Por fuera los Studio3 Wireless lucen casi iguales a la generación anterior, pero por dentro tienen un complejo rediseño potenciado por el chip W1.

Seamos honestos, los DJs profesionales no usan Beats por varias razones: su alto precio (para lo que ofrecen) y que su calidad de sonido no es de calibre profesional.

Los Beats casi nunca figuran en las listas de los mejores audífonos del mundo y es porque sus componentes y calibración no están hechos para los ingenieros de audio o los DJs de clase mundial, sino para gente común y corriente que quiere escuchar sus canciones en Spotify o Apple Music.

Con esta premisa, probé durante varias semanas los Beats Studio3 Wireless, el modelo que está en el penúltimo escalón hacia el tope de gama de la marca creada por Dr. Dre.

Muchas novedades en un mismo empaque

Por fuera los Beats Studio3 Wireless no son muy llamativos, y lucen exactamente igual al modelo de la generación anterior. Pero es lo que estos audífonos llevan en su interior lo que los separa del resto de los audífonos Beats.

La única novedad exterior respecto al modelo anterior, es que son un poco más cómodos de usar y las almohadillas parecen más duraderas. Usé los audífonos durante tres largas semanas tanto para el trabajo como para mis viajes, y lo que más llamó mi atención fue lo cómodos que llegaron a ser aún después de usarlos varias horas.

Cabe mencionar que la funda y los cables, así como la caja en la que vienen estos audífonos, tiene una manufactura a la altura de marcas como Sennheiser o Bose.

Este modelo cuenta con sistema que le permite aislar el ruido exterior de manera activa y sin agotar la batería. Laa cancelación adaptativa de ruidos pura o Pure ANC, como Apple le llama, logró bloquear el ruido del exterior y ofrecerme una experiencia auditiva bastante buena (pero no impecable). Esto se debe a que el chip W1 trabaja en conjunto con micrófonos colocados en cada auricular, para detectar los sonidos del exterior con el fin de bloquearlos y calibrar el sonido en tiempo real.

Sin embargo, otros dispositivos del mismo rango de precio también logran bloquear el ruido exterior bastante bien, ya sea por su diseño o por sus propios sistemas de cancelación de ruido.

Sonido más claro y potente… pero nada más

Si vas a gastar siete mil pesos en unos audífonos, más vale que estos garanticen una buena calidad de sonido, ¿no? En este aspecto los Studio3 Wireless cumplen, pero tampoco es lo mejor que encontrarán por este rango de precio. De hecho, hay auriculares menos costosos que logran bloquear el ruido exterior con bastante efectividad.

Si los comparamos con otros audífonos, para el oído no entrenado la calidad del sonido podría ser la misma, pero la definición de graves y la limpieza de cada nota se nota únicamente cuando escuchamos música en formato de alta definición, como FLAC o ALAC. Los Studio3 Wireless se desperdician un poco si los usamos para escuchar un MP3 de mala calidad.

Si quieres ver una película en tu iPhone, créeme, estos audífonos realmente ofrecen una excelente experiencia. Pero si quieres usarlos para jugar en PC, Xbox o PlayStation 4, este producto no es para ti, pues no ofrece los rangos auditivos necesarios para ofrecer una buena experiencia de inmersión.

El efecto Apple

No es ninguna sorpresa que estos aparatos estén hechos para funcionar de forma más “orgánica” con los dispositivos de la manzana, pues por dentro llevan un chip W1 fabricado por Apple que, entre otras cosas, hace que sea muy sencillo emparejarlos con un iPhone o una Mac.

Sin embargo, esto no significa que los audífonos no se puedan usarse con una PC o un teléfono Android, pues su conectividad Bluetooth del tipo Class 1 les permite sincronizarse casi con cualquier aparato que posea tecnología Bluetooth.

El problema con el uso fuera del ecosistema de Apple es que emparejar los audífonos con un Samsung Galaxy o una PC es un verdadero dolor de cabeza. Además, por alguna extraña razón la batería parece durar mucho menos que cuando los usamos con un aparato que tenga el logo de la manzana.

Otra diferencia que se presenta cuando usamos este dispositivo con un equipo Windows o Android, es que las transiciones cuando entre una llamada no se sienten tan orgánicas como cuando los Beats Studio3 Wireless se usan con un iPhone.

En el auricular izquierdo los ingenieros de Beats incluyeron controles de volumen y reproducción que trabajan bien con iPhone pero no tanto con las Mac. De hecho, con la app iTunes para Mac son prácticamente inútiles.

Un amplio alcance

Solo por probar qué tanto podía separarme de mi iPhone o Mac mientras usaba los Beats Studio3 Wireless, caminé por mi casa y la oficina hasta ver cuándo se perdía completamente la conexión con el dispositivo principal. Noté con gusto que el rango de conexión Bluetooth fue de entre 15 y 20 metros, dependiendo del material de los muros y la cantidad de dispositivos electrónicos que había cerca.

Al perder la conexión los audífonos no mandan ningún tipo de alerta, y el audio simplemente comienza a perderse. Sin embargo, en cuanto comencé a acercarme de nuevo a mi Mac o iPhone, los dispositivos recobraron la conexión inmediatamente enviando una alerta de sonido. Esto no pasa cuando se usan con una PC o un teléfono Android, pues una vez que la conexión se pierde, la mayoría de las veces hay que emparejar los audífonos manualmente.

Mucho jugo por poco tiempo de carga

La función Fast Fuel permite cargar rápidamente la batería de los Beats Studio3 Wireless para disfrutarlos por varias horas, ya sea cargándolos sólo diez minutos para usarlos por tres horas seguidas o completando la carga para alcanzar las 22 horas de reproducción continua.

Por mucho, la función Pure ANC de cancelación de ruidos es la que más pila drena, pero si la desactivamos, la autonomía de los audífonos se duplica. Sin embargo, aún con esta función encendida, los auriculares tienen más autonomía que la generación anterior de Beats Studio Wireless.

Agradezco que estos Beats sigan teniendo entradas MicroUSB y no Lightning. Pero tomando en cuenta que el futuro de las conexiones alámbricas es el formato USB Tipo C, no entiendo por qué Apple no actualizó sus puertos para poder ser más compatibles, no sólo con las nuevas computadoras Mac, sino también con los audífonos y teléfonos de otras marcas.

Tengo USB “normal” en mi Mac, Lightning para mi iPhone y ahora debo buscar a alguien para que me preste su cargador cada vez que quiero recargar la batería de los Beats y no tengo cerca el cable incluido en su caja. Y ese es un verdadero dolor de cabeza.

Lo bueno
  • Sonido claro y potente,
  • Bajos balanceados.
  • Cómodo diseño.
  • Es muy fácil emparejarlos con un iPhone o una Mac.
  • Gran autonomía por carga.
Lo malo
  • El mismo diseño del modelo anterior.
  • No funciona tan bien con Android ni PC.
  • Demasiado caros.
Veredicto

Los Studio3 Wireless son algunos de los audífonos de gama media-alta más costosos que hay en el mercado, donde marcas como Bose, Sony y Sennheiser ofrecen productos más económicas y que ofrecen casi las mismas funciones.

Con esto en mente, puedo decir que estos audífonos cumplen y son un verdadero salto técnico respecto a la generación anterior, pero tal vez su precio pudo haber sido mucho más accesible para volverse realmente atractivos.

Sin duda los Studio3 Wireless son mejores que los Solo3 Wireless de Beats, pero la diferencia en su precio es realmente poca. Así que si lo que quieres son unos Beats a como dé lugar, entonces los Studio3 son la mejor opción en cuanto a calidad de audio, comodidad y diseño.

Beats Studio 3 Wireless

Dimensiones: 18.4 cm.

Peso: 260 gramos.

Conectividad: Class 1 Bluetooth.

Autonomía: 22 horas.

Chip: Apple W1.

Puertos: Micro USB, 3.5 mm.

Precio: Desde $6,999.

Ver más
Otras reseñas