Una imagen de la película Once upon a time in hollywood

Finalmente llegó a los cines la novena película de Tarantino, una de las más celebradas por la crítica. Aquí te decimos que nos pareció.


Once Upon a time in Hollywood, la novena película del maestro de lo sangriento, Quentin Tarantino, es una carta a corazón abierto a Los Ángeles. Al final, esa es la ciudad que vio crecer a miles de directores, actores, actrices, y que ha presenciado los crímenes más atroces. No solo eso, es un recordatorio del amor fanático que Tarantino le tiene al cine hollywoodense.

(Sony Pictures)

El declive de las estrellas

Primero hablemos de la historia que tiene como trasfondo el famoso culto de Charlie Manson (Damon Herriman) y los sonados asesinatos que su familia realizó a finales de los 60. Sin embargo, ese no es el centro de la trama, sino el declive de la carrera y la depresión que guarda el una vez famoso actor, Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) y Cliff Booth (Brad Pitt), su doble.

Tarantino explora el ya conocido cliché de los actores que han dejado de ser relevantes y que se aferran al éxito. Sin embargo, logra que se sienta fresco y original gracias a la química entre Brad y Leo, quienes por primera vez aparecen juntos en pantalla, cumpliendo un fetiche de muchos años por verlos en una cinta. Estos pesos pesados del cine logran crear empatía con la audiencia, saliéndose de los roles que usualmente interpretan para estirar la liga de su rango actoral.

Por una lado, DiCaprio no tiene miedo a ridiculizarse y volverse un actor de comedia, interpretando de una manera magistral la realidad que vive Dalton, actor que sufre porque el tiempo lo alcanzado, la edad le ha llegado y la fama lo ha perdido (este texto no alcanza a decir las palabras exactas para describir que Leo hace una de sus mejores actuaciones de todos los tiempos).

Por otro lado, tenemos al personaje de Cliff Booth (Brad Pitt), el doble de Dalton, quien resulta ser la contraparte de Rick, un hombre misterioso, fuerte, seguro de mismo, que no expresa lo que siente, que vive de una manera extraña y que vas comprendiendo, pero no en su totalidad, conforme avanza la película. Evidentemente, la forma en que lo interpreta Brad Pitt también es excepcional, además de que podemos darnos cuenta que, a sus 56 años, se sigue viendo de 30.

(Sony Pictures)

El amor a Hollywood

Es muy conocido el amor que Tarantino le tiene al mundo del entretenimiento. Este filme fue la oportunidad perfecta para escribir una carta visual de la ciudad que tanto ama y que tantos regalos cinematográficos le ha dado. Él mismo dijo que esta película era el equivalente a Roma de Alfonso Cuarón, y crea en la cinta un Los Ángeles que es una calca de la ciudad a finales de los setenta. Las calles, los carros, la ropa, los accesorios, los cigarros en los aviones, las casas, los cines, todos los detalles te envuelven en aquella época, de la que Tarantino se enamoró del cine.

El ejemplo de esto, es Margot Robbie, quien interpreta a Sharon Tate, y a quien le da un estatus casi angelical, con el cual, a través de la cámara, la acompañamos por diferentes rincones de la ciudad. Ella es inocente, talentosa y sin complejos hacia una comunidad rechazada por todos los demás: los hippies. Así pone contrapeso con lo que sucedió en la vida real y que terminó con la vida de la talentosa actriz.

(Sony Pictures)

Sin olvidar el Western

Y, aunque ya salió de su etapa western, el género sigue muy presente dentro de esta historia. Para empezar, Rick Dalton es un histrión que ha construido su carrera alrededor del género. No sólo eso, se muestran varias escenas que podrían ser mini cortos de vaqueros en los cuales Dalton enseña sus capacidades.

Además, también nos adentra al mundo de los spaguetti western, llevándonos a Italia para darle luz a un subgénero hecho famoso por el famoso director Sergio Leone. Tarantino filma al estilo del italiano en un ecléctico collage de escenas que emocionarán a los fanáticos del género.

(Sony Pictures)

La familia Manson

Pero, sin duda alguna, lo más interesante de la cinta es cómo se acerca al mítico clan de la familia Manson. Poco a poco va construyendo una identidad de este culto y la tensión va subiendo hasta culminar en un climax muy Tarantino.

Basta con referirnos a la escena en la cual Cliff Booth visita el rancho Spahn que está repleto de estas mujeres que idolatraban a Charles Manson. Ahí se juega con la idea de que las mujeres tienen que ser virginales e inocentes, para esconder una oscuridad.

Toda esta construcción da pie a la escena final que, al igual que Inglorious Basterds, juega con la realidad. Así, Tarantino toma hechos reales y los acomoda de acuerdo a su fantasía. Una fantasía en la cual glorifica una época, un círculo social y una industria que es odiada y venerada a la vez.

(Sony Pictures)

Visualmente Tarantino

Como en la mayoría de sus películas, Quentin logra un balance muy interesante entre el género que busca retratar y su propia identidad visual. Es eso lo que lo hace un artista contemporáneo que ha logrado sobrevivir la era del blockbuster y las películas de superhéroes.

El realizador no se aleja de encuadres clásicos y momentos llenos de clichés, que logran sobresalir gracias un guión dinámico y fresco. No solo eso, él cuenta con una edición y narrativa muy específica y personajes claramente bien delineados. Y, por supuesto, no podía faltar la violencia, que dentro de este contexto tan clásico choca para crear algo visualmente único.

(Sony Pictures)

Lo bueno
  • Apela totalmente a la nostalgia del viejo Hollywood.
  • Brad Pitt y Leonardo DiCaprio JUNTOS y dirigidos por Tarantino.
  • Margot Robbie consolidándose como una actriz de primera.
  • Tarantino sigue entregando guiones con momentos tremendamente poderosos.
  • Los últimos 30 minutos.
  • Tiene todo lo que podría tener una película de Quentin.
  • La música que nunca puede faltar en una cinta de Tarantino
  • La participación de Maya Hawking, hija de Uma Thurman, (esperemos que sea el principio para la secuela de Kill Bill y poderla ver a lado de su mamá).
Lo malo
  • El ritmo en ocasiones se siente lento.
  • Falta sangre.
  • Tiene dos o tres escenas de sobra

Once Upon A Time In Hollywood, Quentin Tarantino, Tráiler, Estreno
(Sony Pictures)

Veredicto

Quentin Tarantino adapta una historia de la vida real a su manera, transforma la realidad y hace lo que quiere con ella, pero no sin dejarnos fascinados, intrigados, juega con nosotros y hace que juguemos con él en un ejercicio de imaginación del que queremos formar parte. Nos hace soñar y revivir Los Ángeles en su época de oro. Además, se agradece que nuestros ídolos noventeros actúen por primera vez juntos, en una película que lo vale, donde resalta la actuación de ambos actores principales y la química que siempre creímos que tenían, pero ni en nuestras mejores fantasías la habíamos visto real.

Título: Once Upon a Time in… Hollywood.

Duración: 2 hrs 41 min.

Director: Quentin Tarantino.

Elenco: Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie, Emile Hirsch, Margaret Qualley, Timothy Olyphant, Dakota Fanning, Luke Perry, Al Pacino, Harley Quinn Smith.

País: Estados Unidos.

Ver más
Otras reseñas