y Shield. Esta región, inspirada en Reino Unido, casi hace que perdonemos los árboles del Hyrule de 1998.

Hay un trabajo artístico que lo vuelve un mundo creíble y deseable. Hay pueblitos entre campos, ciudades industriales, cuevas salidas de cuentos infantiles fantásticos y, sobre todo, un hermoso castillo cuya única falla es no poder explorarlo por dentro a profundidad.

El juego tiene buen lejos, pero visto de cerca pierde el encanto.

Pokémon Sword
(Nintendo/Game Freak)

The Legend of Pokémon: Breath of the Wild

Sword y Shield tienen tres grandes apuestas para innovar el gameplay y definir el futuro de la serie. La primera es la Wild Area o Área Silvestre: un gigantesco espacio abierto donde rondan Pokémon salvajes, de múltiples niveles y tipos, de generaciones pasadas y recientes, a los que puedes enfrentar.

No toma mucho tiempo llegar a esta zona, pero sí mucho en salir de ella. Aunque estás ahí para atrapar Pokémon, es la zona la que te atrapa a ti.

Desde que Pokémon es Pokémon, la aventura está diseñada para darte cierto grado de seguridad. Ninguna mamá dejaría salir a su hijo de 10 años si supiera que a la vuelta de la esquina lo puede aplastar un Onix o devorar un Snorlax.

Estamos (mal)acostumbrados a retos de nuestro nivel. A obstáculos que no nos espanten. A rutas que aunque tengan desviaciones, son ligeras y no más complicadas que un laberinto en la caja de cereal.

Por eso la Wild Area es la propuesta más revolucionaria de Pokémon desde hace mucho tiempo. De hecho, es lo que Pokémon debería ser de ahora en adelante. Es así como lo recordamos cuando éramos niños y jugábamos en Game Boy, pero ahora sí va en serio.

La Wild Area es la razón principal por la que vale la pena jugar Sword y Shield durante horas. Incluso puedes dejar la campaña de lado y quedarte ahí porque es el corazón de estas versiones.

La comparación con Breath of the Wild es inevitable porque el referente es muy cercano. Nintendo miró hacia atrás con The Legend of Zelda y apostó toda la tecnología y conocimiento acumulado en sus manos para crear una aventura como pocas; Pokémon debería estar haciendo lo mismo.

Me gusta imaginar que la Wild Area de Galar es una prueba. Un prototipo de lo que será Pokémon a corto plazo. Es lo que debe ser… pero aún no termina de ser.

Pokémon Sword
(Nintendo/Game Freak)

Pokémon Sword

Attack on Titan

La otra propuesta de mecánica es la transformación Dynamax. Hacer gigantes a los Pokémon durante tres turnos para darles fuerza descomunal, nuevos ataques y, en algunos casos, nueva apariencia.

Quien ha seguido las últimas entregas de Pokémon no tarda en comparar esta mecánica con las Megaevoluciones y los Movimientos Z. En ambos casos eran promesas de innovación para las batallas, pero quedaron solo como accesorios.

¿Es el Dynamax el mismo Meowth pero revolcado? Tal vez, pero mejor.

Hay dos lugares principales donde los Pokémon pueden “dynamaximizarse”. En las batallas contra líderes de gimnasio (cuyo diseño está inspirado en la parafernalia del futbol) y en batallas contra Pokémon salvajes en la Wild Area.

La transformación Dynamax es una jugada poderosa que debes reservar para el momento adecuado, pues solo lo puedes hacer una vez por batalla. En las batallas de gimnasio tú y tu oponente tienen el Dynamax en las mismas condiciones. En la Wild Area, tú y otros tres entrenadores (jugadores en línea, locales o controlados por el CPU) hacen equipo para enfrentar a un Pokémon Dynamax, y tienen 10 turnos para derrotarlo. Solo uno puede hacer la transformación Dynamax, que dura tres turnos.

A nivel presentación, el Dynamax es espectacular. A nivel gameplay, te obliga a repensar estrategias. Eleva la dificultad contra algunos oponentes, algo que a Pokémon le hacía muchísima falta.

Es muy probable que las transformaciones Dynamax se queden en Sword y Shield. Son interesantes, divertidas y ajustan el ritmo de las batallas Pokémon, pero no las hacen evolucionar. Son exactamente eso: transformaciones temporales para la serie.

Pokémon Sword
(Nintendo/Game Freak)

Pokémon Sword

Campamento Pokémon

La tercera mecánica es el campamento Pokémon. Puedes instalar una casa de campaña para tomar un descanso con tus Pokémon. Ahí interactúan entre ellos o con Pokémon de otros entrenadores. Puedes reconocer personalidades, amistades e incluso conflictos entre ellos.

El campamento se limita a dos actividades principales: jugar y cocinar (también puedes “hablar” con tus Pokémon, pero… meh). Para jugar cuentas con una pokébola de goma y una vara con un cascabel. Ninguna de esas dos opciones es realmente divertida.

La otra función, cocinar, es la buena. A manera de minijuego, debes cocinar un delicioso platillo para ti y tus Pokémon. Consiste en cuatro pasos: elegir los ingredientes (que debes comprar), encender el fuego, revolver y echarle tu corazón (ya sé, supercursi). Los tres últimos pasos están presentados a manera de minijuego, que puedes jugar con botones o con el control de movimiento y el HD Rumble de los JoyCons. Si lo haces bien puedes sanar a tus Pokémon, aumentar su nivel de experiencia y reforzar el vínculo de amistad que tienen contigo.

Estas dinámicas recuerdan a los minijuegos incluidos en los Pokémon Stadium de Nintendo 64. Una experiencia tipo Mario Party con posibilidad de ser disfrutada en multijugador. Pokémon tiene material de sobra para crear más contenido como ese y el minijuego de cocina es prueba de ello.

El Campamento Pokémon existe para hacer una pausa, retomar el aliento y distraerte de la acción. Es algo que Game Freak ha trabajado desde hace tiempo (Pokémon Amie, Super Training, Festival Plaza, Poké Pelago…). Se siente más natural dentro de la aventura, pero no ocupa más de uno o dos minutos. Es una golosina para aguantar el viaje.

Historia y música

La historia tiene momentos interesantes, pero el argumento es débil, los personajes son superficiales (hasta para los estándares de Pokémon), los “villanos” parecen sacados de una caricatura ochentera y el rival es el entrenador Pokémon más ñoño ever. Frente a él, Ash Ketchum parece el chico más badass del anime.

La historia nunca ha sido el fuerte de Pokémon. Sin embargo, pareciera que a estas alturas Game Freak se está parodiando a sí mismo. Es vergonzoso que no se aproveche el mundo tan fantástico y nadie se atreva a contar una historia profunda con protagonistas y motivaciones más complejas.

Si algo salva a Pokémon Sword/Shield, es la música. El catálogo es inmenso y cada pieza recuerda a Reino Unido, ya sea porque es la cuna del punk o por su tradición futbolística. Toby Fox compuso una canción para Sword y Shield que, para quienes jugaron Undertale y Deltarune, es un regalo comparable con la presencia de Sans en Super Smash Bros Ultimate.

Pokémon Sword
God Save The Queen


Lo bueno
  • 1. El Área Silvestre es lo mejor que le ha pasado a Pokémon desde Gold y Silver.
  • 2. Las transformaciones Dynamax te obligan a pensar en estrategias más inteligentes.
  • 3. La música es HERMOSA.
  • 4. 400 Pokémon son suficientes.
  • 5. Un nivel de dificultad ligeramente mayor al que nos tiene acostumbrados la serie.
Lo malo
  • 1. Gráficos que son como un viaje en el tiempo a 1998-2004.
  • 2. La trama es plana y aburrida.
  • 3. Fuera del Área Silvestre, la exploración sigue muy limitada.
  • 4. Personajes vacíos. No hay a quién temer ni admirar.
  • 5. Potencial desperdiciado: cada entrega se llena de gimmicks que abandonan en la siguiente.
Veredicto

Pokémon Sword y Pokémon Shield valen la pena, pero se quedaron cortos para lo que debieron ser. Independientemente de lo feas que son las animaciones y gráficos, hay mucho potencial desperdiciado. Game Freak ya le dio al clavo: el Área Silvestre debería ser el futuro de Pokémon.

La comparación con Breath of the Wild no es gratuita. The Legend of Zelda y Pokémon tienen mucho en común. BOTW se convirtió en un “antes y después” en la industria y para Nintendo quedó claro que ese es el camino a seguir los próximos años.

Si es tu primer juego de Pokémon o te perdiste desde la era del Game Boy o Nintendo DS, es una gran opción para entrarle. Si has seguido cada entrega principal de la serie, vas a encontrar algo más provechoso que en X/Y y Sun/Moon.

Escrito por: Gabriela Castillo. Nuestra colaboradora, pueden ver más de su trabajo en Plumas Atómicas.

Ver más
Otras reseñas