Tras las acusaciones de la actriz, el director se disculpó por lo ocurrido durante las grabaciones de Kill Bill.

El fin de semana los medios de espectáculos reprodujeron fragmentos de una entrevista de Uma Thurman concedida a The New York Times, en donde la actriz reveló haber sido víctima de acoso sexual por parte de Harvey Weinstein, pero también los problemas de salud derivados de trabajar con Quentin Tarantino durante Kill Bill.

Thurman indicó que durante el rodaje de Kill Bill tuvo un momento de tensión con Tarantino, derivado de grabar una escena en la que tenía que conducir un automóvil. Los miembros de la producción le informaron que el auto no era seguro, pero Tarantino la regañó para que aceptara conducir ella misma el auto y no una doble, como quería la actriz.

“Quentin vino a mi tráiler y como cualquier director, no quería escuchar un no por respuesta. Estaba furioso porque les estaba costado mucho tiempo de filmación. Pero yo tenía miedo. Me prometió que el coche estaba bien y solo había que conducirlo por una carretera recta. ‘Conduce a 64 kilómetros por hora o tu pelo no se moverá del modo que quiero y tendrás que hacerlo de nuevo’. Estaba en una trampa. El asiento no estaba correctamente colocado. Era una carretera de arena y no estaba en línea recta”, reveló Thurman.

Uma se dio cuenta que Tarantino la engañó, el camino no era recto y era terracería, por lo que perdió el control del vehículo y se lesionó. Las secuelas físicas del accidente todavía la acompañan.

“El volante estaba incrustado en mi estomago  y tenía las piernas atrapadas. Sentí el dolor en mi espalda y pensé que no volvería a caminar. Cuando volví del hospital con un collarín y con las rodillas destrozadas y un bulto en la cabeza, quise ver el coche. Quentin y yo tuvimos una enorme discusión y lo acusé de haber intentado matarme. Él también estaba enfadado, imagino que porque no sentía que hubiese sido su culpa”.

Mientras seguían grabando la película (que posteriormente se dividió en dos partes), Thurman buscó varias formas de acceder a la grabación del momento del accidente, pero la empresa de Harvey Weinstein se negó a entregarle el material si antes no firmaba un documento que los deslindara de los problemas físicos derivados del accidente. La actriz comenta que fue muy duro para ella promocionar la cinta, de la que por contrato tenía que hablar bien en las entrevistas, y acompañar a Tarantino en las galas, al mismo tiempo que tenía una demanda en contra de la producción en privado.

También reveló que Tarantino se comportó sádico en otros momentos de la grabación, escupiéndole en la cara y estrangulándola él mismo para darle más realismo a algunas escenas de Kill Bill.

“Estuvimos peleados durante años y hubo que lidiar con eso mientras promocionábamos las películas. Tuvimos una pelea enorme en el Soho House de Nueva York en 2004 y empezamos a gritarnos porque no me dejaban ver el metraje y él decía que era una decisión que habían tomado entre todos”.

La demanda en contra de la empresa de Harvey Weinstein la alejó durante un rato de los reflectores, a pesar de que Kill Bill fue muy celebrada, porque, desde el punto de vista de la actriz, era vista por las productores como “un juguete roto” y su carrera se vino abajo.

De inmediato otros actores y directores de Hollywood se solidarizaron con Turman, incluyendo a Asia Argento, Jessica Chastain y Judd Apatow:

“No puedo parar de imaginarme a Tarantino escupiendo en la cara de Uma y estrangulándola con la cadena por KILL BILL ¿Cuántas imágenes de mujeres celebramos en las que se haya cometido ese abuso? ¿Cuándo hemos normalizado esto?”, dijo Argento.

“Cuando la violencia contra las mujeres es utilizada como un recurso para hacer que los personajes sean más fuertes, tenemos un problema. El empoderamiento no es recibir una paliza y ser violada, y muchas películas usan esto como el momento ‘Ave Fénix’ para las mujeres. No necesitamos que se abuse de nosotras para ser poderosas. Ya lo somos”, señaló Chastain.

“Tarantino también ignoró las quejas de Daryl Hannah cuando fue acosada por Harvey Weinstein. La expulsaron el tour de prensa. Nadie la ayudó. Y ahora Tarantino va a hacer una película sobre Polanski. ¿Por qué alguien está financiando eso? Este es el motivo por el que no se paró a Weinstein: $$$$”, tuiteó Apatow.

En medio de todo el escándalo, Quentin Tarantino entregó a Uma Thurman el video del accidente que ocurrió hace 15 años, y respondió a duros cuestionamientos de Deadline, que tuvieron la exclusiva de sus declaraciones. El director se mostró molesto con el New York Times, porque habían acordado que él les daría su versión de la historia antes de que publicaran la entrevista con Thurman, pero nunca agendaron la entrevista:

 “Yo tenía acordado una entrevista con Maureen O’Dowd  [la reportera de The New York Times] para respaldar las declaraciones de Uma. Cuando leí el artículo, resultó que todos los demás tipos [responsables del accidente] habían llamado a sus abogados, así que no se les podía mencionar en el artículo. Y, principalmente a través de la prosa de Maureen O’Dowd, yo acabé llevándome el golpe”.

Tarantino se muestra arrepentido, y cree que actuó de manera poco solidaría con la actriz, y aseguró que es algo de lo que sigue arrepintiéndose.

“Soy culpable de haberla hecho conducir ese auto, pero no soy culpable de la manera que cree la gente. No es sólo una de las cosas de las que más me arrepiento en mi carrera, también es uno de los mayores remordimientos de mi vida. Por mil razones. Aquello nos afectó a Uma y a mí durante los dos o tres años siguientes. No era que no nos habláramos, pero se había roto nuestra confianza. Una confianza rota tras un año de rodaje, de hacer juntos cosas tremendas, grandes escenas de especialista (…) Y entonces, durante los últimos cuatro días, lo que pensábamos que era un simple plano de ella conduciendo casi la mata”.

El director confirmó que habló largo y tendido con Thurman después de que se publicó la polémica entrevista:

“Estamos bien. Ella me echa la culpa por no haber hablado con Maureen O’Dowd, me dice que es mi pinche culpa y que nunca quiso que la gente se me echase encima. [Thurman] y yo tenemos una historia larga y complicada. Llevamos 22 años con ella a cuestas”, finalizó.

Por su parte, Thurman matizó sus declaraciones a través de un post en Instagram, donde dejó mejor parado a Tarantino:

“Quentin Tarantino se arrepintió profundamente y sigue arrepintiéndose de este suceso lamentable, y me entregó la grabación del accidente para que viese la luz del día, aunque se trate de un hecho al que nunca será posible hacer justicia. Me entregó el video sabiendo plenamente que eso podría causarle daños personales. Estoy orgullosa de él por hacer lo correcto y por su valor. El encubrimiento de los hechos es imperdonable, y considero a Lawrence Bender, E. Bennett Walsh y el infame Harvey Weinstein como únicos responsables, mintieron, destruyeron pruebas y siguen mintiendo. Vergüenza para ellos por toda la eternidad”, concluye.

View this post on Instagram

i post this clip to memorialize it’s full exposure in the nyt by Maureen Dowd. the circumstances of this event were negligent to the point of criminality. i do not believe though with malicious intent. Quentin Tarantino, was deeply regretful and remains remorseful about this sorry event, and gave me the footage years later so i could expose it and let it see the light of day, regardless of it most likely being an event for which justice will never be possible. he also did so with full knowledge it could cause him personal harm, and i am proud of him for doing the right thing and for his courage. THE COVER UP after the fact is UNFORGIVABLE. for this i hold Lawrence Bender, E. Bennett Walsh, and the notorious Harvey Weinstein solely responsible. they lied, destroyed evidence, and continue to lie about the permanent harm they caused and then chose to suppress. the cover up did have malicious intent, and shame on these three for all eternity. CAA never sent anyone to Mexico. i hope they look after other clients more respectfully if they in fact want to do the job for which they take money with any decency.

A post shared by Uma Thurman (@ithurman) on

Con esto, Thurman le quita responsabilidad del accidente a Tarantino, y ataca con todo a Weinstein y su equipo.

vía Deadline

fuente The New York Times

temas