¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Reseña – La hora de tu muerte: Un vino viejo en botella nueva

| 3 de febrero de 2020
Countdown es una película predecible que seguramente ya has visto, aunque en esta lo que te asusta es una app.

La hora de tu muerte (Countdown) es el primer largometraje del director Julian Dec y, aunque su manufactura no es mala, preferiría morir antes que verla de nuevo. La historia de esta película es insufrible, previsible y aburrida. Es más, estoy seguro que cualquiera de las personas que están leyendo estas líneas y que hayan ido a verla tiene la sensación de que es el remake de otra historia que ya vieron aderezada de puro jump scareEs el mismo vino agrio envasado en una nueva botella y nada más.

(STX)

La App del terror

Countdown habla sobre la existencia de una misteriosa aplicación que, al instalarla en tu teléfono, activa un reloj en cuenta regresiva con el tiempo exacto que te queda de vida. Unas amigas quieren contar cuantas calorías consumen (mientras están en una fiesta) y por error descargan la app. Bueno, de hecho todos en la fiesta la descargan y descubren que les queda mucho tiempo de vida, excepto una chica que tiene sólo una hora o algo así. Como era de esperar, todo termina en tragedia.

Por azares del destino, el novio de la primera víctima termina en el hospital y le explica a la sexy enfermera Quinn Harris (Elizabeth Lail) cómo funciona la aplicación. La chica, luego de dudar sobre la macabra app para smartphone, la instala y descubre que le quedan un par de días de vida. Entonces inicia una frenética carrera contra el tiempo para intentar detener su muerte. En el proceso conoce a un par de interesantes personajes que están en la misma situación.

(STX)

La hora de la muerte de esta película

Para ser completamente justo con Countdown debo decir que no es una completa porquería. La idea de mezclar tecnología y magia es interesante (aunque ya no es novedosa). La app que mueve la trama es, en realidad, una maldición que los usuarios aceptan no al instalarla, sino al firmar los términos y condiciones. El concepto de que un demonio busque nuevas formas de adquirir almas a través de la tecnología móvil es muy interesante, pero una buena idea no hace una buena historia.

El problema radica en la forma en la que se cuenta la historia. Dec no se esfuerza ni tantito en fingir que la suya es una película genérica.

Incluso, siendo una trama básica de película de terror, tiene algunas fallas, la principal ocurre con la app misma. Se supone que sólo marca la hora de tu muerte, pero en algún punto también la provoca. Si los usuarios de la app macabra no le dieran aceptar al contrato de términos y condiciones nadie moriría, pero lo hacen y a partir de allí se activa el reloj de la muerte que no hace realmente nada, sólo marca la hora fatal. Si todos se calmaran y aceptaran su destino morirían de todas formas, pero no perseguidos por el demonio. O sea, si haces algo te mueres, pero si no lo haces también te mueres.

Aunque sí queda claro la forma en la que te puedes salvar (de eso trata la película) no es tan claro cuáles son los parámetros para que infrinjas las condiciones del contrato que tienes con el demonio para que éste pueda venir a matarte. Alguien más avispado que yo, y que se haya aburrido menos en este punto de la película, podría explicar mejor este aspecto.

(STX)

Si nadie le diera aceptar, jamás pasaría nada

Cuando Countdown no está valiendo verga como película de terror, se comporta mediocremente como una comedia negra. Los personajes que ayudan a Quinn en su búsqueda de salvación son simpáticos, pero forzados. El sacerdote obsesionado con el diablo (PJ Byrne) y el programador que le ayudan a decodificar la maldición, se la pasan haciendo chistes entrecortados que no llegan nunca a un buen remate y eso es lo que, en lo personal, más me duele de esta trama porque están super desperdiciados. De verdad quiero ver una película del padre John peleando contra los demonios mientras escucha trap. Es la especie de nerd / geek que nos gusta tanto.

Lo mismo pasa con el romance que tiene con Matt (Jordan Calloway), el pasado con su madre, su castrosa hermana adolescente que también se va a morir, su papá buena onda pero deprimido, y un largo etcétera. Nada de eso llega a ningún lado.

Para rematar, cuando la historia ya no tiene para donde hacerse en el ambiente sobrenatural, se va completamente para otro lado y convierte toda la situación en un episodio del MeToo. Aquí es donde ocurre el verdadero terror. El jefe de Quinn la acosa y se da cuenta de que ha estado abusando de sus compañeras durante mucho tiempo y la historia decide irse por allí rumbo a una conclusión predecible, pero inesperadamente mediocre.

(STX)

Lo bueno
  • El concepto de mezclar un contrato demoníaco con uno de Términos y Condiciones.
  • Es entretenida.
  • Tiene un par de personajes sobresalientes.
  • Dura poco.
Lo malo
  • Es una historia básica muchas veces vista.
  • Está mal contada.
  • Es superficial en los temas que toca: demonios, magia, tecnología…
  • Te hará contar los minutos para que la película se muera.
  • Amenaza con tener una continuación.

(STX)

Veredicto

Countdown no es Destino final y mucho menos El Aro. Explora las mismas ideas que vimos en One Missed Call, Cell, Unfriended y un montón de películas más sobre teléfonos asesinos que terminaron en el olvido. Esta película no aporta nada nuevo al género del terror y lo peor del caso es que será una franquicia con varias secuelas. La película, al final, se traiciona a sí misma y avienta por la borda todas las reglas que había establecido con respecto a los demonios, no tiene lógica ni honor y mi recomendación es que la vean sólo en un camión o vuelo donde no haya nada más que hacer.

Más reseñas