Amazon hará que Alexa interactúe como un ser humano

Ya podrás mantener conversaciones más fluidas con Alexa con su nueva función de aprendizaje automático.
(Foto: Getty Images)

Hace poco se estrenó una película sobre un tipo promedio -sin amigos y adicto al teléfono- que mantiene una extraña relación con el asistente personal de su smartphone, e incluso de alguna extraña forma tienen sexo. La película se titula Jexi, y al parecer la ficción nos ha alcanzado (de nuevo). Según Amazon, interactuar con el último modelo de su asistente virtual Alexa será como hablar con otro ser humano.

A través de un comunicado, la compañía de Jeff Bezos, el Lex Luthor de la tecnología, informó que la nueva versión de Alexa incluirá un nuevo sistema de aprendizaje automático que tiene el objetivo de hacer “que los clientes encuentren interactuar con ella (Alexa) tan natural como interactuar con otro ser humano”, dijeron. En teoría, la nueva función de Alexa le permitirá percibir los “objetivos latentes” de las solicitudes de los usuarios. Es decir, que se anticipará a las peticiones de los clientes.

“El modelo de descubrimiento de objetivos latentes analiza múltiples características de las declaraciones de los clientes, incluida la información mutua puntual, que mide la probabilidad de un patrón de interacción en un contexto dado en relación con su probabilidad en todo el tráfico de Alexa. Los submódulos basados ​​en el aprendizaje profundo evalúan características adicionales, como si el cliente estaba tratando de reformular un comando anterior o emitir un nuevo comando, o si el objetivo directo y el objetivo latente comparten entidades o valores comunes (como el tiempo valor  requerido para remojar el té)”, explicó Amazon.

Si un usuario le  preguntara a Alexa cuánto tiempo podría tardarse en preparar una taza de café, el asistente no solo le podría responder el tiempo estimado de preparación, sino también le podría proponer establecer un temporizador… sin que el usuario lo haya solicitado anteriormente.

Según Amazon, la nueva función de Alexa está basada en una serie de algoritmos sofisticados para anticiparse a las solicitudes de sus usuarios y un modelo de aprendizaje profundo, que evolucionará con base en su relación con el usuario. Si todas las mañanas al despertar el usuario le preguntara a Alexa sobre la preparación del café y solicitara el temporizador, con el tiempo se anticiparía a la situación.

Por ahora la función únicamente está disponible en Estados Unidos.