¿Está realmente a la altura de las expectativas el ambicioso proyecto de Remedy Entertainment y Microsoft Studios?

Cuando el mundo pudo conocer por primera vez la apariencia de Xbox One más o menos hace tres años y muchos entusiastas de sus IPs comenzaban a barajar los billetes sin pensarlo dos veces, otros se preguntaban qué era lo que esta nueva consola tendría para ofrecer. Pero esa duda era algo que la compañía tenía ya bien prevista, así que respondió con el primer adelanto de Quantum Break.

Para entonces, el estudio finlandés que le concibió, Remedy Entertainment, ya tenía una buena reputación entre los jugadores gracias a la serie de Max Payne, y esa inolvidable invasión de oscuridad y misterio que propició Alan Wake. Ambos proyectos fueron cobijados por la creatividad de Sam Lake, a quien todos conocemos por desafiarse a sí mismo en cada nueva entrega para ofrecer productos que se caracterizan por ofrecer algo nuevo –ya sea con su estética, narrativa, o mecánicas– pero siempre dejando en claro la firma del estudio.

El proyecto de lo que conocemos como Quantum Break ahora, inició su desarrollo como una idea extraída de los borradores de Alan Wake; su mini-serie de ciencia ficción y su posible secuela, pero estuvo cambiando considerablemente con los años, precisamente, con el propósito de lograr esa identidad propia por la que el estudio siempre se empeña.

Así, luego de un par de retrasos que se justificaron en varios cambios de aspecto y hasta un poco de contexto, el juego finalmente llegó en forma de una aventura de ciencia ficción repleta de elementos que, aunque gozan de un potencial que se puede aprovechar, en esta ocasión no se sienten del todo bien practicados.

El final del tiempo está cerca

Joyce_Poderes

Para darle un toque mucho más cinematográfico a la experiencia, lograr cierta empatía con nosotros y brindar un apoyo fuerte a la historia que se basa gran parte de su peso en la intriga y la ciencia ficción, el elenco de Quantum Break se compone en su totalidad por actores reales que posiblemente hayan visto antes en alguna producción hollywoodense. El arco principal se centra completamente en el protagonista, Jack Joyce, quien es interpretado por Shawn Ashmore (X-Men). Él no es el único punto clave en su desarrollo, también lo es el antagonista, pero ya hablaremos un poco más de él más tarde.

Cuando tomes el control y comiences a jugar Quantum Break, te encontrarás visitando la Universidad de Riverport una noche, donde Jack Joyce tiene una cita para echarle un vistazo a lo que su mejor amigo Paul Serene (Aidan Gillen) había estado preparando en apoyo al proyecto de toda la vida de su socio –y hermano de Jack– William Joyce (Dominic Monaghan), sobre el viaje en el tiempo. Gracias a los descubrimientos de Will y los conocimientos de Serene, fue posible construir una máquina del tiempo, y justo esa noche era el día para probar todo lo que tenía para dar.

Paul Serene también es un punto clave en la historia
Paul Serene también es un punto clave en la historia.

Sin embargo, un error en los cálculos hace que la máquina colapse y se vuelva inestable, provocando que tanto Serene como Jack sean expuestos a radiación, cosa que les dotó de ciertas habilidades como la posibilidad de mirar hacia el futuro en el caso de Serene, o de frenar el tiempo en el caso de Jack. Pero es ese mismo incidente, el que desencadena una serie de eventos que, en resumen, convierten a Paul y su corporación, Monarch, en los principales villanos de la historia, y lo que nos pone a nosotros en el bando de los héroes.

Aunque nuestra misión es la de reparar todo el daño ocasionado, porque a final de cuentas tenemos las habilidades, la tecnología y los conocimientos para hacerlo, cuando Jack intenta llegar a algo en compañía de Will, son atacados por agentes de Monarch comandados por Serene, quien consiguió escapar en la máquina del tiempo y logró ver las consecuencias de la catástrofe, afirmando que allá en el futuro pudo ser testigo del fin del tiempo y que no hay forma de revertir lo que ya está escrito.

El tiempo es tu mayor aliado

Quantum_

Pero mejor entremos al terreno interesante. A diferencia de Alan Wake, que en realidad dejaba un poco de lado su creativo sistema de combate –¡eliminar enemigos con luz!– para enfocar su camino más bien a la narrativa, Quantum Break trata de balancear ambas caras de la moneda, combinando los tiroteos y la acción rápida de un third person shooter, con momentos un poco más calmados que nos ayudarán a prestar atención a la historia, y algo de puzzles que justifican algunas habilidades de Jack.

Luego de familiarizarnos con los personajes principales y, sobre todo, conocer el problema central de la historia, seremos puestos prácticamente de inmediato en medio del campo de batalla. Así que desde los primeros minutos tendremos que aprender a utilizar las habilidades de Jack, que son el básico para salir victorioso en enfrentamientos posteriores: Time Vision, que en momentos determinados nos ayuda a planear nuestra estrategia, permitiéndonos acentuar nuestros sentidos para ver dónde hay enemigos –muy a la The Last of Us–, Time Blast, con el que podremos encerrar en burbujas de tiempo a los enemigos, cosa que además de ayudarnos a ganar tiempo, también nos da ventaja sobre ellos porque si disparamos hacia esa misma burbuja, todas las balas impactarán al mismo tiempo, provocando una explosión efectiva.

Con el paso del tiempo Joyce desarrollará otras habilidades como el Time Shield que nos protege de cualquier ataque, o el Time Rush para frenar el tiempo durante unos cuantos segundos para poder correr hacia el punto débil de un enemigo. A decir verdad, yo esperaba que las habilidades de Joyce pudiesen ir mucho más lejos, o que hubiera una variedad mucho más rica á la inFamous y no fue así. Pero creo que en este caso podría llegar a ser más justificable por el tiempo en el que transcurre el juego y el hecho de que su acción no es tan rápida como parece.

El juego cuenta con un sistema para mejorar nuestras habilidades, dándoles la posibilidad de durar más, infligir más daño, o hacer que las burbujas de tiempo tengan un diámetro que afecte a más enemigos, podemos adquirir cada mejora a cambio de puntos que encontraremos explorando en el mapa.

QuantumBreak_Habilidades
Las habilidades de Jack serán tu mejor herramienta para salir victorioso

Quantum Break en realidad está muy lejos de ser perfecto, con unas 8 horas de duración –si no contamos un aspecto que mencionaré más tarde–, nunca sentí que los picos de dificultad en algún momento se volvieran algo desafiante. Con una variedad bastante pobre de enemigos, es muy sencillo aprender los trucos básicos para abatirlos, por lo que bastará unas cuantas sesiones de prueba y error para que todo el juego esté resuelto.

Esto es un pecado muy grande, porque se complementa con un sistema de combate que aunque se vuelve divertido con las habilidades, también se convierte en algo tedioso con los movimientos pesados de Joyce, supongo que es un aspecto intencional para darle un toque realista al personaje y darnos a entender que el hecho de que tenga habilidades nuevas, no lo hace un superhéroe… Todavía. Pero muchas veces perdí buenas oportunidades para vencer a un enemigo, cuando Jack se atoraba torpemente en una zona de cobertura o cuando no alcanzaba una plataforma al brincar.

Pero no todo en Quantum Break son tiroteos, también hay ciertos lugares silenciosos que requerirán que nos pongamos a pensar un poco para poder salir adelante. Por ejemplo: en un momento dado llegarás a una bodega repleta de tablas y materiales que obstruyen tu camino, pero ¡oh sorpresa! Si disparas a un contenedor podrás deshacerte de esos obstáculos. Más tarde, te darás cuenta de que justo esos materiales que destruiste, desde otro punto de vista te servirán como puente para alcanzar una ventana, así que con los poderes de Joyce tendrás que hacer que todo se acomode otra vez en su lugar, pero esta vez desde el nuevo punto:

PuzzlesBreak

Al final de cada acto, durante algunos minutos tomaremos el control de Paul Serene, que dependiendo ciertas situaciones en el juego tendrá que analizar dos alternativas de su futuro para tomar decisiones que, claro, lo afectarán. Nosotros, utilizando sus poderes, podremos ver ambas visiones y sus consecuencias posteriores, y tendremos que elegir sabiamente cuál elegir para continuar en la historia.

Si eres impaciente, los puzzles que a veces se sienten como una imposición mal planeada, más algunos cortes de ritmo desesperantes con pantallas de carga al morir o al repetir una escena, más la torpeza del combate, podrían resultarte un dolor en el trasero, así que odiarás la cacería de coleccionables que están ocultos por ahí. Estos artículos son importantes, porque gran parte de la historia está escondida en largas lecturas de archivos que aunque no son obligatorias, pueden llegar a confundirte en medio de las partes más enredadas de cada acto o cada que se menciona un personaje no tan recurrente en el juego.

Esto también me lleva a pensar que la serie digital, que mencionaré más abajo, es más bien un pretexto ingenioso para disfrazar la verdadera duración del juego y varios problemas gráficos que trae consigo, como caídas de frame rate y texturas cargando en todos lados. Sin embargo, el aspecto gráfico del juego es limpio, saturado y goza de un buen nivel de detalle, pero algunos modelos de personaje lucen sintéticos y en ocasiones pueden parecer inexpresivos, contrastando muchísimo con lo que nos hicieron creer en las campañas publicitarias del juego.

Un videojuego + Un show de televisión = We have a match!

JackJoyce_Liveaction

Uno de los puntos interesantes de Quantum Break, es que la historia no aterriza del todo en la pista si únicamente nos limitamos a encontrar archivos, inspeccionar computadoras o poniéndole especial atención a las cutscenes, algo que en realidad sonaría muy normal en cualquier otra entrega. La verdadera clave para encontrar las respuestas a la mayoría de las preguntas se esconde en la parte live-action del juego, ésta se desenvuelve a través de una serie digital dosificada en episodios cada vez que finalizamos un acto.

Pero no todo es miel sobre hojuelas. Con el propósito de ahorrar –bastante– espacio en el disco o tiempo de descarga según haya sido el caso, Remedy optó por poner todos los episodios a nuestra disposición por medio de streaming, lo que significa que, si por alguna razón su sistema no está conectado a internet en ese momento, o simplemente están teniendo problemas con ella, no podrán ver los episodios y tendrán que seguir adelante para verla después. Igual si son muy aventureros, siempre van a tener la alternativa de descargar el archivo de 75 GB en la tienda de Xbox con todos los capítulos.

Al igual que el juego, el curso de la serie y la interacción de los actores es determinada a través de los breves momentos en los que tomamos control de Paul Serene como mencioné antes, así que, insisto, es importante que pongan atención a cada visión, si es necesario un par de veces, para que las cosas no cambien de manera inconveniente para ustedes.

LA_Break
La serie live-action se enfoca más en los villanos y sus intenciones.

Si me lo preguntan: Sí, el saltar alguno de los episodios live-action representa una pérdida importante, pues aunque la campaña resuelve bien los problemas de los protagonistas de la entrega, si decidimos deshacernos de la serie, los antagonistas –principalmente– podrían parecer una historia sin resolver o algo un poco sin sentido.

Pese a que creo que experimentar con estos dos universos en un solo lugar, acercándonos cada vez más al propósito de unir a los videojuegos con el cine y la televisión, no es para nada una idea mala, siento que la ejecución en este caso es deficiente, pues si deporsí ya mencioné algunos factores que afectan el ritmo del juego, la manera en la que fue colocada la serie en luego de cada acto, le da un remate.

¿Por qué? Simple, cada episodio de la serie puede verse después de haber tomado la decisión final de cada acto con Serene. Esto quiere decir que tu mente podría estar cansada después de invertir un par de horas para terminarlo, o en caso contrario, ya estés listo para comenzar el siguiente. Si es una o es otra, el resultado es el mismo porque tendrás que frenarlo todo para sólo sentarte a ver la serie durante unos 20 minutos… Puede que al final termines un poco harto o que no hayas puesto la atención debida al asunto, y es triste, porque como he mencionado al principio de esta reseña, la propuesta de combinar ambos formatos en un solo lugar es bastante jugosa.

Lo bueno
  • Un puñado de habilidades que hacen de los tiroteos algo entretenido.
  • Las escenas live-action que fortalecen mucho mejor la historia.
  • El desempeño de todos los personajes es bueno y tiene una razón de ser.
Lo malo
  • El gameplay que se siente bastante oxidado.
  • A pesar de que las habilidades son divertidas, la mayoría de los enfrentamientos con muchos enemigos se siente plano.
  • Poca variedad de enemigos.
  • Muchas caídas de frame rate y problemas con la carga de varias texturas.
  • Cortes de ritmo constantes.
Veredicto

Quantum-Break-2

Si juzgamos a Quantum Break como lo que realmente es, un videojuego, tengo que decir que es un producto que actualmente nos queda a deber en varios aspectos, especialmente si consideramos que el largo tiempo que tomó su desarrollo nos dejó comiendo ansias. Sin embargo, las herramientas de las que Remedy dispone son bastante buenas y ojalá sean un buen aliciente para continuar trabajando en formas de aprovecharlas mejor, pues a pesar de que como dije antes, esta entrega en particular no destila perfección, creo que si se mueven las piezas correctas podríamos gozar de una buena secuela.

2D Boxshot Wizard v1.1

Título: Quantum Break

Fecha de lanzamiento: 5 de abril de 2016

Plataforma: Xbox One, PC

Desarrollador: Remedy Entertainment

Publisher: Microsoft Studios

Ver más
Otras reseñas