En los últimos cinco años han aumentado un 72% las probabilidades de que un niño sea diagnosticado con autismo, se trata de un aumento espectacular que ha dejado perplejos a muchos expertos en el cuidado de la salud.

Es verdad que no existe una cura para el autismo, pero la detección temprana y el tratamiento en forma de terapia conductual puede mejorar dramáticamente los resultados a largo plazo para los pacientes, sin embargo, en algunos casos, el autismo se detecta en los niños después de varios años.

Para resolver este problema SynapDx, una iniciativa fundada por el veterano de ciencia Stan Lapidus y respaldada por Google Ventures, el fondo de inversión del gigante de internet. SynapDx está desarrollando una prueba de sangre cuyo objetivo es detectar el autismo a partir de marcadores genéticos. Esto permitiría una detección más temprana y certera de este padecimiento. Actualmente, la edad promedio en que se detecta el autismo es a los 6 años, la iniciativa espera que esa cifra disminuya notablemente.

Sin embargo, el proyecto se encuentra ante un panorama áspero, cada vez es más difícil que haya inversores en las compañías de bilogía en general, pues la financiación de capital de riesgo para las ciencias de la vida ha venido disminuyendo desde 2008 y ahora es aproximadamente un tercio de la cantidad que fue en 2007. En este vacío algunos nuevos jugadores, como Google Ventures, han comenzado a respaldar una nueva generación de empresas dedicadas a las ciencias biológicas.

Esperemos que esta incursión de Google, sobre todo ahora con la fundación de Calico, sea el empujón que necesitan las investigaciones científicas y no un plan malvado que enmascare fines que no imaginamos.

vía The Verge