logo-codigo-espagueti

Reseña – El Rey Ciervo, el retrato de una melancolía heroica

| 21 de octubre de 2022
En muchos sentidos, El Rey Ciervo nos recuerda a las mejores películas de Ghibli, y es todo un halago para la cinta de Production I.G.

Con la dirección de Masashi Ando y Masayuki Miyaji y la producción de Production I.G., ha llegado a salas de cine la primera adaptación fílmica de la serie de novelas escritas por Nahoko Uehashi, El Rey Ciervo. La obra de Uehashi se enmarca en el género fantástico, y aunque probablemente está inspirada en la ópera del alemán Hans Werner Henze, Shika no O, como se titula originalmente, nos lleva a una Tierra completamente sacada de la fantasía de su autor. En este sentido cabe preguntarnos: ¿Ha sido la película justa con el material original? ¿Sobresale por sí solo como una producción cinematográfica? Trataremos de ofrecer una respuesta a continuación. 

La obra de una superband

Como esas superbandas en donde se reúnen miembros de otras bandas también bastante famosas (Antemasque, Prophets of Rage, The Good, the Bad & the Queen) El Rey Ciervo ha hecho trabajar de la mano a dos de los artistas más entendidos en la industria del anime: Masashi Ando y Masayuki Miyaji. El primero es un reconocido animador, frecuente colaborador de personajes como Hayao Miyazaki, Satoshi Kon y Makoto Shinkai, el segundo, Miyaji, ha sido diseñador y supervisor en distintos proyectos de anime y videojuegos.

Imagen: Production I.G

En términos meramente visuales, el resultado es el de una perfecta dirección artística, con constantes muestras del amor por el detalle, una cuidada y fluida animación y paisajes que dejarían sin aliento a cualquiera. No hay cuadro de El Rey Ciervo que desmerezca la pena, pues tomados en autonomía bien podrían pasar como escenas de naturaleza contemplativa o crónicas costumbristas.

La historia del héroe

El Rey Ciervo nos cuenta la historia de Van, un fornido y solitario ex militar que al perder a su familia terminó por ser esclavizado por el Imperio de Zol. En su deprimente cotidianeidad, nuestro protagonista un día de pronto se ve impelido a salvar a una pequeña niña de las fauces de un lobo, un ser sobrenatural que en manada ha logrado acabar prácticamente con todos los demás compañeros de Van. Es en medio de esta situación que el héroe decide adoptar a la pequeña, y recobrada su libertad, busca la mejor manera de sobrevivir.

Imagen: Production I.G

Este es solo el inicio del relato, y aunque en esencia solo se trata de la arquetípica narrativa del héroe formulada por Campbell, en otros apartados el anime logra ser lo suficientemente original como para destacar entre este tipo de historias.

La primera historia que vino a mi mente por comparación fue La Princesa Mononoke, aunque pronto me di cuenta de que El Rey Ciervo lograba brillar con luz propia, y es que esta película solo nos sumerge superficialmente en un relato ambientalista como lo hiciera la de Ghibli: su misión es destacar las particularidades del individuo que la protagoniza, quien estoico nos muestra cómo la melancolía, cuando se mezcla con la esperanza, puede ser el fuego necesario para impulsarnos a tomar las riendas de nuestra propia voluntad.

Imagen: Production I.G

A esto se suma la presencia de Yuma, contrapeso en ocasiones cómico que nos recuerda la fuerza de la inocencia, pues aun en los más sombríos caminos, la capacidad de sorpresa y en general el sentido de maravilla pueden ser las únicas armas en contra de la violencia del mundo.

Hay que notar que si bien los personajes secundarios no resaltan por la profunda construcción de sus historias, no dejan de ser verosímiles y necesarios en el desarrollo de toda la obra. Hay quienes se graban en la memoria más que otros, y a esto se debe sobre todo la interpretación realizada por los actores de doblaje (tengo que decir que vi la película en japonés, con subtítulos en español).

Imagen: Production I.G

Lo bueno
  • Una dirección artística intachable
  • Personajes bien desarrollados, inmersos en una historia interesante
  • Doblajes de voz convincentes y memorables
Lo malo
  • No tener noticias de una posible secuela hasta el momento
Veredicto

En muchos sentidos, El Rey Ciervo nos recuerda a las películas de Ghibli, y esto trata de ser un completo halago a la producción de Production I.G. Es una obra hecha con amor, y se nota bastante. La historia de por sí es interesante, y funciona si lo que el espectador busca es solo entretenimiento. Pero de fondo, cada cuadro, cada detalle retratado, ya sea en la naturaleza o en la personalidad de los personajes de esta cinta, nos acercan a la inmersión, y encaminados, nos permiten reflexionar incluso sobre nosotros mismos.

¿Cuál es nuestro papel en medio del cosmos, y cómo a un nivel mucho más bajo podemos vivir en sintonía, sin hacer sufrir a los demás? ¿De dónde surge el valor, cómo proyectar nuestra voluntad en acciones? El Rey Ciervo se preocupa por dejar una semilla en el imaginario del espectador, que bien tratada por él mismo, puede resultar en un árbol de pensamientos de maravillosas proporciones.

ANUNCIO

Más reseñas