Reseña: One Piece: Pirate Warriors 4 – Una adaptación que deja mucho que desear

| 1 de mayo de 2020
One Piece Pirate Warriors 4 podrá funcionar para los fans del anime, pero como juego deja mucho que desear.

Para este momento ya no es una sorpresa que los videojuegos basados en anime ni siquiera están haciendo un esfuerzo por ofrecer algo que valga la pena. My Hero One’s Justice 2, One-Punch Man A Hero Nobody Knows y hasta Dragon Ball Kakarot solo fueron una prueba de que se puede vestir un juego mediocre con una bonita presentación para que se venda como pan caliente. Lamentablemente One Piece: Pirate Warriors 4 no es la excepción, y a pesar de ser una de las franquicias más queridas y respetadas, este título no le llega ni a los talones a los mejores momentos del anime.

(Bandai Namco)

Es divertido… los primeros treinta minutos

La fórmula de One Piece: Pirate Warriors 4 es: aquí tienes miles de enemigos que no te hacen nada de daño y que puedes matar de un solo golpe, y aquí tienes varios golpes y combos para que los masacres a todos. Es un concepto sencillo y divertido… los primeros treinta minutos de juego. No puedo decir que no disfruté las primeras cuatro o cinco misiones en Alabastra. Es relajante solo ver cómo Luffy destruye todo lo que hay a su paso, y cómo el número de enemigos va aumentando rápidamente en tu contador. Pero como tampoco hay ningún reto, es difícil que el juego te atrape por más de un cierto rato. Porque, a final de cuentas, todas las misiones son prácticamente iguales: derrotar a un montón de tipos malos (ya sea Trabajos Barrocos o Cocodrilo, o cualquier otro villano del anime), ir de un punto A a un punto B sin cambios en la jugabilidad, sin que aprendas nuevas habilidades, sin que el juego evolucione hacia ninguna parte. De repente el juego te obliga a cambiar de protagonista, y aunque cada uno tiene sus habilidades todo el tiempo estarás presionando los mismos botones una y otra vez.

Esto hace que esos momentos introductorios que eran más o menos divertidos solo parezcan accidentales en medio de una campaña de casi quince horas.

(Bandai Namco)

Si la historia no te atrapa o, en otros palabras, si no eres fan del anime/manga de One Piece, es difícil que la jugabilidad te mantenga pegado al control. Más que tratar sobre vencer a determinados enemigos y superar ciertos retos, el juego se concentra en ofrecer un ritmo fluido en el que prácticamente eres invencible. Incluso las bossfights son ridículas: no pasan de golpear al malote una y otra vez sin que sus ataques puedan tocarte si quiera. Por un lado puede parecer simple o aburrido, pero tampoco corres el riesgo de quedarte atascado en alguna misión. Podría decirse que es una experiencia libre de frustración.

Eso me ha hecho pensar que quizá One Piece: Pirate Warriors 4 funcione más como una especie de simulación. Si quieres ponerte en la piel de Luffy, Nami, Sanji o cualquiera que se tu personaje favorito de la serie, el juego cumple ese objetivo de manera bastante decente. Cada uno tiene sus propios ataques y combos de acuerdo con sus habilidades únicas. Luffy golpea todo lo que hay a su paso con su cuerpo elástico, Zoro con su espada, etc. Pero si lo que buscas es un reto y algo que te mantenga clavado en el juego, es difícil encontrarlo en este Pirate Warriors.

(Bandai Namco)

Un juego contradictorio

En términos generales One Piece Pirate Warriors 4 me parece un juego contradictorio, porque no logra asimilar de forma coherente todos sus elementos. Por un lado están las voces originales del anime, que hacen un trabajo excelente que no se queda debajo de la serie, pero también están esas gráficas que parecen sacadas de la era del PS2. Incluso las cinemáticas no corresponden para nada con la calidad de las voces: la mayoría del tiempo son estas escenas automatizadas en la que los personajes no dejan de parecer muñecos y son incapaces de manifestar cualquier emoción. Así también se dificulta la inmersión en la que parecía su parte más fuerte: la narrativa. Un detalle mucho más insignificante, pero que se suma a la pila de problemas, es esa incómoda pausa que hay entre cada diálogo. Con un sistema anticuado de presiona-un-botón-cada-que-alguien-hable, la forma de contar la historia se vuelve tediosa porque da una falsa sensación de que estás participando en ella.

(Bandai Namco)

Videojuegos de anime

Cuando un fanático del anime se aventura en otros medios y va en busca de un videojuego de su franquicia favorita, ¿qué está buscando?, ¿revivir los momentos más emblemáticos de la serie?, ¿ver a sus personajes favoritos ilustrados con otro estilo?, ¿o de plano lo que sea? Es una pena ver cómo franquicias de toda la vida son tratadas de forma tan secundaria cuando se mudan de medio, en especial con los videojuegos basados en populares animes. One Piece: Pirate Warriors 4 no le llega a los talones al anime ni por asomo, y ni siquiera hace un intento por alcanzarlo. Aunque por momentos puede ser divertido, nunca deja de tratar al jugador como alguien sin experiencia que a penas sabe sostener un control, quien tendrá que hacer la misma misión una y otra, y otra vez en escenarios prácticamente iguales que tratan de recrear algunos lugares del anime. En general es una experiencia decepcionante, y que difícilmente sobrevivirá más allá del fandom de One Piece.

Es una pena también porque da la sensación de que todo lo que se vivió en el anime y todo lo que provocó en los espectadores fue para nada, pues aquí todo se toma de forma superficial y risible. Aunque la actuación es impecable, las falsas animaciones que parece no han cambiado desde el PS2 simplemente rompen toda la emoción que pueda haber en esos momentos.

(Bandai Namco)

Lo bueno
  • Descubrir el juego es divertido al principio
  • Puedes destruir todo a tu paso
  • Los enemigos son sencillos de matar
  • Probablemente nunca te quedes atascado en una misión
  • Es fiel, hasta cierto punto, en la recreación del anime
  • EL doblaje de voz es impecable
Lo malo
  • Después te das cuenta que cada misión es igual
  • Y tendrás que presionar botones a lo loco
  • Lo cual no es divertido
  • Un mundo vacío y aburrido
  • En serio, hay juegos de PS2 que se ven mejor
  • En general los controles son torpes e inexactos
Veredicto

One Piece Pirate Warriors 4 es una adaptación que deja mucho que desear. Aunque parece funcionar más como una especie de recreación del anime, hay mecánicas y opciones anticuadas que impiden disfrutar la historia por sí misma. Por su parte como juego, puede resultar divertido por momentos, pero su mundo vacío y falto de vida, y sus misiones repetitivas lo hacen una experiencia poco memorable y aburrida.


Más reseñas