La Inteligencia artificial marcará un cisma en el transporte.

Los coches autónomos son el nuevo parámetro del transporte terrestre; era cuestión de tiempo que también fuera el del aéreo. Los primeros en levantar la mano son los de la empresa Boeing, quien anunciaron que a iniciará las primeras pruebas de sus aviones autónomos durante 2018.

¿Qué tiene de nuevo este sistema que no tenga el famoso piloto automático del que hemos escuchado hablar por años? Mucho, si tomamos en cuenta que el piloto automático solo se activa cuando el avión ya está volando y que el despegue y aterrizaje aun dependen de los pilotos (esos confiables humanos).

Boing pretende que la Inteligencia artificial se haga cargo de todos los procesos del vuelo. “Los elementos básicos de la tecnología están claramente disponibles … pero no tengo idea de cómo lo vamos a hacer, estamos estudiándolo ahora mismo y desarrollando los algoritmos”, afirmó en una entrevista Mike Sinnett, vicepresidente de desarrollo de productos de Boeing durante el Salón Aeronáutico de París.

“Un avión autónomo necesitaría poder aterrizar con seguridad como lo hizo el Capitán Chesley Sullenberger en Miracle on the Hudson. Si no puede, entonces no podemos lanzar la tecnología”, destacó Sinnett.

La compañía de Defensa Britanica y BAE Systems han estado trabajando con aviones autónomos desde el año pasado con éxito, logrando que la IA lleve las naves hasta 15 mil pies de altura.
Aun no hay una fecha exacta de cuando iniciarán las pruebas ni las rutas que tendrán, pero es muy probable que estén alejadas, por el momento, de las rutas comerciales, llenas de tráfico aéreo

fuente International Business Times

temas