El reloj que el Apple Watch de 2015 siempre quiso ser pero que, por limitaciones técnicas, no pudo lograrlo.

En 2015, el Apple Watch no pasó de ser un accesorio hecho para abordar un mercado emergente: el de los relojes inteligentes. Pero tres años más tarde, Apple reivindicó su smartwatch para hacerlo realmente útil.

Probamos el Apple Watch Series 3 con conectividad LTE y nos dimos cuenta de lo fácil que fue alejarnos un rato de nuestro iPhone sin sacrificar nuestra conexión con el resto del mundo.

Un smartwatch realmente útil

Decidí alejarme del iPhone al que estaba emparejado el Apple Watch Series 3 para ver si realmente era posible continuar recibiendo y haciendo llamadas con mi reloj estando lejos del smartphone principal.

Por ello dejé el teléfono –un iPhone 8– en casa y me fui al trabajo solo con el reloj para hacer unas llamadas y pedir a mis colegas que me intentaran contactar para probar la conectividad del teléfono. El resultado fue éxito total de conexión.

Y no solo eso, sino que las personas a las que les llamé no notaron que les estaba hablando desde mi reloj inteligente. Algunas incluso llegaron a decir que la calidad del sonido era superior a la del iPhone.

Sin embargo, no sorprende a nadie que sin audífonos inalámbricos con micrófono integrado, el usuario de un Apple Watch lucirá raro (por no decir imbécil) hablándole al pequeño dispositivo de aluminio y vidrio que lleva en la muñeca, como si de un episodio del Inspector Gadget se tratara.

Por ello se recomienda usar los AirPods, esos audífonos inteligentes e inalámbricos que Apple sacó hace ya más de un año que, aún a kilómetros de distancia del iPhone al que fueron emparejados, funcionaron bastante bien tanto para escuchar mi librería de música en iTunes como para realizar llamadas telefónicas.

Si bien el Apple Watch Series 3 no cuenta con una bocina lo suficientemente poderosa como para reproducir música por sí sola, el aparato puede emparejarse con unas bocinas o cualquier modelo de audífonos Bluetooth que tengas disponible.

Eso sí, no esperes tener toda tu librería de iTunes en tu reloj, pues además de que la batería interna del Apple Watch es limitada (solo 12.9 GB), el reloj solo obtendrá la música que hayas comprado en la tienda de este servicio o la que hayas guardado en la cuenta de Apple Music (si la tienes).

Por otro lado, esta versión del reloj también incluye protección contra agua y, de hecho, puede sumergirse hasta a 50 metros de profundidad, por lo que si un día vas a nadar y olvidas quitarte el Apple Watch de tu muñeca, no tendrás nada que temer.

Hay tres versiones distintas con dos tamaños diferentes cada una: una con carcasa de aluminio, otra de acero inoxidable y la más costosa de cerámica resistente a impactos. Cada uno de estos materiales viene en, al menos, tres acabados diferentes: dorado, gris o plata.

Los dos tamaños disponibles son de 38 y 42 milímetros, y hay decenas de correas de diferentes hechuras y diseños disponibles para todos los gustos. Después de todo, el Apple Watch es también un accesorio hecho para lucir.

Limitantes con apps de terceros

Algo llamativo sobre el uso del teléfono es que su sistema operativo watchOS 4, sigue funcionando de manera idéntica a la versión disponible en el Apple Watch, así que los usuarios primigenios de este dispositivo no se sentirán desconcertados por las últimas actualizaciones.

Hasta el momento pude usar una versión minimalista de Uber que trabaja relativamente bien y que te permite solo solicitar tu auto con un botón y esperarlo. En esta app no hay tal cosa como la personalización del punto inicial del viaje, así que tendrás que confiar completamente a las capacidades del GPS del aparato para que tu conductor te encuentre.

También intenté usar Telegram, Facebook Messenger e Instagram para mantenerme al día con mis notificaciones pero el reloj tuvo problemas para mostrar las conversaciones más recientes cuando estuve lejos del iPhone. No fue sino hasta que llegué a casa que pude revisar los mensajes más recientes en estas aplicaciones de mensajería instantánea en la minúscula pantalla de 1.6 pulgadas en diagonal.

Revisar mis correos de Gmail también me fue imposible debido a que no había configurado esa bandeja de entrada con la app nativa de Apple Watch (MacOS y iOS) Mail, y no fue hasta que lo hice, que pude revisar mis correos electrónicos más recientes.

En el apartado de apps de terceros, el reloj inteligente de Apple se quedó algo corto, pues no todas las aplicaciones con las que administro varios aspectos de mi vida personal y laboral desde mi iPhone, se tradujeron bien a watchOS o lo hicieron en absoluto.

Las letras chiquitas

Resulta increíble para mí saber que puedo mantenerme accesible para mis contactos con mi reloj aún cuando dejo el iPhone en casa. En teoría, puedo dejar el teléfono en la Ciudad de México y viajar a Sonora y aún así estaría conectado, mientras las redes de datos móviles de mi proveedor de telefonía móvil sigan usando la misma infraestructura.

Sin embargo, si crees que este viernes 15 de junio, día del lanzamiento de esta versión del Apple Watch Series 3 en México, podrás hacer uso de estas novedades técnicas con las que llega el smartwatch de la firma de Cupertino, te llevarás una gran sorpresa. Tanto Telcel como AT&T, exigen el cobro de entre $99 y $100 pesos mensuales para poder aprovechar la capacidad de datos móviles de este Apple Watch.

En pocas palabras, si tienes un plan de prepago (los de pospago no aplican) de, digamos, $500 pesos, cada mes acabarás pagando $600 pesos solo para aprovechar una de las funciones más llamativas del nuevo smartwatch de Apple.

De otro modo, si te niegas a pagar ese servicio extra (y configurarlo en los micrositios de Telcel y AT&T), tu Apple Watch Series 3 seguirá funcionando, pero dependerá completamente de la conexión Bluetooth o de Wi-Fi con tu iPhone. Si dejas el teléfono en casa y esperas recibir llamadas en tu Apple Watch Series 3 sin pagar, no podrás hacerlo.

Una cosa más: por ahora, la conexión LTE entre tu Apple Watch y tu teléfono solo funcionará de manera adecuada en el país donde lo compraste, así que si adquieres uno de estos relojes en Estados Unidos, Canadá o Europa, tendrás problemas para usarlo correctamente en México. Lo mismo si compras tu reloj en este país y lo pretendes usar en otro.

Todos estos son problemas ajenos a Apple pues la conexión LTE entre ambos dispositivos (iPhone y Apple Watch Series 3), depende más de la cobertura de telefonía celular que del hardware del smartwatch.

La pila, la pantalla, Siri y la cámara

Hasta el momento ningún Apple Watch tiene una cámara para tomar fotos o video y, para ser sinceros, no le hace falta. Es un reloj inteligente, no un smartphone.

Sin embargo, este smartwatch puede tomar fotos enlazándose a la cámara del iPhone mediante Bluetooth, así que si alguien más sostiene tu teléfono hacia tu dirección, podrás hacerte una especie de autorretrato usando el viewfinder de la pequeña pantalla del Apple Watch. Una función chistosa a la que no le vemos mucho uso más allá de poder agregar fotos al reloj de manera directa.

No obstante, esta función no está disponible mediante la conexión LTE, sino únicamente cuando tienes el teléfono cerca.

Así como en versiones anteriores del Apple Watch, el Series 3 también se carga mediante ese extraño cargador inalámbrico sobre el que lo colocas para extender su autonomía.

La carga mediante este método es relativamente rápida y la duración de una pila llena hasta el 100% de su capacidad, es apenas superior a la del Apple Watch Series 2 o incluso la del Apple Watch de 2015. En total la pila, con un uso “normal”, dura poco más de un día y medio por carga.

La pantalla, por otro lado, tiene tecnología Retina y funciona bien al momento de manipularla con los dedos. Como era de esperarse, no es la de mejor resolución, pero su propósito no es mostrar brillantes colores o increíbles transiciones entre apps, sino mostrar lo mínimo indispensable para contestar mensajes, hacer llamadas, disfrutar de algunos juegos muy sencillos y administrar algunos aspectos de tu vida cuando estás lejos del iPhone o no quieres sacarlo del bolsillo.

Y bueno, Siri. Este asistente por voz nunca me ha ayudado ni en el Apple TV 4K, ni en el iPhone o el iPad, mucho menos el Apple Watch Series 3. No sé qué sucede conmigo y Siri, pero ella simplemente no es capaz de ayudarme en nada.

La interfaz del reloj inteligente de Apple me pide a gritos aprovechar las capacidades de Siri para realizar algunas tareas, pero por el momento ella está imposibilitada para hacer un 75% de las cosas que le pido. No sé porqué nunca puede conectarme con los contactos que necesito o entender lo que le pido.

A veces le pido llamar, por ejemplo, a “Papá” o a “José Luis” y, como en aquel episodio de Los Simpsons en el que el bully Kearney Zzyzwicz le pide a Dolph que tome nota en su Newton solo para encontrarse con la frustración de que el aparato no entiende lo que le quiere decir, el sistema de Siri casi siempre entiende lo contrario de lo que le pido.

El Apple Watch Series 3 no tiene la culpa de la incompetencia de Siri, pero en un dispositivo que necesita tanto de su ayuda, un asistente por voz capaz se vuelve esencial para aprovecharlo al máximo.

Rendimiento general

Salvo algunas limitantes de conexión entre las apps propias y las desarrolladas por terceros, el Apple Watch Series 3 funciona muy bien.

El manejo de su interfaz gráfica es tan sencilla como puede lograrse y la potencia de sus apps es limitada porque, seamos realistas, nadie va a revisar una hoja de cálculo o ver YouTube en una pantallita de 1.6 pulgadas.

Hasta el momento el dispositivo no ha fallado ni presentado problemas y las únicas limitantes que he encontrado son las relacionadas con la corta vida de batería del aparato y la poca compatibilidad con muchas de las apps de terceros presentes en mi iPhone y de las que la mayoría depende.

Lo bueno
  • La dependencia con el iPhone se redujo al mínimo.
  • Excelente para hacer o recibir llamadas.
  • Con audífonos Bluetooth funciona bastante bien.
  • Puedes nadar con el reloj puesto.
  • Puedes ver fotos de tu iPhone y escuchar tu música fácilmente.
Lo malo
  • Siri, ¿por qué nunca entiendes lo que te pido?
  • Poca compatibilidad con muchas apps de terceros.
  • La conexión LTE es limitada en algunas funciones.
  • La autonomía por carga pudo haber sido mejor.
  • ¿No había más carátulas? Desde 2015 veo las mismas.
  • Hay que pagar como 100 pesos al mes para aprovechar todo su potencial.
Veredicto

En 2015 pude probar el Apple Watch de primera generación y pensé que era un accesorio bonito pero muy limitado. Tres años más tarde, me encuentro con el Series 3 y puedo ver que ha habido un gran desarrollo respecto a aquella versión.

Este smartwatch está claramente diseñado para la gente que hace ejercicio, pues su función es desencadenarla del iPhone para permitirle realizar actividades mucho más dinámicas como correr, jugar futbol o nadar mientras el teléfono se queda en un locker o en casa.

Si bien muchas de las cosas que hace un iPhone seguirán atendiéndose allí, es bueno saber que con un Apple Watch como el Series 3 LTE, es posible atender las más básicas (mensajes, llamadas, música) sin necesidad de mantenerme cerca del teléfono principal.

Solo recuerda que estás pagando lo equivalente a lo que cuesta un teléfono de gama media completamente nuevo, por el lujo de no sacar tu iPhone (6 o superior) de tu bolsillo o a salir de casa sin él.

Aun así puedo ver por qué este reloj inteligente puede ser una inversión atractiva para el entusiasta de los accesorios inteligentes de lujo, pero ahora solo hace falta ponerle una pila que dure al menos tres días para que el Apple Watch se vuelva tu reloj de uso diario favorito.

Apple Watch Series 3 LTE

Dimensiones: 38 mm (38.6mm x 33.3mm x 11.4mm) // 42 mm (42.5mm x 36.4mm x 11.4mm).

Peso: 38 mm (28.2 g) / 42 mm (34.2 g)

Pantalla: 2 gen. AMOLED Retina 1.6″

Resolución: 390 x 312 / 303 ppi (ppi).

Procesador: Apple S3 @ dos núcleos.

Almacenamiento: 13 GB.

RAM: 768 MB.

Conectividad: Bluetooth 4.2, Wi-Fi, Datos Móviles LTE, GPS, NFC.

Batería: 279 mAh.

Precio: De $8,999 ha $13,999 pesos.

Ver más
Otras reseñas