Reseña: Crash Bandicoot 4 – Esperamos 20 años por este juego y valió la pena

| 10 de octubre de 2020
Este es el mejor juego de Crash Bandicoot hasta la fecha, y a quien no le parezca nos vemos abajo del reloj.

Justo antes del final de la actual generación de consolas, Crash Bandicoot llega a cerrar con un nuevo juego: Crash Bandicoot 4: It’s About Time. Este desconoce la existencia de los juegos posteriores a la trilogía original y pretende reclamar su lugar como una de las mascotas más carismáticas de la industria.

¿Es esta la secuela que millones de fans han estado esperando durante los últimos 20 años? ¿Es solo un sucio truco para capitalizar nuestra nostalgia?

(Imagen: Activision)

Si creciste con PlayStation a inicios de la década de 2000, seguramente en ese momento tenías en mente a Crash Bandicoot: mientras algunos creían que Super Mario Sunshine era increíble o que Sonic Adventure era el mejor, tú jugabas The Wrath of Cortex. Ese fue el primero que no hizo Naughty Dog y tampoco fue tan divertido como la trilogía original.

Aunque los juegos de Sonic tuvieron sus altibajos, fueron emocionantes. Los de Mario siguieron siendo los más vendidos y aclamados en cada nueva generación.

¿Y los de Crash? Desaparecieron de nuestras vidas. Pero a nadie le importó.

En 2017, Crash reapareció. Un nuevo estudio recreó la trilogía original con un nuevo motor gráfico. Crash Bandicoot: N Sane Trilogy es un éxito con la crítica y entre sus fans. Crash volvió y el mundo está listo para darle otra oportunidad ahora con Crash Bandicoot 4: It’s About Time.

La cuarta es la vencida

Los enemigos de Crash, vencidos y humillados después de Crash Bandicoot 3: Warped!, unen fuerzas para acabar con el marsupial que gira y les arruina los planes de conquista y destrucción en repetidas ocasiones. Con el poder de unas máscaras especiales, los malos atentan contra la estabilidad del universo para destruir a Crash y a sus amigos.

La historia ocurre a través de pequeños videos cinemáticos entre cada nivel. Crash, su hermana Coco y otros aliados viajan a través del tiempo y el espacio en busca de las poderosas máscaras. Al mismo tiempo, Neo Cortex y compañía hacen lo imposible para detenerlos.

(Imagen: Activision)

Las animaciones, que no duran más de uno o dos minutos, sirven para contar una aventura que mantiene el tono de un episodio de Warner Bros. Si te gustan los Looney Tunes o Animaniacs, disfrutarás el humor en este juego.

La diferencia ahora es que el juego tiene una narrativa con saltos temporales. En algunos niveles ocurren incidentes inexplicables que juegan a tu favor. Cuando terminan esos niveles, se abren en el mapa otros alternos que debes jugar con personajes diferentes: al hacerlo puedes descubrir quién o qué ayudó a Crash o a Coco en su travesía.

Quizá Crash no gane un premio a mejor guion o historia en los videojuegos. Sin embargo, sus desarrolladores aprovecharon la lógica de su argumento para integrar una narrativa peculiar en los niveles y el mapa del juego.

Carlos: el topo que gira y sus amigos

Son cinco los personajes jugables en Crash Bandicoot 4: It’s About Time. Crash y Coco son los principales y con ellos recorres la aventura de principio a fin. Sus movimientos son idénticos y conocidos por los fans de la serie (al menos desde la trilogía remake), pero tienen algunos trucos nuevos.

Las máscaras que rescatas en la campaña te conceden poderes especiales en momentos específicos de ciertos niveles. Puedes hacer que plataformas y otros objetos aparezcan y desaparezcan, por ejemplo, alterar la gravedad o girar tan rápido y tan fuerte como un demonio de Tazmania.

Esos poderes refrescan el diseño de los niveles y suman al desafío al que ya estábamos acostumbrados. Novatos y veteranos por igual deben pensar en nuevas formas de sortear los obstáculos, con un ingenio que no le pide nada a los mejores niveles de Super Mario.

(Imagen: Activision)

Una debilidad de los primeros juegos de Crash está en la percepción de profundidad. El diseño de los niveles y el ángulo de la cámara hacen que algunas distancias sean complicadas de calcular, lo que a su vez resulta en derrotas que no se sienten merecidas.

Toys for Bob propone una solución opcional al problema: un círculo amarillo debajo de tu personaje para que sepas exactamente dónde vas a caer. Para muchos se trata de una bendición, pero los fans más hardcore pueden, simplemente, desactivarla.

Además de Crash y Coco están Tawna, Dingodile y el mismo Neo Cortex, cada uno con su propio estilo de juego. Tawna usa un gancho (que parece robado del armario de Batman) para atravesar amplios vacíos y derrotar enemigos a distancia. Dingodile tiene un cañón/aspiradora con el que absorbe cajas y barriles de dinamita y con el que puede flotar durante algunos segundos.

Neo Cortex, por su parte, tiene una pistola con la que puede convertir enemigos en plataformas. Su estilo de juego, aunque un poco más lento y enfocado al puzzle, le da variedad al gameplay general.

En Crash Bandicoot 4: It’s About Time hay niveles especiales que son cintas de video y representan retos específicos para Crash. Los desafíos consisten en saltar entre cajas para romperlas todas y llegar del punto A al punto B. Son como niveles bonus, pero un poco más extensos.

(Imagen: Activision)

La variedad de personajes, habilidades (permanentes o temporales) y el diseño de niveles, con todo y los famosos retos de vehículos (el osito polar también está de regreso) hacen que esta sea la aventura de Crash más dinámica e ingeniosa… hasta ahora.

Regresa en el tiempo

Hay dos modos de juego: Moderno y Retro. En el primero no hay número limitado de vidas. Sin embargo, cada vez que mueres en un nivel, esto se suma a un contador que lleva un registro de tus derrotas ahí. En el modo Retro juegas igual que en los plataformeros clásicos de los 80 y 90. Tienes un número limitado de vidas y puedes encontrar más a lo largo de los niveles. Pero, si las pierdes todas, es Game Over y debes volver a empezar.

Desde el inicio queda claro que, sin importar el modo que elijas, el reto es el mismo.

(Imagen: Activision)

Crash Bandicoot 4 tiene desde el principio una dificultad similar a la de la segunda mitad de Donkey Kong Country: Tropical Freeze o los últimos mundos de Super Mario 3D World. Muchos pueden llegar a la meta en cada etapa, pero no todos pueden completarlas al 100%.

Entre el inicio y la meta debes recolectar un número mínimo de frutas, destruir todas las cajas (que incluyen las de las habitaciones bonus), evitar morir más de tres veces y encontrar una gema escondida. También tienes que encontrar una cinta de video, que solo puedes obtener si llegaste a ese punto del nivel sin que te derroten una sola vez.

(Imagen: Activision)

fNo es obligatorio que cumplas con esos objetivos en una sola vuelta. Lo óptimo para jugar sin frustrarse es enfocarse en un solo objetivo, concluirlo y luego volver por todo lo demás.

En cada nivel se activa el modo de carrera contra el tiempo. Si llegas a la meta antes que el fantasma y rompes las cajas que detienen el reloj durante unos segundos, puedes reclamar otro premio necesario para completar la campaña.

En otro punto específico se abrirán los niveles N Vertidos, que deberás jugar en modo espejo. El gran valor agregado aquí es su aspecto artístico: los niveles N Vertidos tienen un aspecto gráfico distinto, que son un manjar visual para quienes juegan y para quienes observan.

(Imagen: Activision)

En las versiones N Vertidas hay que recolectar otras seis gemas con las mismas reglas de los niveles normales. Estas sirven para acceder a trajes alternos para Crash y Coco que, aunque no te dan ninguna habilidad especial, sí se ven muy cool.

Si creías que era posible completar el juego al 100% en uno o dos fines de semana, es mejor que hagas más espacio en tu agenda: el replay value de Crash Bandicoot 4 es tan extenso que da miedo.

Crash pa’ la banda

Crash Bandicoot 4 tiene opciones de multijugador no tan tradicionales ni tan sorprendentes, pero que son valiosas para la experiencia del paquete completo.

Con el modo “Pasa y juega” puedes rotar el control sobre Crash o Coco, según las reglas que se determinen. Puede que el turno se pase cuando llegues a un Punto de Control, cuando pierdas una vida o entre niveles.

El control se puede rotar entre cuatro jugadores, así que es una gran experiencia colaborativa para jugar con hermanos, primos o amigos.

Otro modo es el Batalla Bandicoot, que consiste en llegar al final de un nivel al mismo que destruyes la mayor cantidad de cajas en el menor tiempo posible. Si alguien cercano a ti quiere jugarlo, estos dos modos son la mejor opción para hacerlo al mismo tiempo.

Ya era hora

Ya pasaron 22 años de que Naughty Dog hizo Crash Bandicoot 3: Warped! y después se fue a hacer Jak & Daxter y Uncharted, lo que dejó al marsupial a la deriva.

En esta generación, muchas sagas volvieron a la vida: Resident Evil, Spyro, God of War, Devil May Cry y Doom. Los desarrolladores miraron al pasado para entender qué fue lo grandioso de estos títulos en su momento… y traerlos de vuelta. Sin embargo, probablemente ninguna lo hizo de forma tan literal como Crash Bandicoot: primero recuperó la trilogía original y ahora solidificó su regreso con viajes en el tiempo.

(Imagen: Activision)

Lo bueno

Gran replay value, apto solo para quienes de verdad deseen tenerlo todo.

Crash y sus amigos se ven mejor aun que en la trilogía remake.

Máscaras, vehículos, diversidad de protagonistas, niveles N Vertidos y carreras contra el tiempo lo hacen el juego más dinámico de la saga.

Un multijugador sencillo, pero suficientemente ingenioso para probarse.

Tiene opciones de accesibilidad para personas con daltonismo y otras discapacidades visuales, motoras y auditivas.

Lo malo

Los niveles “alternos” reciclan partes de otros niveles, pero con una dificultad más alta.

La música no es tan memorable como la de las primeras entregas.

Con todo y el círculo amarillo en el piso, algunas muertes no son tu culpa sino de la percepción limitada de la cámara.

Veredicto

Crash Bandicoot 4: It’s About Time es uno de los mejores juegos de plataforma 3D del año y una secuela que millones de fans esperaban desde hace mucho. Un buen título para cerrar la actual generación y una celebración de que el marsupial no solo resucitó: también viene a ganarse a las nuevas generaciones.

Ahora solo falta que le den un lugar en Super Smash Bros. Ultimate.

Más reseñas