Bethesda vuelve a lanzar un juego que, como los anteriores, te come las horas con inacabables listas de pendientes.

Más que nunca, este título de Fallout presenta un alcance masivo de cosas que podemos hacer en un mundo post apocalíptico. Hasta se siente como el inicio de un nuevo mundo tras el final por la guerra nuclear.

Todo comienza con un personaje antes de la gran guerra entre el bloque comunista y el capitalista, la guerra que acaba con el mundo. Meten a tu personaje a una bóveda y sobrevive congelado hasta que despierta y emerge como el único de la bóveda.

fallout4-e1433348795371
Detonación de una bomba nuclear en Boston durante la Tercera Guerra Mundial.

El paso de un simple superviviente en las bóvedas de seguridad al extraordinario protagonista se detona cuando, después de ser congelado durante casi dos siglos, despiertas para ver cómo secuestran a tu hijo y asesinan a tu pareja frente a ti. Tu personaje saldrá a buscar a su hijo, de modo que se ve forzado a emprender un largo viaje para encontrarlo en un mundo totalmente ajeno, violento y torcido, con terribles novedades y secuelas de un conflicto armado que transformó al mundo.

Pero no podemos decir que la historia del juego es lo más llamativo del título, aunque sí uno de los mejores y más divertidos elementos.

Tanto que hacer… Quizá demasiado

Al instante en que uno comienza el juego, los desarrolladores decidieron poner al alcance del jugador prácticamente todo el mundo de posibilidades que existe. No es como otros títulos que poco a poco te permiten cada vez más cosas. Aquí tienes armas relativamente poderosas y puedes usar la armadura pesada (power armor) desde las primeras misiones, y construir establecimientos dentro de la primera hora del juego. Puedes equiparte decentemente desde el inicio con armas y protección hecha de manera personalizada.

T-60_Fighting
La power armor en una de las primeras misiones del juego.

En fin, todo el juego se desenvuelve sin limitantes desde la primera sentada. Hasta puedes modificar a tu personaje casi en las primeras horas del juego, si no estás satisfecho con cómo lo hiciste al inicio.

Sí hay una progresión conforme el personaje va nivelando y el desarrollo de la historia. No te arrojan al mundo con todo resuelto. Los enemigos se hacen más poderosos en proporción con el desarrollo del personaje. Las armas y las armaduras también van mejorando cada vez que subes de nivel. Pero esas son actualizaciones nada más para que el juego siga siendo retador.

Ahora, tener todo a tu alcance es bueno… A veces tan bueno que es frustrante. Es decir, les dicen “tienes que ir por tal fulano, en tal lugar” o “hacer tal cosa”. Pueden ir directamente y cumplir con esa misión, pero no es tan sencillo como parece. De camino pueden encontrar súper mutantes, saqueadores, robots, mercenarios, monstruos… O algún lugar para buscar nuevo material para trabajar sus armas o establecimientos.

El asunto es que si quieren hacer una misión rápido se enfrentan a numerosas encrucijadas que les dan dos opciones: “haz lo que querías hacer” o “haz esto que te acabas de encontrar”… No es raro encontrar a un bando enfrentándose con otro, y es muy tentador meterte al combate.

Sin son del tipo de jugadores que les gusta concluir una acción, entonces este juego los va a frustrar, porque son muchas las posibilidades de que la más mínima tarea va a requerir de digresiones y atenciones para no dejar que nada se les vaya. Sin embargo, eso no significa que se la van a pasar mal.

Trabajen para tener el mejor lugar del yermo

En este juego existen tres tipos de lugares: los asentamientos, los caminos y “todo lo demás”. “Todo lo demás” es el inmenso número de edificios y lugares a los que pueden entrar y viajar. Ahí encontrarán criaturas y otros enemigos, así como la mayoría de todo lo que van a querer recolectar para desarrollar a su personaje, equipo y asentamientos. En los caminos les pasa lo mismo, se pueden encontrar lo que sea, sin embargo, ahí sienten que tienen toda la libertad para ir a dónde quieran y en ese sentido funcionan diferente a “todo lo demás”, que son lugares cerrados. Finalmente, los establecimientos son de lo más impresionante en el juego.

Para comenzar un establecimiento generalmente les pedirán que liberen el espacio de cualquier peligro que esté ahí, ya sean mutantes o bandidos, por decir alguno. Una vez que logran eso, podrán limpiar toda la basura del establecimiento para recoger los materiales que se les ocurran y empezar a construir. Estas construcciones van desde casas prefabricadas hasta fortalezas construidas con una precisión y detalle increíble, ya sean de madera o metal, con todos sus muebles y adornos.

7-Tub
Un establecimiento en Fallout 4.

Ahí podrán también trabajar sus armaduras y armas (cómodamente, porque en otros lugares también, pero siempre con el lío de enemigos o de traer un exceso de peso). Una vez que tienen todo listo, los habitantes comenzarán a llegar ahí con ustedes. Les podrán asignar básicamente dos tareas principales: defender o cultivar para el asentamiento. Pueden hacer otras tareas, como hacer rutas de comercio o conseguir material. Pero lo que más me divirtió fue prepararlos: conseguirles armas y protección, como si fuera mi propio ejército, aunque sólo los companions te pueden hacer compañía.

Música y estética

Pensemos en la estética y la música. Estos son dos elementos más en el juego que hay que apreciar pues son muy importantes para la experiencia global.

En juegos anteriores “sólo” escuchábamos música de un repertorio de bandas de blues y jazz de las décadas intermedias del siglo pasado, como The Five Stars, The Ink Spots, Skeeter Davis y Dion DiMucci. En este juego ocurre lo mismo, sin embargo, el tono que antes podías crear escuchando un blues de los cuarentas ya no es el único que puedes hacer. El juego agregó una estación de radio que permite musicalizar la experiencia con Brahms, Beethoven, Liszt, Wagner, Tchaikovsky o Debussy. Es una experiencia muy divertida meterte a un tiroteo mientras escuchas “El vuelo de las valquirias” de Wagner… Muy ad hoc para un juego en un mundo post apocalíptico.

Por el otro lado tenemos la estética, la cual se siente renovada. En parte se debe a la gama de colores que agregaron. Antes, por la capacidad del motor gráfico, veíamos todo muy gris, verde o café. Ahora los colores son aun más vivos y su variedad más amplia. Esto no significa que se vea todo más “alegre”, sino que simplemente vemos más. Es decir, el mundo post apocalíptico de Bethesda sigue siendo tan cruel como los anteriores: vas por ahí ayudando a un padre a asesinar a su hijo traidor, ves cómo ejecutan a la pareja del protagonista y le roban a su bebé, o encuentras grupos enteros de gente torturada y asesinada. Esta mejora en el motor permitió que todas las prendas también dejaran de ser grises, cafés o verdes, lo cual refresca toda la estética en las prendas de todos los personajes.

Sin embargo, un juego de esta magnitud tiene que pagar un precio y ese es que los movimientos se siguen viendo muy torpes, no son pocos los renders que se vean mal y hay muchos bugs. Esto último –salvo los bugs– nada más lo quiero señalar, no como una queja, sino como un detalle.

Cualquier juego, y más uno de estas dimensiones, que sea bueno no lo es porque tenga buenas o malas gráficas, sino porque esté bien hecho, y si algo puedo decir de este título es que está muy bien hecho en casi todo lo que Bethesda hizo.

fallout 4 raiders
Arte conceptual de los saqueadores de Fallout 4.

Finalmente, todo el juego, en general, está pintado con todavía más elementos de ciencia ficción. No sólo vemos los clásicos componentes de Fallout, como los mutantes, la tecnología láser y armaduras gigantes, o aquellos que evocan a películas como A Boy and his Dog y Mad Max, como son los bandidos y las bóvedas. También vemos nuevos que hacen que toda la experiencia del juego se convierta en una verdadera obra de ciencia ficción, como la teletransportación y los androides, que incluso son una referencia a Terminator, I, Robot y otras cintas de ciencia ficción.

Todo este discurso como obra de ciencia ficción siempre tiene como premisa que la naturaleza humana, por más hundidos que nos encontremos en el abismo, siempre hará que sigamos con la destrucción… Por eso la frase del juego es: “la guerra nunca cambia”.

Lo bueno
  • Parece que el juego nunca se va a terminar.
  • La historia, y el juego en general, tienen todavía más elementos de ciencia ficción.
  • El repertorio musical hace toda la experiencia más divertida.
  • Sólo con los establecimientos encontrarán horas y horas de juego.
Lo malo
  • Hay demasiados bugs.
  • Tantas cosas que hacer a veces abruma.
  • Los loadings
  • Apagar el juego es un verdadero reto.
Veredicto

La verdad es que la magnitud de este juego es enorme, superior a cualquiera anterior de Bethesda y probablemente más grande en cuestión de todas las cosas que puedes hacer y ver que juegos de open world. De verdad, no acabas. Puedes perder horas arreglando un establecimiento, buscando materiales, haciendo misiones secundarias, cazando enemigos o simplemente destruyendo todo lo que encuentres a tu paso.

Fallout_4_cover_art

Título: Fallout 4
Fecha de lanzamiento: 10 de noviembre de 2015
Plataforma: PlayStation 4, Xbox One, PC
Desarrollador: Bethesda Game Studios
Publisher: Bethesda Softworks

Ver más
Otras reseñas