Por su precio y especificaciones técnicas, este teléfono sí cumple.

Cambiar de teléfono no es cosa simple: “que si el teclado, que si la pantalla, el tamaño, el peso, la delgadez, etcétera…” Se nos va la vida en intentar afianzarnos con un terminal y ser felices con él.

Digo esto porque no acostumbro a cambiar de teléfono tan seguido y quiero hacer de esta una revisión para aquellos perdidos en el mundo de los smartphones que como yo, buscan nuevas alternativas cada 18 meses.

Dicho lo anterior, quiero aclarar que cuando pusieron el Honor 8X, el gama media-alta más reciente de la filial de Huawei en mis manos, solo pensé: “qué bonito está”, al grado de que me dio miedo ponerle mis dedos chiclosos encima.

Superado este temor inicial, comencé a utilizarlo y al poco tiempo comenzó a enamorarme.

Código Espagueti

Peleado con la vida, desde hace años he usado un iPhone por la simplicidad del iOS, pero con amigos y conocidos que utilizaban Android, veía cosas ahí que me gustaban, pero que no entendía del todo, así que finalmente pude constatar qué onda con ese mundo. Dejé mi iPhone aun lado y comencé el proceso de sincronización con el Honor 8X usando la app Phone Clone de Huawei.

Para sorpresa de nadie, la app para pasar archivos de un teléfono a otro funcionó de maravilla.

El Honor 8X en sí es un teléfono muy bonito y aunque parecería que cuesta muchísimo dinero, en realidad es bastante accesible.

Enseguida me di cuenta que este es un terminal de los llamados “equipos de gama media” que sin precios tan exagerados, buscan satisfacer las necesidades que cubre cualquier otro teléfono más caro.

De principio a fin, el Honor 8X es simple, sencillo y elegante, discreto por aquello de la delincuencia, pero lindo a la hora de presumirlo entre la familia y los amigos. Aunque claramente todo esto no te va a convencer como me convenció a mí y por eso hay que rascarle mucho más a los aspectos técnicos que se esconden en su cuerpo de cristal y aluminio cepillado.

Todo lo que lleva dentro y fuera

Siendo un teléfono de gama media chino que busca cubrir las necesidades del consumidor actual, el Honor 8X está bien equipado con todo lo que podrías necesitar: 4 GB de RAM y 64 GB de memoria interna, un procesador Kirin 710 y la interfaz EMUI 8.2 conocida y reconocida en el mundo de las máscaras para los sistemas operativos móviles Android.

La parte trasera el teléfono está recubierta de un color azul intenso que nunca se ve mal, y dos cámaras, la principal de 20 megapíxeles, y la secundaria de con un sensor de 2 megapíxeles. Atrás también se encuentra un sensor de huellas digitales que apoya a la tecnología de reconocimiento facial que se halla al frente y de la cual hablaremos más adelante.

El Honor 8X está equipado con una batería de 3,750 mAh que no me dejó ‘botado’ en ningún momento.

Su pantalla es de 6,5 pulgadas (en sentido diagonal), por lo que si te gustan los teléfonos con pantalla grande es la opción, aunque si eres fan de los terminales compactos, probablemente tome tiempo acostumbrarse.

Los biseles del terminal son muy delgados, por lo que no te sorprenderá saber que su relación display-cuerpo es de 91%.

Código Espagueti

Quizás la pantalla es uno de sus principales atractivos debido que cuenta con dos opciones de resolución: FHD+ (2340 x 1080) o HD+ (1560 x 720), las cuales se pueden configurar de forma automática, aunque la máxima, disminuye la capacidad de la batería.

El marco de la pantalla es mínimo aunque queda interrumpido por el inevitable notch o muesca en que se encuentran una cámara, un iluminador, sensores para cumplir con la tecnología inteligente de selfies, videollamadas y reconocimiento facial.

Abajo destacan la bocina que brinda un sonido competente y un jack de 3.5 milímetros para los audífonos, la ya extrañada salida que está ausente en muchos dispositivos nuevos y que Honor decidió conservar en este equipo. Una decisión afortunada.

Además, el teléfono tiene puerto de carga microUSB que frente al USB-C que vemos los teléfonos más potentes, parece ser un poco un retroceso, aunque eso no impide ni frustra el gran funcionamiento y carga de la batería interna de este terminal.

Por último, un marco de aluminio cepillado bordea el dispositivo y a pesar de que se pueden esperar golpes y rayones con el paso del tiempo, al abrir la caja encontrarás una carcasa plástica transparente con el fit perfecto que podrás usar para evitar hacerle más daño a tu nuevo teléfono.

¿Y cómo funciona?

Los celulares son para lo que son y si bien se dice que mientras puedas hablar, mandar mensajes, recibir mails y abrir apps de redes sociales o de videojuegos con eso basta, el Honor 8X va un poco más allá dentro de todas estas posibilidades.

Este teléfono funciona a la perfección en relación con otros teléfonos de la llamada gama alta: no se traba, no tiene una lenta velocidad de respuesta, y además, cuenta con un modo multipantallas que permite trabajar en dos apps o más al mismo tiempo.

Es por ello que los 4 GB de RAM con los que está equipado son ideales a la hora de realizar distintas tareas al mismo tiempo, o de trabajar con apps ‘muy pesadas’ cuyo rendimiento en otros equipos se vuelve bastante lento.

Comparado con su antecesor el Honor 7X lanzado en 2017, este teléfono resulta un 75% más rápido y su rendimiento a la hora de jugar videojuegos tiene una mejora de un 130% gracias a su nuevo GPU Turbo.

No obstante, si te gustan los juegos que requieren de una gran experiencia gráfica es muy posible que el teléfono no muestre los gráficos a falta de compatibilidad entre sus procesadores y las exigencias de tal o cual juego en especial cuando se trata de los llamados 3D.

Si algo hay que destacar es su excelente rendimiento para cualquier otro tipo de tareas. En resumen el Honor 8X no es un teléfono lento y cumple a la perfección cuando de rapidez, eficiencia y claridad se trata.

Aunque claro, no todo lo que brilla es oro y el Honor 8X deja mucho que desear con su tecnología de reconocimiento facial. Al configurarlo lo hice sin lentes, pero cada vez que tengo que desbloquearlo usando gafas, este comienza a presentar fallas, teniendo el sistema que apoyarse en el sensor de huellas digitales.

La variedad de opciones a la hora de configurar algunos aspectos del teléfono puede ser tan grande, que a veces resulta un poco abrumador todo lo que se puede hacer con él.

Código Espagueti

Sus cámaras:

A la hora de hacerse de un nuevo teléfono tenemos grandes expectativas sobre su cámara y la infinidad de cosas que seremos capaces de captar con la misma. El Honor 8X no es para menos pues sus dos cámaras en la parte trasera prometen ser de las mejores alternativas dentro de los teléfonos de gama media.

Con sensores de 20 y 2 megapíxeles, la cámara cuenta con la alternativa de la AI que es una de las grandes promesas dentro de la fotografía para los celulares, y los resultados son óptimos tanto en condiciones normales como en la noche más oscura.

Así, dentro de la cámara trasera encontramos opciones como el Modo Retrato, el Nocturno, Acercamiento (el diafragma que abre hasta 0.95/f de forma digital) y otros modos como el de cámara profesional (de configuración manual pues), y funciones especiales para “pintar con luz”, por ejemplo.

En fin, la mayoría efectos digitales que vienen cortesía de la máscara EMUI 8.2.

Es destacable el modo de AI y de Retrato dentro de las fotografías. En el modo AI la composición del color cambia completamente, pero sacrifica en detalles mínimos.

Al desactivar el modo de AI e intentar tomar la misma foto, se pierde definición en algunos detalles, pero lo que pierde en este aspecto, lo gana en intensidad de los colores.

El modo retrato de la cámara frontal está equipado con un filtro embellecedor que va del cero al 10 y cuya máxima intensidad es un poco intrusiva, así como con el socorrido Bokeh y cuatro opciones de iluminación como Estética, de Retrato Dividido, de Mariposa y Suave.

De hecho, el modo retrato, cuando existe una buena iluminación, ofrece grandes oportunidades para crear, o por lo menos aproximarse, a fotos tan bonitas como las que puede tomar el iPhone X o los primos de Huawei como el P20 Pro.

Esta es una foto captada con el efecto Bokeh y la cámara de retrato con luz interior.

Código Espagueti

La desventaja es que cuando se activa el modo retrato acompañado por el efecto bokeh, no es posible utilizar el zoom.

Código Espagueti

Por último la cámara también ofrece un modo nocturno cuyos resultados pueden ser muy buenos tomando en cuenta que un celular no suele tomar las mejores fotografías durante la noche.

En este caso, el teléfono te pide solo no moverlo en lo que recrea la imagen y el resultado puede ser muy bueno, aunque no óptimo a la hora de tomar retratos. Esta es una foto captada durante la noche con tomas de luz en la calle. La cámara además, tiende a eliminar aquello que está en movimiento y que se hace imposible registrar:

Código Espagueti

En el caso de los selfies, dejando de lado la herramienta de “embellecimiento” la cámara frontal de 16 megapíxeles también permite el efecto bokeh y las cuatro opciones de iluminación como estética, de retrato divida, de mariposa y suave de la cámara trasera.

La magia de la cámara del Honor 8X en cualquier caso está en la inteligencia de la misma ya que puede identificar hasta 22 categorías distintas con unas 500 escenas en tiempo real, de modo que se adapte a lo que está captando en ese momento.

El video no es por ahora su mayor excelencia, pero puede captar videos en HD de 1080p y además, cuenta con una cámara lenta que permite captar imágenes a 480 fps.

Lo bueno
  • Una gran batería que dura mucho más por carga
  • Cuenta con los beneficios de un sólido EMUI 8.2
  • Una pantalla con una relación display-cuerpo de más del 90%
  • Procesador listo para el multitasking
  • 4GB de memoria ROM en un gama media
  • Para ver videos en su pantalla, es ideal
Lo malo
  • Al reconocimiento facial le falta mejorar mucho
  • El efecto Bokeh podría ser mucho mejor
  • La bellificación digital es demasiado invasiva
Veredicto

Código Espagueti

El Honor 8X es lo que es: un teléfono de gama media cuya relación precio/calidad cumple todos las exigencias generales.

Aunque no es el terminal ideal para jugar videojuegos, sí lo es para hacer tareas productivas (redactar mails, leer artículos, etcétera), así como para inspirarse y captar fotografías que valgan la pena.

Además, en él destaca su batería, la cual tiene una autonomía que supera las 15 horas de uso rudo (no tuve que cargarlo más de dos veces en un solo día).

En resumen, el Honor 8X es un teléfono que vale la pena y que no te decepcionará ni por un instante. Sin duda, una de las mejores propuestas de la filial de Huawei en los últimos años.

Por César García Soria

resena-honor-8x-smartphone-gama-media-ficha-tecnica

Honor 8X

Dimensiones: 160.4 x 76.6 x 7.8 mm.

Peso: 175 gramos.

Pantalla: LTPS IPS LCD de 6.5″.

Resolución: 1080 x 2340p (19.5:9) @397 ppi

Procesador: Kirin 710.

Almacenamiento: 64 GB base.

Cámaras: Trasera dual de 20 + 2 MP // frontal 16 MP Full HD @ 30 fps

Foto: Resolución máxima de 20 MP con HDR y Bokeh

Video: 1080p @ 30/60fps (con sonido estéreo) o 480fps

RAM: 4 GB.

Conectividad: Bluetooth 4.2, Wi-Fi, Datos Móviles, GPS.

Certificación contra polvo y agua: N/A.

Batería: 3750 mAh.

Software: EMUI 8.2.

Precio: $5,999.00.

Ver más
Otras reseñas