El filme de Joe Cornish está cargado de buenas intenciones, pero el uso de la leyenda del Rey Arturo resulta innecesario.


La leyenda del Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda ha dado para que el cine intenté trasladar esta historia a un sin fin de  películas. Por lo general, el resultado es un total fracaso. Baste ver lo que fueron King Arthur de 2004 y 2017 y Transformers: The Last Knight. Parece que es la trama está desgastada, pero Nacido para ser Rey (The kid who would be king) retoma esta premisa para buscar dar un mensaje de inclusión dentro del contexto del Brexit. Así espera ser la elegida para sacar la espada del a piedra… pero lo logra a medias.

(Fox)

Rey Arturo y Brexit

Louis Ashbourne Serkis (sí, el hijo de Andy Serkis, aka Gollum), es el protagonista del filme dirigido por Joe Cornish (Attack The Block). Interpreta a Alex, un puberto que es víctima de bullying en la Gran Bretaña que se encuentra en pleno Brexit. Un día, mientras huye de sus bulleadores se encuentra una espada enterrada en un bloque de concreto. Sí, dio con la mismísima Excálibur. Logra sacarla de la piedra y esto le revela su destino: salvar a Gran Bretaña de caer en las garras de la malvada Morgana, quien se alimenta de la negatividad.

Alex es el elegido para tomar el lugar del legendario Arthur. Un niño que parece estar condenando a la mediocridad o a ser un ser anónimo, resulta que es algo más grande, que es alguien más. La idea que nos quieren vender es que todos tenemos el potencial de ser héroes y de hacer el cambio. Que podemos impactar positivamente en los demás, aunque no tengamos sangre de reyes o alguna marca que nos distinga. Porque lo que importa son los valores, no el origen.

No por nada se hace tanto hincapié en el código de los caballeros de la mesa redonda. Algo que se vuelve en una especie de mantra para sortear las dificultades que se presentan.

El problema es que a veces Alex no parece tener las dotes de liderazgo, ni el carisma natural de un líder para lograr ser ese personaje que termine de despertar la admiración o la simpatía. En ese sentido, está mejor logrado como perosnaje Bedders, su mejor amigo, quien sí experimenta un crecimiento y evolución durante las dos horas del filme.

También a destacar la versión de Merlín, quien, en sus dos encarnaciones, brilla por su carisma y sabiduría.

(Fox)

Mucho diálogo para tan poca acción

Cómo decíamos, Nacido para ser Rey busca dar un mensaje de optimismo en una Gran Bretaña dividida por el Brexit. Sin embargo, el humor, la comedia, la acción y aventura se pierden por la cantidad de explicaciones que recibimos y por el constante recordatorio verbal que todo parte del interés emocional de superación y que el poner la otra mejilla eventualmente es redituable.

Esto afecta un poco el ritmo, ya que el diálogo abundante alenta un poco el vértigo que se espera de una película de esta naturaleza. Eso sí, es entretenido ver a los protagonistas entrenar con sus espadas y pelear con seres que son muy similares a los dementores. Por cierto, no incluye el mejor CGI pero cumple con su función.

El problema, más allá de la verborrea o la falta de ritmo, es que no era necesario retomar a Arturo. Esta historia se pudo contar sin siquiera mencionar al rey de Camelot y el mensaje se hubiera transmitido de la misma manera.

THE KID WHO WOULD BE KING
(Fox)

Lo bueno
  • El mensaje
  • Que busca tener un impacto en los más pequeños
  • El debut del hijo de Andy Serkis
  • Merlín joven y viejo
  • El sentido del humor.
Lo malo
  • No era necesario usar la leyenda arturiana para contar esta historia
  • Demasiados diálogos que afectan el ritmo
  • Hacia el final se siente larga

(Fox)

Veredicto

El CGI no es el mejor logradaVeredictoAunque la película es un juego de divertida acción que busca dar un mensaje positivo y lleno de valores, que sin duda gustará a los niños y adolescentes, no ofrece mucho a los adultos ni al argumento de que las historias del Rey Arturo merecen más adaptaciones. Es una historia que se pudo contar sin retomar las leyendas arturianas y el efecto hubiera sido el mismo.

Título: The Kid Who Would Be King

Duración: 120 minutos

Director: Joe Cornish

Elenco: Louis Ashbourne Serkis, Tom Taylor, Rebecca Ferguson, Patrick Stewart

País: Inglaterra

Ver más
Otras reseñas